edición: 2286 , Martes, 22 agosto 2017
24/02/2009

El déficit público alcanza el 3,82% del PIB en 2008 y supera la previsión del Gobierno

El déficit público alcanzó los 41.874 millones de euros al cierre del pasado ejercicio, lo que equivale al 3,82% del PIB y supera en cuatro décimas lo previsto por el Ejecutivo en la última revisión del cuadro macroeconómico, donde apuntó a un déficit del 3,4%, según anunció el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña.De esta forma, España registra el primer déficit público desde el año 2005 como consecuencia del desplome de los ingresos y de las medidas adoptadas por el Ejecutivo para superar la crisis económica. El déficit de 2008 contrasta con el superávit del 2,2% del PIB registrado sólo un año antes.

En concreto, el déficit del Estado ascendió a 30.047 millones de euros en 2008, el 2,74% del PIB, mientras que el de las comunidades autónomas se situó en 15.848 millones, el 1,45 del PIB y el de las corporaciones locales a 4.298 millones, el 0,39% del PIB. En cambio, la Seguridad Social obtuvo un superávit de 8.319 millones (0,76%), que permitió compensar en parte la cifra final.

Por su parte, la deuda pública se incrementó tres puntos en el conjunto del año, hasta alcanzar el 39,4% del PIB, casi 30 puntos menos que la media de la eurozona, lo que, según Ocaña, permite a España mantenerse entre los países europeos con menor nivel de deuda pública.

Ocaña indicó que la situación de déficit es "asumible y sostenible a medio y largo plazo" para una economía "sólida" como la española, gracias al reducido nivel de deuda, ya que se ha generado en una situación económica "muy concreta" y no amenaza a la sostenibilidad de las cuentas públicas. "Hay que tomarlo como una llamada de atención", indicó.

Asimismo, destacó que la cifra de 2008 pone de manifiesto el esfuerzo llevado por el Ejecutivo para hacer frente a la crisis y pone fin al margen de política fiscal del que disponía el Ejecutivo para tomar nuevas medidas, aunque resaltó la posibilidad de realizar nuevas reasignaciones de gasto y de desarrollar reformas estructurales.

De cara al futuro, recordó que la previsión para el cierre de 2009 sigue manteniéndose en el 5,8% del PIB, a pesar de las novedades que se han sucedido desde la presentación del último cuadro macro, y confió en recuperar "de manera decidida" tasas más cercanas al 3% a partir del año 2011, que es lo que exige Europa. Sin embargo, reconoció que esta meta está sujeta a un gran nivel de incertidumbre.

A pesar de todo, aseguró que no se alcanzarán los niveles del pasado, ya que hay una parte del déficit estructural que tiene que ver con el ajuste de la economía. En este sentido, explicó que cuando la recaudación se recupere, lo hará de forma diferente, ya que no estará tan vinculada a la construcción.

Para recuperar la sostenibilidad de las finanzas públicas, afirmó que lo más necesario es que se recupere la economía, momento en el que el Gobierno podrá eliminar algunas de las medidas para hacer frente a la crisis. "(Las medidas) tienen sentido ahora y dejarán de tenerlo cuando la situación se recupere", subrayó.

EL ESTADO, EL MÁS AFECTADO

Aún así, recordó que el Gobierno mantendrá e incluso incrementará "de manera decidida" la política anticíclica a lo largo de 2009, con una inyección de 25.7000 millones de euros (2,3% del PIB), lo que, para Ocaña, supone la "respuesta razonable y sensata" al contexto económico.

Además, afirmó que los resultados de 2008 muestran que la Administración Central ha asumido la mayor parte del coste de la crisis, ya que los ingresos no financieros del Estado se redujeron en 2008 un 18,2% por el efecto tanto de la disminución de la recaudación por la situación económica, como por las medidas de política fiscal tomadas por el Gobierno.

De hecho, el impacto de las rebajas fiscales aplicadas este ejercicio, así como los cambios normativos introducidos en los últimos meses del año, se estima en 19.540 millones que, según Ocaña, han supuesto una importante inyección de liquidez para las familias y las empresas en una situación de fuerte desaceleración económica.

Además, la Administración ha hecho un esfuerzo para facilitar los aplazamientos solicitados, sobre todo por las empresas, que se han incrementado en 1.200 millones. Así, de los 30.000 millones de euros de déficit del Estado, casi 20.000 millones corresponden al estímulo fiscal introducido en las medidas discrecionales para paliar los efectos de la crisis en empresas y familias.

LA RECAUDACIÓN CAE UN 13,6%

Según Ocaña, el déficit del Estado se debe a un evolución de los ingresos por debajo de lo previsto y a una razonable ejecución del gasto. De hecho, la recaudación total cayó un 13,6% en 2008, cuatro puntos achacables a los cambios normativos y 9,6 puntos debido a las medidas del Ejecutivo.

En concreto, la recaudación por IRPF cayó un 1,8%, lo que supone un comportamiento "positivo", según Ocaña, teniendo en cuenta la evolución económica. En cambio, la recaudación por Sociedades cayó un 39,1% debido a los menores beneficios de las empresas y la de IVA, un 14% por la contracción del consumo. Los impuestos especiales descendieron un 1,1% en 2008.

A la hora de desglosar las impactos normativos en cada uno de los impuestos, Ocaña aseguró que las medidas relacionadas con el Impuesto de Sociedades han reducido en 8.120 la recaudación, mientras que aquellas relacionadas con los el IVA, como el régimen de consolidación fiscal de grupos, han rebajado en 2.800 millones la recaudación total.

EL PARO REDUCE LA PERCEPCIÓN DE LOS 400 EUROS

En el IRPF, el impacto normativo ha sido de 8.620 millones, de los que 4.100 se corresponden con la rebaja de 400 euros, cifra menor a la esperada por el aumento del paro, que ha provocado que algunos preceptores de esta deducción no la hayan percibido durante todo el año al caer en el desempleo. Sin embargo, Ocaña aseguró que los datos no son definitivos y que esas personas recibirán el resto de la devolución cuando hagan la declaración de la renta.

En cuanto al déficit de las CC.AA, Ocaña afirmó que supera el límite del 2% que les permite el Ejecutivo, lo que les obligará a presentar un plan de saneamiento para los próximos tres años, lo mismo que les ocurre a las corporaciones locales.

Preguntado por el impacto de la reforma de la financiación autonómica en el déficit, Ocaña aseguró que el nuevo sistema debe ayudar a "suavizar la situación" y a corregir el saldo negativo de las CC.AA. En este sentido, confió en alcanzar un acuerdo "pronto", aunque eludió dar una fecha concreta por motivos electorales, y aseguró, una vez más, que la respuesta de las comunidades a la propuesta ha sido "generalmente buena". "No estamos lejos de cerrar", aventuró.

MÁS SUPERÁVIT PARA LA SEGURIDAD SOCIAL

Finalmente, en cuanto a la Seguridad Social, Ocaña reconoció que el superávit se ha reducido por la entrada en déficit del Servicio Público de Empleo Estatal (-5.489 millones), aunque insistió en que esa cifra no afectará a las pensiones de los españoles porque se trata de un déficit que se financiará desde el Estado.

Así, resaltó la importancia de seguir manteniendo la solidez de la Seguridad Social y aseguró que el Ejecutivo "está en el buen camino", al tiempo que aventuró más superávit en el futuro y confió en seguir incrementando el Fondo de Reserva del sistema.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...