edición: 2657 , Viernes, 15 febrero 2019
23/10/2013
Y van tres
Jose Manuel Soria en una comparecencia ante la Comisión de Industria del Congreso

El Congreso prorrogará nuevamente el periodo de enmiendas a la Ley del Sector Eléctrico hasta el 31 de octubre

La compleja norma puede ser objeto de un aluvión de propuestas de los grupos parlamentarios
Carlos Schwartz

Según fuentes de la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados, el periodo de enmiendas de la Ley del Sector Eléctrico que debía quedar cerrado el 15 de octubre, ha sido prorrogada ya por dos veces hasta el 24 de octubre y lo será nuevamente hasta el 31 de octubre. No resulta nada fácil obtener una visión de lo que ocurre en torno a dicha comisión, y los portavoces de los principales grupos se ahorraron hacer comentarios a este medio. La excusa generalizada ha sido que “esta es una semana muy complicada por el debate de los presupuestos generales”. Sin embargo algunas de las fuentes de esa comisión esperan una avalancha de enmiendas. Una de las fuentes consultadas señaló que el breve periodo de enmiendas que se estableció inicialmente “era ridículo en función de la complejidad del texto y de la temática que trata”. La ley, que fue calificada como urgente y será tramitada como tal, “no puede sin embargo ser pasada entre gallos y media noche” de acuerdo con otra fuente al tanto de su procesamiento en el seno de los grupos. Como el sector eléctrico es un verdadero arcano para cuya comprensión es necesario tener la llave de Mandala de la historia del sector, y su reglamentación por estratos geológicos, en general son los grupos de interés y su interpretación del texto sagrado elaborado por el Ministerio de Industria lo que orienta a los grupos parlamentarios en su elaboración de enmiendas.

La cuestión es que a esta altura del partido nadie tiene el mapa de las enmiendas, ni la tendrá hasta el 31 de octubre. Los plazos de enmienda son semanales y se vienen prorrogando en este caso desde el original del 15 de octubre. Pero poco progreso se ha hecho en torno al tema de momento. Uno de los laberintos en estas escrituras que más elucubraciones genera, al menos en conversación de pasillos, es el artículo 19 y la disposición adicional sexta que se combinan en una operación cabalística que más parece derivación talmúdica que texto sánscrito. El artículo de marras establece que en caso de desajuste entre ingresos y gastos el déficit no puede exceder del 2% de los ingresos estimados del sistema para dicho año. “Adicionalmente, la deuda acumulada por desajustes de ejercicios anteriores no podrá superar el 5 por ciento de los ingresos estimados del sistema para dicho ejercicio”, añade la norma.

La ley establece que estos son los umbrales que disparan la revisión de los peajes. Para sellar el texto se establece que si al cierre del ejercicio se registra un desajuste dentro de los límites señalados su compensación corre por cuenta de los sujetos del sistema en forma proporcional a sus derechos de cobro.

El parrafo siguiente reza como sigue: “Asimismo, si en las liquidaciones mensuales a cuenta de la de cierre de cada ejercicio aparecieran desviaciones transitorias entre los ingresos y costes, dichas desviaciones serán soportadas por los sujetos del sistema de liquidación de forma proporcional a los derechos de cobro en cada liquidación mensual”. Complejo. Hay déficit al cierre y hay déficit al cierre mensual. Vale. Pero más adelante se dice que “Estos sujetos tendrán derecho a recuperar las aportaciones por desajuste de liquidación de cierre” a los cinco años siguientes de contabilizado el déficit. Se les reconocerá un tipo de interés de mercado.

Pero... ¿Quién lo va a pagar? ¿Los clientes del sistema que son los teóricos pagadores de los derechos? ¿O serán retribuidos por el Estado?. No queda dicho en el texto. Sí se dice que este concepto se fijará en la orden “prevista en el artículo 16”. El artículo señalado establece la fijación de los peajes por el Ministerio de Industria. De lo cual se puede intuir con la llave de Mandala apropiada que quizá se recuperen a los cinco años mediante su incorporación a los peajes, es decir vía clientes de las eléctricas solo que más tarde.

Lo que parece quedar claro es que la ley del sector eléctrico presupone un estado de equilibrio que es inexistente. Intentar alcanzar un equilibrio a costas de los consumidores va a deprimir aun más el consumo. Quizá este Gobierno pretenda empujar a la generación de electricidad doméstica clandestina mediante una máquina accionada por gasógeno, a la antigua usanza de las épocas de la autarquía. Aunque bien es cierto que la ley castiga el autoconsumo... Se puede entender que los administradores del Estado tengan nostalgias, pero estas parecen excesivamente retrógradas.

Si la ley presupone el estado de equilibrio sobre la base de los ahorros que ha esbozado, y mediante el incremento de los peajes, esta ley marcha a un nuevo fracaso en materia de eliminación del déficit de tarifa. Mientras, de hecho se anula la emisión de títulos por parte del Fondo de Amortización de la Deuda del sector Eléctrico (FADE) ya que serán los sujetos del sistema quienes deban soportar las desviaciones. En el texto de la ley no se lo menciona. Ley que por cierto fue casi imposible de leer hasta que no la publicó el boletín oficial de las Cortes el 4 de octubre, aunque solo los muy enterados lo supieron en esa fecha, a pesar de que se la presentó a la prensa en dos oportunidades, una en julio y otra en septiembre. El proyecto no está disponible en la página web del Ministerio de Industria junto con el resto de la normativa del sector eléctrico. La única versión que estaba en circulación era el borrador de proyecto del que disponían las empresas eléctricas.

Los técnicos del sector consultados opinan que la idea de que el déficit de tarifa vaya a desaparecer porque se acote la magnitud de las desviaciones y se amenace con los peajes, mientras se recortan los subsidios, no va a funcionar. La ola de críticas al proyecto de ley desde las convencionales a las renovables, sugiere que el frente de oposición es amplio. La cuestión es que esa oposición está además arropada por las críticas que el sector de la generación eléctrica y el gas a escala continental dirigen a la Comisión Europea. Algo deberá cambiar, y más bien pronto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...