edición: 2474 , Viernes, 25 mayo 2018
01/06/2012
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

El crecimiento de las exportaciones muestra signos de agotamiento

SERVICIO DE ESTUDIOS DE `la CAIXA´
Durante los dos últimos años, las exportaciones de bienes y servicios registraron un importante dinamismo. Como consecuencia, las previsiones situaban al sector exterior como el componente mitigador de la débil demanda doméstica de 2012, para posteriormente convertirse en el principal motor de la recuperación económica. Sin embargo, los datos de febrero ratificaron la ralentización de las exportaciones de bienes mostrada un mes atrás. Esta evolución concuerda con el menor crecimiento del comercio mundial previsto por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para este año. Concretamente, espera que las exportaciones de los países avanzados aumente un 2,3% anual, 3 puntos porcentuales por debajo del incremento del año anterior. Ante este escenario, parece adecuado revisar ligeramente las previsiones del sector exterior para 2012.

La evolución de las exportaciones reales, es decir, una vez descontado el efecto de los precios, registró una caída del 0,2% interanual en febrero. Se trata de la primera contracción desde octubre de 2009. Como muestra el gráfico siguiente, esta caída de las exportaciones reales mantuvo la tendencia decreciente mostrada desde enero de 2011. Todo apunta a la debilidad de la demanda externa como motivo del agotamiento de esta vía de crecimiento.

En efecto, la evolución de las exportaciones nominales de bienes refleja la debilidad de la demanda de la zona del euro, destino de más de la mitad de los productos exportados por España en 2011. En el primer bimestre de este año, las exportaciones hacia los países de la unión monetaria se redujeron un 1,3% interanual, frente al crecimiento del 9,2% anual registrado en el conjunto del año pasado. Destacan, durante los dos primeros meses de 2012, las caídas de las exportaciones hacia Italia y Portugal, del 8,0% y del 9,2% interanual respectivamente.

Sin embargo, el comercio con los socios del mercado común no fue el único que registró una importante ralentización. Así, durante los dos primeros meses del año, el crecimiento interanual de las exportaciones fue del 13,1% en Asia, del 5,2% en América Latina y del 1,8% en América del Norte. Estas cifras se sitúan, respectivamente, 8, 14 y 19 puntos porcentuales por debajo de los incrementos de 2011.

Esta tendencia y las magras expectativas económicas de la zona del euro nos llevan a reducir levemente el crecimiento esperado de las exportaciones en 2012. Sin duda, dicha revisión disminuirá la contribución de las exportaciones al crecimiento del producto interior bruto (PIB). Este efecto será parcialmente compensado por una mayor contracción de las importaciones. Ello se explica por el menor pulso de la demanda, tanto interna como externa, y, por lo tanto, de las importaciones necesarias para satisfacerla. En definitiva, la contribución final del sector exterior se reducirá ligeramente en 2012.

Por lo que se refiere al valor de las importaciones de febrero, este repuntó un 6,6% interanual, impulsado por el componente energético, que creció un 31,2% en ese mismo periodo. Esta cifra destaca por encima de las registradas durante los últimos meses, debido al incremento significativo del volumen de importaciones energéticas, tras varios meses prácticamente estancado. La mayor demanda de bienes energéticos, provocada por las bajas temperaturas registradas en febrero, podría explicar parte de este aumento. Como consecuencia, el déficit comercial aumentó un 15,7% respecto a febrero de 2011 a pesar de la mejora del saldo no energético, que en febrero alcanzó un nuevo superávit de 547 millones de euros. En clave de futuro, sin embargo, esperamos que el déficit comercial retome la senda de corrección.

Si ampliamos nuestro análisis al conjunto de la balanza de pagos, observamos una nueva corrección del déficit corriente en enero, del 7,2% interanual. Sin embargo, la desaceleración del proceso de ajuste del déficit exterior muestra los dos principales obstáculos a la reducción del déficit.

En primer lugar, el aumento continuado del superávit de la balanza de servicios empieza a mostrar signos de agotamiento. Concretamente, los datos de entrada de turistas en el primer trimestre de 2012 aumentaron un 2,6% respecto al mismo periodo del año anterior. Esta cifra representa una reducción de 4,8 puntos porcentuales respecto al crecimiento registrado en 2011. Un segundo aspecto a tener en cuenta es el deterioro del déficit de la balanza de rentas, especialmente tras la intensa subida del coste de financiación de la deuda española en el mes de abril. Ambos factores nos llevan a revisar al alza nuestra previsión del déficit corriente para el conjunto del año hasta el 2,4% del PIB, 3 décimas por encima de la anterior.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...