edición: 2745 , Lunes, 24 junio 2019
02/02/2015

El consorcio del tren Medina-La Meca deposita expectativas en la gestión del ex jefe del Estado

Los choques con el ministro de Transporte en torno a los retrasos en las obras reviven tensiones
Carlos Schwartz
El ex jefe del Estado Juan Carlos de Borbón viajó la semana pasada en visita privada a la capital Saudí de Riad a presentar sus respetos al nuevo rey Salman Bin Abulaziz al Saud y las condolencias por la muerte de su antecesor. Juan Carlos de Borbón estuvo en la ciudad miércoles y jueves pasado. De acuerdo con fuentes con interés directo en esa visita, el ex jefe de Estado español “tiene una buena relación con el ex ministro de Defensa y actual Rey saudí y son generacionalmente próximos”. El consorcio de 12 empresas responsable del proyecto Haramain, es decir la línea ferroviaria de alta velocidad que unirá las ciudades de La Meca y Medina, tiene fuertes expectativas de que la visita sirva para desbloquear la negociación con el actual ministro de Transportes, Adullah bin Abdullrahman Al Muqbel. El alto funcionario, ingeniero de profesión, fue ratificado en su cargo al final de la pasada semana tras una nueva reestructuración del gabinete Saudí, por cierto al igual que el ministro de Petróleo Al Naimi.
Tras ocupar su nuevo cargo el ministro de Transporte el pasado 8 de diciembre en un cambio de Gobierno que supuso la sustitución de ocho ministros, Al Muqbel envió una carta al consorcio español exigiendo la entrega de las obras del tren de alta velocidad en las fechas comprometidas y criticando el retraso existente.

La cuestión central es que el actual ministro no reconoce los retrasos en la entrega de obras de la fase 1 repartida en dos bloques y a cargo de dos consorcios árabes, Al Shoula que trabaja directamente con su plantilla y técnicos y Al Rosan que ha subcontratado a una empresa china. “Las empresas en el consorcio español teníamos plena conciencia de que se podían generar retrasos en las obras de la fase 1. Lo cierto es que para nosotros eso no implicaba un riesgo contractual porque lo que cuenta de acuerdo con nuestro contrato es el plazo de obras a partir de una fecha de entrega”, señala una fuente de una empresa que forma parte del consocio español.

Lo que a nadie le gusta contar es que esos contratos permitían a las empresas españolas comenzar a facturar en las fechas de entrega de obras previstas, cosa que de acuerdo con las fuentes consultadas las empresas del consorcio comenzaron a hacer pese a que las obras no fueron entregadas en las fechas previstas. Esas mismas fuentes señalan que ese hecho está reforzando la posición del ministro de Transportes en su exigencia de entrega en fecha de las obras. Algo que no resulta técnicamente viable porque el retraso en las entregas al consorcio redujo los plazos a ciclos de trabajo inviables para cumplir con las fechas comprometidas. Las empresas del consorcio español señalan respecto de este tema que: “Las actas de entrega están fechadas y han sido validadas por la consultora que tiene el contrato de supervisión de las obras”.

El ministro de Transportes, Al Muqbel, no es un desconocido para el consorcio de 12 empresas encabezado por Adif y Renfe, que tienen además un contrato de explotación de la red por 12 años. Ocupaba el cargo de viceministro cuando se firmó la adjudicación del contrato en 2012.
Entonces competían en la adjudicación en la última fase del concurso internacional la francesa Alstom con el consorcio español. “La negociación final fue sumamente reñida”, afirma una de las fuentes consultadas involucrada en ese proceso. Lo cierto es que en ese momento el comentario en Riad era que Al Muqbel tenía una clara preferencia por el consorcio francés, pero que los compromisos de la corona Saudí con el entonces jefe de Estado español determinaron la concesión al consorcio encabezado por Renfe y Adif con tecnología de Talgo y equipamiento motriz de Bombardier.

En el año en el que se cerró la negociación el argumento central de Alstom ante el Ministerio de Transporte para criticar la oferta española era que los márgenes del consorcio español eran bajos y que con esos precios no garantizaban la realización de las obras. Las fuentes en el consorcio español consultadas oportunamente sobre este asunto señalaron que “Para los franceses un margen del 30% es bajo, para nosotros es más que suficiente. Estamos acostumbrados a trabajar con esos márgenes”.

De acuerdo con fuentes en Reino Unido “no se puede descartar que haya una crisis severa con Arabia Saudita en este asunto y los contratos acaben rotos. El problema para los Saudíes es que hay mucho dinero cobrado por adelantado precisamente por el retraso en la entrega de las obras, dinero que quedaría sujeto a las cortes internacionales a las cuales irían las partes ante una ruptura de contrato”. Un desenlace de este tipo “no es deseable por las consecuencias para el futuro de la actividad de las empresas partícipes en el grupo, en especial para Renfe y Adif que son quienes se han embarcado por primera vez en su historia en una operación internacional como jefes de fila y por lo tanto concediendo los avales y asumiendo las responsabilidades”, comenta una fuente del sector en Madrid.

Al Muqbel dejó el ministerio de Transportes tras la firma del contrato con el consorcio español y fue designado alcalde de Riad. En julio de 2013 adjudicó las líneas de metro de la capital saudí. Esas adjudicaciones beneficiaron al consorcio Bechtel Siemens para las líneas I y II. Al consorcio Ansaldo Bombardier para la línea III. Y finalmente las líneas IV, V y VI al consorcio FCC Alstom. Es decir, no se trata de un advenedizo al mundo de las adjudicaciones y consorcios en el sector del transporte de pasajeros. Algo que conviene no perder de vista a la hora de analizar esta situación, puesto que no se trata de un arranque repentino de un ministro recién llegado a su cartera. Una crisis irreversible entre el consorcio español y Arabia Saudita haría las delicias de los dos mayores competidores de las empresas españolas, Alstom y Siemens y supondría un muy serio revés internacional para Talgo y sus socios, ni que hablar para Renfe y Adif.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...