El ECOFIN delega en la Autoridad Bursátil Europea
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
18/05/2011
EL DEDO DE MADOZ

El ECOFIN delega en la Autoridad Bursátil Europea suspender las posiciones cortas descubiertas para acciones y CDS

España propuso que esta decisión quedara exclusivamente en manos de las autoridades nacionales ante el temor a que la suspensión afecte a la liquidez de la deuda soberana
Carlos Schwartz

La reunión de dos días del ECOFIN que abordó los planes de ayuda a Portugal y el endurecimiento de las condiciones para conceder más financiación a Grecia, llegó a un acuerdo sobre la suspensión transitoria de las posiciones cortas al descubierto con acciones y Credit Default Swaps (CDS) de deuda pública en “situaciones excepcionales” del mercado, tal como avanzó ICNr (9 de mayo)  Los diplomáticos de los países miembros reunidos la semana pasada no lograron elaborar una posición única sobre este punto. La resolución de compromiso para tender un puente entre los países más proclives a una prohibición lisa y llana, como Francia, y los más reticentes, como el Reino Unido se forjó anoche sobre la marcha.

España tuvo un deslucido papel centrista entre ambos extremos pretendiendo satisfacer a los más reticentes rebajando la capacidad de la nueva Autoridad Bursátil Europea para declarar la suspensión de estas operaciones en un país o en toda la región, proponiendo que esta decisión quedara exclusivamente en manos de las autoridades nacionales. La posición española argumentada desde el temor a que la suspensión afecte a la liquidez de la deuda soberana quedó, a la luz de los enfrentamientos de ayer, como una variante oportunista conciliadora con los intereses de los bancos de negocios y los hedge funds. El bloque que apoyó a Francia atrajo a Alemania y logró imponer su punto de vista: la Autoridad Bursátil Europea tendrá la potestad de suspender estas operaciones. Los criterios sobre los que se basarán las decisiones forman parte de la norma acordada.
 
El pacto logrado ayer habrá de chocar frontalmente con el Parlamento Europeo, que votó la prohibición expresa de las posiciones cortas al descubierto en los CDS. El enfrentamiento será esta misma semana. El hecho de que no haya una prohibición lisa y llana de las posiciones cortas descubiertas favorece sin duda a los grandes bancos de negocios y a los fondos de alto riesgo que instrumentan los CDS de un lado, y a los centros financieros en los que se concentra este tipo de operaciones como el propio Reino Unido, del otro.

La decisión contra estas operaciones que se hacen fuera de los mercados organizados y se denominan por ello 'over the counter' no es más que una tímida advertencia de que la práctica puede ser suspendida. Por otra parte las posiciones cortas al descubierto con acciones están de hecho prohibidas en algunos países como es el caso de España, aun cuando la posibilidad de controlar si estas posiciones se apoyan o no en títulos en préstamo o propiedad es casi nula. La posición española estuvo alentada fundamentalmente por el temor a que se vea afectado el principal mercado de liquidez contra deuda pública de la banca española mediante repos, que por cierto está en Londres. Este mercado opera en posiciones largas y cortas, cubiertas o descubiertas, y es una fuente de liquidez y beneficios para los bancos españoles.

Las posiciones cortas con CDS al descubierto son meramente especulativas ya que los que las toman no lo hacen para cubrir riesgos reales de impago de títulos de deuda puesto que no tienen en sus carteras de inversión la deuda contra cuyo “default” se aseguran. Una serie de países consideran que esta especulación cuando se concentra en la deuda de un país modifica la percepción del riesgo de sus emisiones soberanas y distorsiona el índice de riesgo país vinculado a la deuda pública. Existe además un grupo de países que se oponía a la prohibición de esta práctica argumentando que amenazaba a la liquidez en los mercados de deuda, argumento desde luego poco claro en tanto que lo que está en juego en estas operaciones es sólo una apuesta contra una deuda que no se tiene.

De lo que no cabe duda es de que este es un mercado especialmente atractivo para las entidades de crédito que formulan los derivados. Las grandes batallas por la consolidación de los mercados bursátiles tienen en cuenta además a los de derivados financieros que cada uno de ellos controla porque en estos los márgenes son especialmente suculentos. Eso hace cada vez más difícil reconocer con precisión en las decisiones de la Unión Europea, como a veces del Consejo Europeo, si lo que se tiene en cuenta son los intereses de los mercados o los intereses de los países. Este es el caso típico. Existen una serie de estudios encargados por la propia UE que afirman que el mercado de los CDS no afecta al precio de la deuda pública en tanto que es un mercado cuyo volumen no es significativo.
 
Este no es el criterio de Francia, cuya ministra de Economía, Christine Lagarde, fue especialmente tajante en fechas recientes sobre esta modalidad de inversión a la que culpó de influir en la percepción del riesgo país entre los inversores, lo que tiene el consiguiente efecto en el precio de la deuda que se intenta colocar en el mercado.

“No se trata de la liquidez, se trata de que la percepción adversa del riesgo país conduce a una subida de los tipos de interés para la colocación de la deuda y por lo tanto a una reducción de su precio. Si el precio de la deuda baja, se la compra en el mercado para cubrir posiciones cortas al descubierto con deuda contraídas a un mayor precio. De esta forma las posiciones cortas al descubierto con CDS potencian la especulación a la baja con deuda soberana”, comentó ayer una fuente del mercado quien añadió: “La teoría de que no influyen es una teoría oportunista que finalmente favorece a los intereses de los bancos y los fondos, que son los principales implicados en los vaivenes de la deuda soberana”.

Pero quienes festejaron la noticia por todo lo alto fueron los “fondos alternativos”, es decir los fondos especulativos o “hedge funds” que han invertido fuertes sumas de dinero en hacer lobby para evitar que se materialice una prohibición de las posiciones cortas, al igual que lo hicieron en su momento para impedir que la regulación de sus actividades limitara seriamente sus formas habituales de operar. Es curioso como España se ha alineado de forma oblicua, pero convergente, con este bloque de intereses.

Ahora toca al Parlamento Europeo de un lado y a los estados miembros del otro aprobar el conjunto de medidas para que estas puedan entrar en vigor. En este juego a tres bandas en el que cuentan la UE, los estados y el Parlamento toca ahora a los políticos entrar de lleno en la negociación con los parlamentarios que habían endurecido sus posiciones pidiendo la restricción total. Esta por verse que logren un cambio de posiciones del Parlamento.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...