edición: 2804 , Lunes, 16 septiembre 2019
22/01/2009

El ‘encarte’ de Clece, Dragados SPL y Urbaser le lastra los caballos a ACS

La falta de liquidez puede contrariar los planes de Florentino en Iberdrola
Javier Aldecoa

Ni las urgencias de Florentino Pérez ni los alardes de García Altozano, que presumía de venderlos como pan caliente, han conseguido abrir el baile de los pretendientes. El trío de su división de servicios medioambientales y logísticos (Clece, Dragados SPL y Urbaser) y la división de puertos se secan en el escaparate de ACS después de tres meses al sol del mercado. Los fondos, los teóricos principales interesados, no están para alardes y siguen pasando de largo. Tanto que la constructora, empeñada en seguir buscando comprador para Urbaser, busca fórmulas para allanar el camino hasta Clece, aunque sea ya desde el congelador de las negociaciones. Aunque pasen por trocear sus activos y confeccionar trajes a medida de los interesados, como hizo ya con la división de puertos.

 ACS jura que no sufre la urgencia de otros grupos para liberar sus activos no estratégicos. Hace ondear su resistencia a la crisis y el éxito de otros procesos de venta paralelos (como el de Unión Fenosa) como hitos de un espacio para negociar sin prisa. Pero la parálisis de las desinversiones contraría los planes y sobre todo los tiempos de Pérez.

No se cansa de afinar los tejos para Iberdrola, con el mismo empeño con el que afila los sables- y los lápices de Juan José Díaz- para el Real Madrid. Voluntad no le falta -al menos la manifiesta-, lo de la liquidez será otra cosa. Comienza el año con los millones por el 45,3% en Unión Fenosa a tiro de piedra, pero no le acompañan las desinversiones. Casi tres meses después de que ACS colocara el cartel de venta sobre tres filiales (Clece, Dragados SPL y Urbaser), pocos han sido los que han llamado a su puerta. Mientras las compañías industriales que podrían interesarse en estos activos consideran que el precio establecido por ACS es excesivo para plantearse su compra, las firmas de capital riesgo no tienen liquidez para afrontar un gasto semejante. No sólo contiene su avidez con cada contracción. Con los malabares en la mano, congela también la necesidad de hacer caja para reducir la deuda que arrastra: 18.442 millones de euros (para un patrimonio neto de 4.470 millones de euros) a finales del primer semestre de 2008, una cifra imposible de sostener en las circunstancias que hoy rodean los mercados de crédito.

ACS no está sola en la orfandad para soltar lastre: el problema reside como ocurre en los aparcamientos de Cintra (a los que acaba de renunciar el fondo 3i), con los parking de Acciona (tras la retirada de Abertis) o la venta de Riofisa por parte de Inmobiliaria Colonial- en el acceso a la financiación. Un obstáculo que prácticamente ha sacado de la carrera a los fondos de capital riesgo que se habían interesado por sus filiales, como Apax, CVC, Permira o PAI. No hay comprador español para Urbaser -todo un clásico en el mundo de los servicios de limpieza urbana- , ahora que Aguas de Barcelona (Agbar) le ha dado el ‘no quiero’ definitivo. La división de puertos es la que ha despertado más interés entre los inversores financieros e industriales. Pero ahora las mejores ofertas apenas llegaban a los 1.000, mientras el horizonte de Florentino era desembarazarse de ella por 1.500 millones, unas 15 veces el ebidta. Y por más que ACS le saca lustre a la división de Medio Ambiente y Logística y a su beneficio neto en el primer semestre de 2008 de 78 millones (con un incremento del 15%), no tiene quien la pretenda.

Las ofertas que ACS ha recibido por su filial de servicios de limpieza, logísticos, aeroportuarios y sociales están muy por debajo de los 800 millones de euros a los que el grupo constructor y de servicios sacó a la venta a Clece. Tiene menos atractivo que la división de puertos,  unos importantes costes fijos, su negocio es relativamente maduro y -aunque la facturación se ha doblado en los últimos cuatro años- cuenta con una plantilla grande, de más de 40.000 personas. Con el resto, como su división logística Sintax, integrada en Dragados SPL, (a la que se ha acercado la familia Guiral), ACS peina la calma y el tiempo, sabe que la escasez de liquidez la puede condenar también al congelador. El grupo habría alcanzado un acuerdo con  Tradisa, especializada en el transporte de automóviles, para el traspaso de Sintax, pero las zozobras del sector automovilístico han obligado a compañía catalana a dejar en stand by la operación.

LEJOS DE IBERDROLA

Para alivio de Ignacio Sánchez Galán y de Amparo Moraleda, a Pierre Gadonneix -el llamado a ser el compañero de aventuras de Florentino- el Viejo Continente se le ha quedado pequeño; a EDF se le acumulan los platos a digerir y los malabares financieros con British Energy y Constellation. Y a ACS se le ha quedado grande el mercado. La falta de liquidez enfría los planes de Florentino en Iberdrola. No sus deseos. A pesar de los problemas que está encontrando en su camino Florentino Pérez para ampliar su participación en Iberdrola, el presidente de ACS no se cansa de insistir en que uno de sus objetivos es tener más peso en la eléctrica no se cansa de insistir en que uno de sus objetivos es tener más peso en la eléctrica, consolidarse como "accionista de referencia" de la eléctrica y, junto con el resto de socios, "contar con un papel destacado en el desarrollo de la compañía". Lo recordaba en la última junta de Accionistas de ACS, la misma en la que puso el cartel de venta a las tres carabelas de su división de Medio Ambiente y Logística: Urbaser, Dragados S.P. y CLECE S.A.


EDF prometió en septiembre no desembarcarle por la espalda sobre Iberdrola. Pero es mucho más que la palabra de Gadonneix y el acuerdo extrajudicial con Ignacio Sánchez Galán lo que separan ahora a EDF (hoy con una capitalización de 86.230 millones de euros) de los muros de Iberdrola (42.000 millones). De momento, los bocados envenenan su futuro, pendiente aún de consumar la digestión de los 15.700 millones de euros por British Energy y manchado ya por las cuentas fallidas en el despliegue nuclear francés, que le ponen cada vez más caras y lejanas sus centrales EPR. Los apetitos de Electricité de France aguan los planes de ACS -que vuelve a desenfundar sus espadas para Iberdrola tras la operación FENOSA- y emponzoñan también la mesa del Elíseo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...