edición: 2329 , Martes, 24 octubre 2017
13/07/2017
¿Supervisa la CNMV las recomendaciones?

El entusiasmo desmedido de los analistas empuja a los inversores a la Bolsa

Pronósticos excelentes al calor del verano que solo ven subidas y ganancias para la renta variable, aunque no todo el viento sopla de cola
Juan José González
Se multiplican estos días los pronósticos sobre el mercado bursátil para el segundo semestre, la segunda parte del año ya en marcha, si bien, la intención última de los implicados en el mercado de renta variable se centra en intentar averiguar qué puede suceder en agosto y en el último cuatrimestre del año. Y los pronósticos son de todos los gustos y colores, como de costumbre, aunque a mitad del curso el escenario se muestre muy influenciado por los avances de estos últimos meses, por la solidez de los datos de la economía, reforzados por mejores previsiones, al menos, más optimistas, y, finalmente, en base a la creencia general de que las empresas recuperan posiciones, mejoran resultados trimestrales. Quizá una mirada sobre las cotizaciones del Selectivo serviría para comprobar las ganancias de valor en los últimos meses, al tiempo que se generaliza la sensación de incertidumbre sobre los próximos meses. La creencia mayoritaria indica que el mercado bursátil ha avanzado en cantidad suficiente como para considerar llegado el momento de realizar beneficios. La estabilidad empresarial y la política, una vez despejadas las dudas sobre los presupuestos, esperan tan sólo que los resultados empresariales confirmen que la Bolsa refleja fielmente la cara de la economía, aunque como siempre, con el debido cuidado, dada la revalorización excesiva en muchos de los valores del Selectivo.
Después del espléndido sabor de boca que dejó la primera parte del año, con revalorizaciones superiores en varias compañías del Selectivo Ibex35 por encima del 12%, llega el momento de tomar posiciones de cara a la segunda parte del año. Es aquí donde comienzan los `market makers´ de opinión a hacer ruido, a tratar de conducir a los inversores con sus recomendaciones y análisis de la situación. Así se llega al momento de comprobar que el abanico de posibilidades es tan numeroso como amplio su margen de error.

Dominan para la segunda parte del año las recomendaciones positivas, alcistas, avances en general porque las previsiones -ya de resultados semestrales- muestran recuperaciones en la facturación y de los márgenes. Algunos expertos apuntan el hecho relevante de que algunas cotizaciones se encuentran todavía por debajo de sus marcas históricas, lo que les lleva a recomendar compras de sociedades que actualmente se encuentran en máximos anuales. Otros, sin embargo, continúan con el argumento de Trump, al entender que todo lo que rodea al personaje es sinónimo de incertidumbre, al mismo tiempo que de un dólar más débil, lo que funciona como argumento para dejar a un lado la bolsa americana y traer el dinero el Selectivo.

Domina en las previsiones y recomendaciones de analistas la buena sensación que les transmiten -a los analistas- las bolsas europeas. Entienden estos en su mayoría que ahora la zona euro se dirige claramente hacia el crecimiento económico, que la clase política del Continente parece ahora más unida y cohesionada. Y todo parece redundar en que los Gobiernos y las grandes instituciones apoyarán la actividad económica en el resto del año y también en el siguiente. Así el horizonte, pintado con tanto optimismo, los beneficios empresariales se presentan seguros, en cantidad y dispuestos a confirmar las previsiones.

Por tanto, y a la vista del panorama idílico que muestra la inversión en renta variable, todo indica que los inversores multiplicarán sus ganancias en lo que resta de ejercicio. Opiniones de los analistas que, sin embargo, al menos hasta el momento, que el euro lleva camino del 9% de subida respecto al dólar y que esto, sin duda, puede terminar con la bonanza de las exportaciones, para muchas economías, la española sin ir más lejos, la tabla de salvación en los últimos tiempos. Tampoco se escucha ni se puede leer en los análisis alguna certeza sobre el rumbo que tomarán los tipos de interés americanos para lo que resta de año, incertidumbre que alimenta a diario la Reserva Federal. Por otro lado, el entusiasmo europeo que había alimentado la posibilidad de una subida de tipos en Europa y el freno en la compra de activos, pudo ser moderado a tiempo para que la sangre no llegase al río y provocase una nueva apreciación de la divisa común.

A tenor de las recomendaciones, previsiones y opiniones de los intermediarios, quizá sería interesante que la CNMV, en tanto que vigilante de cuanto sucede en los mercados, considerase que las opiniones de los gestores, brokers y demás analistas del mercado llevan, en ocasiones, una carga excesiva de optimismo interesado. Interesados en los valores que representan, de sus clientes son, sin embargo, la fuente principal de formación de la opinión del inversor particular, de los miles de pequeños ahorradores. Porque muchas de las opiniones que hoy se pueden leer en algunos medios de comunicación parecen alentar a los más pequeños inversores a tomar decisiones desafortunadas. Algunas normas deberían servir para controlar los excesos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...