edición: 3026 , Lunes, 10 agosto 2020
23/01/2015

El desarrollo estratégico del puerto de Algeciras socavado por la precariedad del tren a Bobadilla

La mejora del enlace ferroviario es pasto de las llamas de la politiquería
Carlos Schwartz
Con los datos de noviembre y a falta del cierre del año, el puerto de la Bahía de Algeciras se mantiene como el primer puerto del Mediterráneo en movimiento de carga. Esta es una posición que difícilmente la competencia de otros puertos dentro y fuera de España amenacen seriamente, salvo que una conspiración entre la estulticia de los políticos y los intereses creados en otras regiones socaven su futuro con duro esfuerzo. Preparado para la operación con barcos de la clase Triple E de 400 metros de eslora y 16 de calado, con terminales automáticas y 20 navieras operando se ha convertido en un punto de concentración y reparto de carga internacional de gran magnitud.
La terminal de carga APM operada por el gigante danés Maersk mueve 3,6 millones de equivalentes a contenedores de 20 pies (TEU, por sus siglas en inglés) mientras que la de TTI Terminal Algericas (Hanjin) mueve otros 1,2 millones de TEU. La inauguración de la segunda terminal ha abierto además el horizonte estratégico de convertirse en puerto de entrada para mercancías destinadas al mercado español. Pero el puerto tiene su talón de Aquiles: su enlace ferroviario.

La línea ferroviaria que une Algeciras con Bobadilla fue inaugurada en 1890... y sigue tal cual. No está electrificada y la ausencia de apartaderos idóneos impide componer convoyes de más de 500 vagones, cuando lo razonable para los mercancías son 750 vagones. No hay dos vías, lo cual implica que todo el tráfico de pasajeros y mercancía rueda sobre la única vía de ida y vuelta. Se trata del principal puerto de España y del Mediterráneo. Si el futuro del puerto se enmarca estratégicamente en el desarrollo del comercio de importación y exportación la electrificación de la vía y el desarrollo de los apartaderos es imprescindible. Ocurre que esta no es solo una necesidad del puerto.

Los empresarios agrupados en la Federación del Campo de Gibraltar constituyeron en 2013 una plataforma denominada Euro África Rail 2020 con el objetivo de dar la batalla en España y Europa para impulsar una obra que figura en todos los planes de infraestructuras en España sin que progrese. El lobby tuvo éxito en la Unión Europea y logró el apoyo del Parlamento Europeo y contribuyó al empuje en la Comisión Europea en favor de las interconexiones ferroviarias. Pero no tuvo tanto eco en España.

El pasado 15 de enero en el Ministerio de Fomento la ministra Ana Pastor presidió un reunión convocada con grandes empresas del Campo de Gibraltar para informarles de los planes para el desarrollo del enlace Algeciras-Bobadilla. A la reunión asistió el Alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce. El gabinete de prensa del Ministerio no dio información sobre la reunión a la que habrían asistido además representantes de Maersk, Hanjin y Grupo Alonso. Es decir empresas que operan en el puerto.

En honor a la verdad el gabinete de prensa estuvo realmente esquivo y no respondió a llamadas posteriores a la reunión para obtener información. A esa reunión no fue invitada la Federación de Empresarios del Campo de Gibraltar, ni Euro África Rail. Todo parece indicar que tampoco la Autoridad del Puerto de la Bahía de Algeciras (APBA). Quien si dio información fue Landaluce cuyo comunicado de prensa tuvo el descaro de afirmar que las mejoras en la línea ferroviaria son “Un compromiso que durante la próxima legislatura logrará culminar esta iniciativa básica para el desarrollo del Puerto de Algeciras y de las industrias de la Bahía”. O sea usted vota al Partido Popular para una nueva legislatura y tendrá las mejoras del ferrocarril de 1890, como la electrificación (ahora sólo hay máquinas diesel).

El 22 de diciembre la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, se reunió con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, y de acuerdo con fuentes de la Junta habría obtenido “acuerdos en la ejecución de la conexión Algeciras-Bobadilla y del corredor de la Costa del Sol, así como en el rescate del peaje de la A-4”. En el fondo la discusión giró en torno a la devolución de 426 millones de euros en la liquidación del sistema de financiación correspondiente al año 2013. Se trata de la revisión de los fondos de convergencia de las comunidades autónomas. Así que la Junta de Andalucía defiende los cuartos que debería devolver y reclama la mejora de Algerciras-Bobadilla pero la realidad es que ya no hay tiempo material para hacer algún progreso en este tema.

La intervención de Susana Díaz no ha dejado de ser por tanto una actuación retórica con trasfondo electoral. Ahora que se menta de forma insistente la posibilidad de un adelanto electoral en Andalucía, la operación imagen tiene más sentido. Lo cierto es que Rajoy está de salida y los instrumentos a su alcance para hacer algo en este tema son nulos. En el caso de la Junta, depende del Gobierno en Madrid. A estas alturas la suerte del puerto de Algeciras dependerá del gobierno que salga de las urnas en 2015. En cuanto a Landaluce su mandato acaba este año, lo cual da a ver la necesidad de hacer gestos destinados a congraciarse con sus electores y las empresas del Campo de Gibraltar.

Las que acudieron a la reunión han sido comparsas del montaje publicitario del PP en este asunto. Pero, dicho esto, una empresa que opera en un puerto no puede negarse a ir a una reunión con la ministra de Fomento por tanto no es fácil de saber si la asistencia ha sido de buen grado, porque entre otras cosas ni siquiera sabemos quién acudió en representación de las mismas, lo cual podría dar una idea de la relevancia que pueden haberle adjudicado.

El Ministerio de Fomento ha mostrado cierto recato a la hora de difundir el compromiso para una futura legislatura. La ministra parece conservar algún reflejo sobre la posibilidad de hacer el ridículo. De momento el problema que representa para el puerto de Algeciras la precariedad de la conexión con Bobadilla para convertirse en un centro de exportación e importación significativo es pasto de politiquería de poca monta. Algo a lo que no pueden ser ajenos los intereses de los puertos de Valencia y Barcelona. Electorado también lo hay allí, y al menos Valencia es una caladero importante para los partidos hasta 2011 mayoritarios. Testimonio de ello son las pasadas tropelías de Banco de Valencia y Bancaja.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...