edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
03/10/2014

El consejo del BCE supera las resistencias del Bundesbank y anuncia dos programas de compra de bonos

Los bancos podrán sacar de sus balances activos aparcados desde la crisis bajo la forma de títulos
Carlos Schwartz

El Banco Central Europeo (BCE) pasó por encima de la oposición del Bundesbank y anunció dos programas de adquisición de bonos. Uno está destinado a los bonos con respaldo de activos en el balance de entidades privadas no financieras, ya sean de nueva emisión o en cartera es decir los denominados legacy o heredados. En este caso los activos subyacentes son las garantías reales de créditos concedidos antes de la crisis financiera que están en las carteras de los bancos del Eurosistema. Son precisamente estos los que despiertan más resistencia entre los publicistas de la ortodoxia germana porque argumentan que van a convertir al BCE en un “banco malo”. La circular que especifica algunas de las condiciones para estos activos establece que tienen que tener una calificación crediticia de las agencias de al menos BBB o su equivalente. Pero la cuestión de fondo es que el BCE podrá adquirir estos bonos en el mercado primario y en el secundario y los podrá conservar hasta su vencimiento.

“Se trata de una decisión que supondrá un alivio para los bancos en cuyos balances hay créditos con garantías reales de empresas pequeñas y medianas que constituyen una carga al ponderar su riesgo para determinar la necesidad de capital de las entidades. Sacarlos del balance mediante su titulización va a reducir el capital Tier 1 necesario para que los bancos encajen la normativa de Basilea III”, de acuerdo con un analista del sector financiero consultado por ICNreport. “Es por eso que el BCE tiene la expectativa de que los dos programas, el de bonos respaldados con activos y el de cédulas hipotecarias faciliten la concesión de crédito en los países más afectados por la crisis, es decir los del sur de Europa”, afirma una de las fuentes consultadas. El programa tiene una doble faz, porque los bancos también podrán revender los nuevos créditos con garantías reales al BCE en la forma de bonos tras titulizarlos. La expectativa es que los bancos sabiendo que podrán sacar los créditos de sus balances faciliten el préstamo a las empresas y particulares.

De acuerdo con esta fuente de medios financieros el problema de la debilidad de la recuperación económica y la tendencia a la deflación en la zona de la moneda única han sido los temas dominantes de los últimos dos consejos del banco central. El presidente del BCE, Mario Draghi, en su declaración tras la reunión del consejo en Nápoles resaltó estas preocupaciones tras una semana de indicadores poco alentadores en las principales economías de la región. Draghi no cuantificó la magnitud de los programas pero los analistas consideran que el BCE está dispuesto a ampliar su balance para estos activos y sus créditos en un billón de euros. La decisión adoptada ayer está directamente relacionada con el escaso interés que despertó en la banca la nueva subasta de dinero a tipos súper reducidos del 0,05% conocida como TLTRO. Los programas anunciados incluirán a bonos de Grecia y Chipre en la medida que ambos países prosigan bajo supervisión de la Troika y que cumplan con los planes pactados para las ayudas recibidas.

Los programas de adquisición de bonos se extenderán como mínimo a lo largo de dos años hasta 2016 y se iniciarán a mediados de este mes. “Lo que está por verse es si la liquidez que se inyectará a la banca de forma directa e indirecta alentará la demanda de crédito. No está claro que haya una demanda de crédito insatisfecha, sino más bien que la debilidad de la recuperación económica no empuja a las empresas a solicitar dinero a los bancos. El panorama es de debilidad creciente y la eficacia de las medidas adoptadas por el BCE habrá que verificarlas a medida que los programas se vayan desarrollando”, de acuerdo con un analista con sede en Londres que criticó además con dureza las reticencias del Bundesbank. La fuente señaló que el Banco de Inglaterra se plegó oportunamente a la política de liquidez “con buenos resultados para la economía” en una experiencia similar a la de la Reserva Federal de Estados Unidos. La fuente añadió que a la vista de la decisión del consejo el BCE este cuenta con el apoyo de la canciller alemana, Angela Merkel, de lo contrario Draghi no hubiera alentado estas decisiones.

De acuerdo con estimaciones de los analistas los bonos y cédulas hipotecarias retenidas en sus carteras por las entidades de crédito en la zona del euro representan la mitad del total emitido y hasta ahora eran conservados como instrumentos contra los cuales podían obtener liquidez presentándolas al descuento en el BCE para las operaciones de financiación de largo plazo con pacto de recompra (LTRO). La posibilidad de estos programas de compra de bonos fue anunciada el 5 de junio este año y su materialización ha tardado hasta ahora, no solo por las divergencias en torno al efecto de las medidas, sino porque en el consejo del banco existía la expectativa de que no fuera necesario llegar a su aplicación si las operaciones bautizadas como TLTRO surtían el efecto esperado, cosa que hasta ahora no ha ocurrido. En Frankfurt, sede del BCE, existe una verdadera preocupación por la posibilidad de que las economías centrales de Europa entren en un tercera ola recesiva.
La debilidad de la economía en Alemania ha despertado la preocupación de que esta economía central para Europa siga medrando en una virtual parálisis.

Esta es una cuestión central que también es objeto de controversia. Tanto el BCE como algunos de los países del sur de Europa y Francia consideran que Alemania tiene espacio fiscal, por su rigurosa planificación del déficit público, para destinar inversión del estado a acelerar la actividad económica de país. Una política fiscal expansiva podría repercutir de forma beneficiosa sobre el resto de Europa si despierta la demanda alemana de bienes y servicios de países de la zona del euro. El problema es que esta idea repugna al establishment político en Berlín.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...