edición: 2284 , Viernes, 18 agosto 2017
20/02/2013
La norma verá la luz el 7 de marzo

El debate sobre la dación en pago se aviva en las últimas semanas de trámite de la Ley antidesahucios

Crece la presión ciudadana a través de acciones públicas mientras la banca pide regular el procedimiento de insolvencia para personas físicas
ICNr

En pleno debate sobre las soluciones -las de verdad- al problema de los desahucios, las acciones ciudadanas y las opiniones sectoriales se multiplican como fórmula de presión para lograr que la nueva ley que ahora se dibuja en el Congreso suponga un verdadero cambio. Todo con tal de evitar recetas que, en la práctica, no sirvan para nada, como las adoptadas desde que comenzó la presente legislatura. Se censura que se haya tardado tanto en llevar a las Cortes el debate sobre la Ley Hipotecaria y el proceso de ejecución diseñado para estos supuestos, ya que todo lo anterior no son más que soluciones impuestas unilateralmente que, en gran medida, no responden a las demandas de los ciudadanos. Aunque las posturas no son uniformes, la carrera por introducir en el diálogo nuevas ideas ha comenzado su recta final. La futura Ley por la Regulación de la dación de pago, de paralización de los desahucios y de alquiler social -que se acumulará con la iniciativa legislativa popular (ILP) con este mismo nombre- será aprobada en el Congreso previsiblemente el próximo 7 de marzo, en función del calendario de sesiones que fijó la Comisión parlamentaria de Economía.

Del lado de la banca, la sensación es que el foco del problema está mal dirigido. No se puede arreglar el drama de las familias más vulnerables con la introducción de cambios como la dación en pago, ya que ello, a la larga, promete encarecer el crédito para todos y constreñirlo, lo que perjudica, en la práctica, a un gran número de ciudadanos que no podrán acceder al mercado inmobiliario. En este sentido se ha pronunciado el presidente de la Asociación Hipotecaria (AHE), Santos González, desde donde se aceptan soluciones como la ayuda de la banca a las familias vulnerables al límite con el fondo social de viviendas o la paralización de los desalojos. El problema, sin embargo, tiene un origen claro que la banca no puede solucionar: la falta de empleo. `Las familias no pagan porque han perdido su empleo y la solución es crear empleo´, reivindicó en declaraciones recogidas por la prensa económica. Otra solución pasaría por la adopción de una ley de `segundas oportunidades´ o insolvencia para individuos y familias, es decir, una Ley Concursal específica para las personas físicas, o un procedimiento específico para éstas en la propia Ley Concursal. Esta medida supondría `humanizar´ el proceso de liquidación en aquellos casos en que éstos afecten a patrimonios familiares, así como reducir la responsabilidad del deudor con respecto a sus acreedores para permitirle empezar de cero sin que su deuda anterior le ate de por vida. La Ley Concursal, señala la Asociación Hipotecaria, ya facilita a las empresas reestructurar su deuda, pudiendo evitar tener que liquidarse.

Más específicamente, la banca propone que el ciudadano que no pueda hacer frente al pago de su hipoteca se acoja a un plan de pagos con el que pueda hacer frente al sobreendeudamiento a través de desembolsos parciales, o bien mediante renegociaciones de la deuda o quitas. Esta vía podría instrumentarse con un mediador que se haga cargo de la situación financiera de la familia y, aunque no se deja claro quién ostentaría ese papel, se señala que en el caso de Francia ese rol lo asume el mismo banco central. Eso sí, se aseguró que `la segunda oportunidad no se regala´ y que en otros países la situación financiera familiar queda registrada en unos archivos entre cinco y ocho años, de forma que los ficheros de créditos impagados desalientan la concesión de nuevos préstamos. Pero, sobre todo, se demandó desde este sector que el Ejecutivo haga lo necesario para reactivar el mercado de trabajo: la gente pierde la casa porque ha devorado sus ahorros tras perder el empleo, por lo que se precisa `coraje´ político y `dinero´ para encarar una situación que, a su juicio, debería abordarse con medidas sociales, ya que se trata de un problema social.

Del lado de los ciudadanos, hay cierto desacuerdo con las propuestas del sector bancario. Aunque no faltaron partidarios de la dación en pago, muchos internautas se detuvieron en la importancia de que esta solución no sea la generalizada y no se convierta en condición imprescindible a la hora de pactar un préstamo hipotecario. Los efectos negativos de esta opción no pasan desapercibidos entre los lectores, aunque éstos tampoco dejaron de recordar que gran parte del problema está en el precio de la vivienda, que todavía tiene que bajar, y mucho, para que se adapte a la realidad del bolsillo de los ciudadanos. `El precio de una vivienda en Europa es de 3-4 veces el salario anual. Hagan cuentas y calculen cuanto queda por bajar´, señaló un lector.

Otros negaron, además, que sea un verdadero problema esa exclusión del mercado hipotecario que supondría la generalización de la dación en pago. `Si el crédito se encarece lo único que tiene de malo es que no venderán tantos productos hipotecarios, el consumidor se acogerá a lo que más le convenga al bolsillo, que seria un alquiler, y eso no tiene nada de malo´, recordó un internauta. Desde este sector se señaló también que tal vez `las familias deberían reclamar una ley de quiebras bancarias para no tener que pagar los agujeros que van dejando políticos y banqueros con absoluta impunidad´. `¿Por qué tengo yo que pagar las deudas de los bancos que no han sabido administrar y dosificar sus inversiones, ni devolver sus prestamos a otros? ¿Por qué para mí no hay dación en pago y síi para ellos con mi dinero? ¿Por qué tengo yo que avalar sus deudas y ellos no pueden aplicar algo que es de derecho habitual en otros paises y ello sin haber dado dinero público a entidades privadas como son los bancos y cajas? Un banco que no haya recibido dinero público para pagar sus hipotecas, que haga lo que le dé la gana. Pero otro que flote gracias al dinero que nos han quitado a todos para regalarselo a ellos tiene que aplicar la dación en pago sí o sí´, resumió un lector.
En cualquier caso, lo más relevante es que nunca se puede perder el norte y olvidar que las entidades financieras `son lo que son´ y que sólo `buscan dinero´, sin ningún tipo de responsabilidad ética. Por eso, corresponde al Gobierno atar en corto a este sector, algo de lo que no se está dando ejemplo alguno, incluso a pesar de `la que está cayendo´. Es más, `el problema surge cuando el Gobierno se asocia hasta la médula con el sistema financiero y ambos se apoyan mutuamente en contra del resto´.

Mientras se desarrolla este debate, las acciones ciudadanas en contra de los desahucios siguen multiplicándose y ganando mayor presencia mediática. Sólo en el día de ayer hubo varios ejemplos de la que empieza a convertirse en una cadena de presión. Por ejemplo, la paralización de un desahucio por impago de un mes de alquiler que hubiera afectado a una anciana en La Coruña -aunque la paralización de desahucios no es precisamente una novedad-, o la noticia de que un vecino de Alicante, en paro, se encadenó a una columna del interior de una entidad bancaria en la ciudad para reclamar la condonación de la deuda de 110.000 euros que tiene por una hipoteca que no puede afrontar desde hace tres años, y que, según ha explicado, ha motivado el desahucio de su vivienda, fijado para el próximo 6 de marzo. Su argumento: cometió `el error de firmar una hipoteca basura´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...