edición: 2914 , Jueves, 27 febrero 2020
26/06/2010
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

El consumo y el sector exterior impulsan el crecimiento

SERVICIO DE ESTUDIOS DE 'LA CAIXA'

Después de siete trimestres de recesión, la economía empezó a crecer en el primer trimestre de 2010 al registrar un aumento del producto interior bruto (PIB) del 0,1% en relación con el trimestre anterior, según datos de la contabilidad nacional del Instituto Nacional de Estadística. Esta recesión fue la peor de las últimas décadas y tuvo una duración superior a la anterior de 1992-1993, de cinco trimestres. También tuvo una intensidad sensiblemente superior, pues la caída acumulada del PIB fue del 4,6%, frente al 1,7% de la anterior. No obstante, la tasa de variación interanual del PIB todavía era del –1,3% en el primer trimestre de 2010, si bien aumentó 1,8 puntos respecto al cuarto trimestre de 2009.

En el primer trimestre de 2010, la demanda nacional continuó mejorando, reduciendo su aportación negativa al crecimiento interanual del PIB en 2,8 puntos hasta –2,5 puntos. La contribución de la demanda externa fue positiva por noveno trimestre consecutivo, pero bajó un punto hasta 1,2 puntos.

El consumo de los hogares se aceleró y anotó un crecimiento intertrimestral por segunda vez consecutiva, aunque su tasa de variación interanual continuaba siendo negativa, del –0,6%. Este relanzamiento estuvo en sintonía con la evolución de la renta disponible. Así, la remuneración de los asalariados frenó su reducción hasta el 1,2% interanual en términos nominales, gracias a la desaceleración de la caída del nivel de empleo hasta el 3,6%. En el primer trimestre, resalta el vigor del gasto en bienes duraderos y en menor medida en alimentos, en tanto que el resto de componentes se situaba por debajo del nivel de un año antes.

El gasto en consumo público se aceleró en el primer trimestre y presentó un aumento interanual del 1,5%, 7 décimas más que en el trimestre precedente. Tanto la remuneración del personal empleado en las administraciones públicas como las compras de bienes y servicios y las transferencias sociales de productos adquiridos en el mercado para suministrar directamente a las familias registraron subidas.

En abril, las ventas de automóviles continuaron a buen ritmo gracias a las ayudas directas del Plan 2000E. También contribuyó un adelanto de demanda debido a la prevista alza del impuesto sobre el valor añadido en julio de 2010 y a anticiparse el próximo fin del total disponible para las subvenciones. Por otra parte, la confianza de los consumidores repuntó en abril después de descensos en los dos meses precedentes.

La inversión siguió lastrada por una baja utilización de la capacidad productiva y por el deterioro de los beneficios empresariales. Con todo, su tasa de variación interanual subió 3 puntos hasta el –9,9%. Esta atenuación provino sobre todo de los bienes de equipo y en menor medida de los otros productos, como las prospecciones mineras y petroleras y el software. La inversión en maquinaria se situó el 3,8% por debajo del primer trimestre de 2009, mientras que en material de transporte se colocó en el mismo nivel que doce meses antes.

Por el contrario, la inversión en construcción cayó el 10,6% en términos interanuales, 4 décimas más que en el trimestre anterior. Este retroceso fue debido a las obras en infraestructuras, de modo que las construcciones distintas de viviendas bajaron el 2,8% en relación con un año antes, frente a un aumento anual del 2,4% en el cuarto trimestre. En cuanto a la inversión en viviendas, continuó afectada por la crisis del mercado inmobiliario y anotó un descenso interanual del 20,7%. No obstante, esta bajada fue menor en 3,8 puntos a la registrada tres meses antes. Asimismo, las transacciones de viviendas repuntaron el 9,7% interanual en el primer trimestre alentadas por bajos tipos de interés, menores precios y por un adelanto de demanda ante el alza del impuesto sobre el valor añadido en julio y la supresión parcial de la deducción fiscal en 2011.

Por otra parte, el consumo aparente de cemento, un indicador adelantado, continuó desacelerando su descenso en abril. No obstante, la confianza en la construcción empeoró respecto a marzo.

Por lo referente a la demanda exterior, tanto las exportaciones como las importaciones de bienes y servicios crecieron respecto al primer trimestre de 2009, lo que no ocurría desde la primera mitad de 2008, pero el avance de las exportaciones fue superior al de las importaciones. El tirón de las exportaciones fue impulsado por la mejora de la situación de los mercados exteriores, en especial en la Unión Europea. La subida en ambos casos fue debido a los bienes, ya que los servicios continuaban con tasas de variación anual negativas.

Desde la óptica de la oferta, es destacable la mejora de la industria. Por el contrario, en la agricultura se produjo un deterioro, influido por malas condiciones meteorológicas en los primeros tres meses del año.

El valor añadido bruto del sector secundario se contrajo el 3,1% en relación con el primer trimestre de 2009, pero 7,4 puntos menos que en el trimestre anterior. El subsector de la energía ya registró un alza interanual del 0,3% después de cinco trimestres de descensos. Otras ramas dinámicas fueron la fabricación de vehículos de motor y la metalurgia. Por otro lado, la confianza en la industria siguió mejorando en abril y las entradas de pedidos subieron el 13,6% en marzo con relación al mismo mes del año previo.

Los servicios privados sufrieron un decremento del 0,7% en relación con el mismo trimestre del año precedente, pero 1,1 puntos menos que en el trimestre anterior. Las ramas que pulsaron con mayor vigor fueron las del comercio. En el polo opuesto figuraban las tecnologías de la información y las comunicaciones, así como los servicios a empresas.

Como consecuencia de la evolución del PIB y del empleo la productividad aparente del trabajo continuó ralentizándose, y mostró un incremento interanual del 2,4%, 8 décimas menos que en el cuarto trimestre de 2009. Dado que la deceleración de la remuneración por asalariado fue menor, el coste laboral unitario repuntó ligeramente hasta el 0,1%, situándose, no obstante, 3 décimas por debajo del deflactor implícito de la economía.

Otro signo de un mejor tono de la economía fue que el número de efectos de comercio impagados disminuyó el 35,9% en el primer trimestre en relación con el mismo periodo del año anterior, a lo que contribuyó un control más estricto del riesgo. Asimismo, el número de empresas concursadas se redujo el 4,1% interanual en el periodo enero-marzo. Por otro lado, el número de sociedades mercantiles creadas subió el 1,1% en los tres primeros meses del ejercicio respecto a doce meses antes.

Los escasos indicadores disponibles del segundo trimestre apuntan a una continuación de la reanimación económica. No obstante, el paquete de medidas presupuestarias restrictivas aprobadas por el Gobierno en la tercera semana de mayo, que supondrá una reducción adicional del déficit público de medio punto del PIB en 2010 y de un punto y medio en 2011, puede ralentizar algo la recuperación económica.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...