edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
19/08/2009

El desafío del cambio climático llega a las empresas

Un estudio de EIRIS analiza a las mayores empresas del índice FTSE All World
Beatriz Lorenzo

Apurando los últimos meses antes de la Cumbre de Copenhague, los problemas asociados al cambio climático siguen preocupando, y mucho, a toda la sociedad. La acción humana, entre ella la industria y sus actividades asociadas, tienen una gran parte de la responsabilidad de los problemas derivados de la deforestación o las emisiones de gases de efecto invernadero. Ante la certeza de que una empresa sostenible y limpia, es una inversión de cara al futuro del planeta, la última investigación de la organización británica EIRIS, de la mano de expertos en inversión socialmente responsable, analiza a 300 de las empresas más grandes del mundo -cinco de ellas españolas- para examinar las mejoras que han llevado a cabo en el último año en respuesta a los desafíos del cambio climático.

El documento, titulado “Climate Change Compass: The road to Copenhague” (“La brújula del cambio climático: el camino a Copenhague”) analiza a las 300 mayores empresas del índice FTSE All World (entre ellas, cinco empresas españolas) y destaca que más de un tercio de éstas no están abordando los riesgos a los que se enfrentan a causa del cambio climático. A pesar de ello, la calidad de la gestión como respuesta al cambio climático por parte de las empresas ha mejorado en términos generales.

Las conclusiones del informe revelan que más de de un tercio de las 300 empresas (el 35,6%), tiene un impacto sobre el cambio climático alto o muy alto. De estas, un 33% no están mitigando adecuadamente sus riesgos frente al cambio climático (algo menos que el 34% de 2008). Además, el 99% de las empresas con un impacto alto o muy alto sobre el cambio climático, tiene un compromiso corporativo de cambio climático (en comparación con el 84% de 2008). Esta mejora puede explicarse por el número de factores que están entrando en juego, incluyendo las crecientes exigencias de los inversores.

Por último, casi tres de cada cuatro empresas (un 73% comparado con el 61% del año pasado), han ampliado sus políticas para hacer referencia a los objetivos internacionales, las regulaciones o imperativos científicos. Los expertos recuerdan que el cambio climático no solo tiene repercusiones a nivel físico, también puede afectar seriamente al valor accionarial, especialmente a medio y largo plazo. Mientras aumentan los impactos económicos y físicos del cambio climático, los inversores necesitan comprender el alcance y las consecuencias de las respuestas que están adoptando las empresas.

COPENHAGUE: LA OPORTUNIDAD DEL CAMBIO

Así pues, muchas grandes empresas se enfrentan a importantes riesgos y oportunidades por el cambio climático y la  Cumbre de Copenhague puede crear oportunidades significativas para las empresas vinculadas al desarrollo de los paquetes de estímulo verde a la economía, o a un marco regulatorio más claro. La investigación de EIRIS, también señala los riesgos y oportunidades que presenta el cambio climático para las empresas y los inversores:

Con respecto a los cambios regulatorios, se espera que a raíz de la Cumbre de surjan numerosos cambios en la legislación nacional e internacional para reducir las emisiones. Pueden darse también cambios en la dinámica de los mercados, relacionados con los altos precios de la energía. Los cambios en la actitud del consumidor pueden abrir también oportunidades para nuevos productos y mercados.

Para lograr estos cambios, según los expertos de EIRIS: “El nivel de responsabilidad en el consejo de administración, de la respuesta de la empresa al cambio climático es fundamental. Vincular la remuneración a los logros en esta área, ayudaría a asegurar que las empresas permanezcan centradas en la gestión del cambio climático. Asimismo, la creciente práctica de la verificación de los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero de las empresas, proporciona a los inversores una mayor seguridad sobre la información publicada. Ambos son elementos clave donde los inversores deberían ejercer su influencia con el objeto de minimizar sus riesgos”.

Por otra parte, dada la importancia del cambio climático y de su probable impacto en la rentabilidad a largo plazo de las empresas, la integración del cambio climático en las estrategias de inversión se considera cada vez más una responsabilidad legal de los inversores, como se indica en el segundo informe UNEP-FI Fiduciary2.

En un escenario marcado por la reciente crisis y  por la evidencia de efectos físicos significativos del cambio climático, los resultados de la Cumbre de Copenhague establecerán las pautas políticas y financieras para las futuras inversiones en cambio climático de los gobiernos, empresas e inversores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...