edición: 2109 , Viernes, 2 diciembre 2016
24/09/2008

El dinero del BCE es demasiado caro

Juan José González

El último cañonazo contra el muro de la economía española ha sido el corte en el grifo del dinero,que puso en jaque a todo el sector inmobiliario y cuyo impacto ha venido a complicar la existencia de nuestras empresas, acostumbradas a financiarse con el ahorro interior (el 20% del PIB) y a invertir el 30% del mismo PIB, es decir, han necesitado acudir al exterior para financiar ese 10% de diferencia. Pero el dinero que necesitan los bancos para hacer frente a sus obligaciones corrientes, lejos de conseguirlo en el interbancario (seco como el desierto) se ven abocados a pedirlo prestado al banco emisor, el Banco Central Europeo.

En las Bolserías de Capitalnews de ayer martes, se hacía una mención escueta a la deuda de la banca española con el Banco Central Europeo, cifrada en 150.000 millones de euros. En principio parece un asunto éste sin más importancia pero en el fondo aparece un nuevo problema para nuestras entidades financieras que se traduce en que hay que dar mayores garantías para un dinero más caro.

El tema viene a propósito de la reforma de las garantías de los préstamos de política monetaria que el Banco Central Europeo concede a los bancos de la Unión que lo solicitan y que fue anunciada a principios del presente mes. Tiene además cierta relevancia porque dicha reforma de las garantías (lo que técnicamente se conoce como colateral) aunque vaya a afectar en menor medida a España y más a otros países de nuestro entorno, sí va a significar un endurecimiento de las condiciones de acceso a la liquidez y un encarecimiento del coste de esta financiación. Por tanto, aunque de refilón, la banca española deberá pensarlo dos veces antes de ‘tirar con alegría” de la liquidez del BCE.

En la actualidad, para cualquier cantidad que solicite un banco al BCE, la entidad financiera deberá aportar garantías por valor de algo más de tres veces la liquidez que solicite al BCE. Tras la reforma, el coste sería algo superior al actual pero en cambio se miraría con lupa los activos que los bancos aportarían como garantía. Con la reforma, que entrará en vigor el 1 de febrero de 2009, el BCE será más selectivo. No se aceptará como garantía una cantidad excesiva de deuda pública, o de titulizaciones de activos.

Un experto mostraba su extrañeza ayer a Capitalnews por “el fuerte incremento en los últimos años de los bonos bancarios que desde 1999 se han multiplicado por seis” hasta alcanzar en la actualidad casi una tercera parte de las garantías del eurosistema.

La mayoría de las entidades financieras españolas -y francesas, alemanas e italianas- esperan que los mercados mayoristas vuelvan a operar como hace 14 meses aún a costa de un coste mayor. Es la única forma en que se reduciría la excesiva dependencia actual de la liquidez  del BCE.

Desde el Banco de España no parece que la operativa de garantías haya preocupado y “lo único que nos comunican -comenta un agente del interbancario- es que nos ajustemos a nuestras necesidades y pequemos de austeros” es decir, prudencia con esta vía de financiación.

En los últimos meses se ha detectado cierta preocupación en nuestras autoridades económicas por la desmesurada dependencia que la banca española tiene de la liquidez del BCE, para lo que se estarían analizando vías de financiación alternativa. Un grupo de trabajo del Banco de España, presentará en las próximas semanas un informe de propuestas de financiación.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...