edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
18/09/2008
Ya nadie se cree nada y siguen apareciendo ´agujeros´

El descrédito del sistema bancario y de las autoridades de EE UU ponen en jaque los mercados

Washington Mutual, en capilla, y Morgan Stanley quiere ´salvarse´ con Wachovia, y Wachovia aparece en las listas escritas con tinta roja
A Washington Mutual también le llega la hora
Alfonso Pajuelo/Germán M. Crespo

Wall Street ya no se cree nada y no es de extrañar que el Dow Jones se desplomara ayer más de un 4%. En Europa, los mercados, ya bastante mosqueados, vieron lo que pasaba en la apertura de Nueva York y se dieron la vuelta. La desconfianza atenaza a los mercados y el descrédito de la banca estadounidense -y del propio sistema financiero del país- amenaza con males mayores. España se libra de crisis bancarias pero puede producirse una merma de su credibilidad por la colocación entre clientes de productos directa o indirectamente relacionados con Lehman Brothers. Sin ir más lejos, BBVA fue comanager de una colocación de Lehman en febrero pasado de bonos por importe de 500 millones. Santander acaba de suspender sus ETF sin dar mayores explicaciones. Los fondos tienen una exposición de 300 millones en Lehman pero los particulares podrían superar los 1.300 millones y pocos de ellos comprarían directamente en el mercado. No parece que la información que tenían estos inversores advirtiera del riesgo, claro que las calificadoras daban una idea muy equivocada con sus ´notas´.

Tras la caída de Lehman, la nacionalización de American Internacional Group (AIG) y la integración de Merrill Lynch en Bank of America, queda por saber cuanto tiempo tardará en aceptar Morgan Stanley integrarse en Wachovia y quien será el novio de Goldman Sachs –la banca china ha aparecido en escena-.

Pero nada es tan sencillo. Morgan Stanley sopesa fusionarse y Wachovia aparece como candidato. Pero Wachovia puede que no sea la salvación de MS -ya inquieta que le entren las prisas- sino al contrario porque Wachovia empieza a parecer en las listas escritas en rojo de peligro. Situación poco clara que revela, en todo caso, que nadie dice la verdad completa.

También está en capilla una caja a la americana, Washington Mutual, que despierta más que recelos. La quieren vender -lo que ya es todo un indicativo- y Banco Santander aparece en la lista que maneja la FED. No es de extrañar que la Bolsa española castigara ayer al banco de Botín con un recorte superior al 4%, siempre pasa cuando una empresa anuncia la compra de otra, los inversores se mosquean porque prefieren que la empresa se lo gaste en dividendos. En cualquier caso tampoco hay que alarmarse puesto que el hecho de que Santander esté en una lista de posibles compradores pone de relieve la categoría del banco. Y recursos tampoco le faltan; recuerden que estaba dispuesto a pagar en efectivo 8.500 millones por el Post alemán.

A este lado del Atlántico, la crisis está en el negocio hipotecario, con los bancos británicos como máximo exponente, tras la caída del Northern Bank, la integración de HBOS en Lloyd’s y sin olvidar los problemas que parece atravesar Bradford & Bingley. No hay duda que esta hecatombe en el negocio financiero anglosajón se tiene que traducir en un cambio en la supervisión financiera. De lo contrario, quién nos asegura que no habrá, en un futuro no muy lejano, una crisis en la banca comercial, provocando una nueva crisis económica mundial.

La incertidumbre sobre Washington Mutual se agudizó tras comunicar la agencia Standard & Poors una bajada de su calificación de Washington Mutual Inc (WaMu) a la categoría de basura, por la preocupación por pérdidas asociadas a hipotecas. La noticia provocó una bajada de un 27% de las acciones el lunes al que se le sumó otro 18% ayer en Nueva Yor. La agencia redujo el rating financiero a “BB-“, tres categorías por debajo del grado de inversión, además bajó un peldaño a “BBB-“ la calificación de su unidad de banca

No hay duda, la tercera semana de septiembre de 2008 pasará a los anales de la historia económica mundial como la desaparición de la banca de inversión de EE.UU. tal y como se conocía hasta la fecha. Si el lunes amanecíamos con la desaparición de Lehman Brothers y la fusión de Bank of America y Merrill Lynch, el martes despertábamos con la nacionalización de American Internacional Group (AIG) y el miércoles nos acostábamos con la más que probable integración de Morgan Stanley con Wachovia. Para hoy, jueves, ¿podremos ver como Goldman Sachs termina en manos de otra entidad capaz de asumir su futuro? Pero claro la pregunta inmediata es si eso es una indicación de que Goldman tiene comprometido su futuro. Ya se habla de la banca china, concretamente del Citic Group, como uno de los interesados en participar en la compra de alguno de ellos, algo que sin duda alegrará a BBVA, uno de los principales accionistas del banco chino, y que permitiría a la entidad presidida por Francisco González recuperar terreno contra su rival financiero español, Emilio Botín, que de momento sigue subiendo peldaños en la clasificación financiera mundial.

En Europa, son los británicos los que han demostrado su olvido con respecto su banca hipotecaria, con la nacionalización del Northern Bank, la apuesta por la fusión de HBOS en Lloyd’s, con cambio legislativo incluido, y quién sabe si alguno más, ya que la rumorología sobre el estado de salud de Bradford & Bingley hace pensar que habrá nuevas crisis. En este caso puede ser la oportunidad del Grupo Santander para aprovechar su liquidez –con cambio legislativo incluido-, para convertir el Reino Unido en una consolidada base de negocio, una vez que los accionistas de Alliance & Leicester (A&L) daban el respaldo mayoritario a la propuesta de compra realizada por el grupo español.

UBS también despierta recelos puesto que ha sido el banco europeo más afectado por las subprime en Estados Unidos y ahora sufre el embate de Lehman por su exposición.

A la vista de la crisis por la que atraviesa el mercado financiero de Estados Unidos y del Reino Unido, no caben ‘medias tintas’, ni nacionalizaciones desesperadas, ni búsqueda de inversores que compren a precio de ganga, ni la desmembración de grandes holdings financieros que durante muchos lustros han funcionado con relativa normalidad. Es necesaria una respuesta contundente por los reguladores y supervisores bancarios de ambos países, buscando ejemplos de rigor y exigencia, tal y como ha quedado demostrado en nuestro país, que con la actuación hace años del Banco de España ha convertido a la banca española en todo un ejemplo a nivel mundial. Desde la Unión Europea, con el BCE a la cabeza, se debe reclamar ese mayor control para evitar crisis financieras como la que atravesamos desde hace más de un año. El frenazo económico mundial es un buen ejemplo para evitar nuevos experimentos que, a la postre, no beneficia a nadie. Bueno, a algún que otro directivo bancario sí.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...