edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
24/11/2016
LA OREJA DE LARRAZ

El Europarlamento respalda el proyecto que establece límites nacionales para las emisiones de contaminantes

Javier Ardalán
El Pleno del Europarlamento ha respaldado el proyecto legislativo que establece límites nacionales más estrictos para 2030 para las emisiones de los principales contaminantes, incluidos el óxido de nitrógeno, las partículas finas y el dióxido de azufre.
Los nuevos topes ya han sido acordados informalmente con la presidencia holandesa del Consejo. La contaminación atmosférica causa alrededor de 400.000 muertes prematuras al año en la UE.

A pesar de los avances de los últimos decenios, el nivel de contaminación atmosférica de la Unión Europea sigue haciendo mella en el medio ambiente y en la salud. La Comisión Europea estima que el coste en sanidad en la Unión Europea a causa de la contaminación atmosférica se sitúa entre 390.000 millones y 940.000 millones de euros anuales.

La directiva propuesta, que sustituiría a la Directiva sobre techos nacionales de emisión de determinados contaminantes atmosféricos, fija objetivos nacionales de reducción para seis contaminantes (SO2, NOx, NH3, COVNM, PM2,5 y CH4) con vistas a 2020 y 2030. También aplicaría el Protocolo de Gotemburgo, modificado en 2012.

La Comisión Europea estima que el coste de la aplicación se situaría entre 2.200 millones y 3.300  millones EUR anuales. El 30 de junio de 2016, la Comisión, el Consejo y el Parlamento llegaron a un acuerdo en el marco del diálogo tripartito interinstitucional. Se prevé que dicho acuerdo, refrendado por la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) el 12 de julio de 2016, se someta a votación en primera lectura en la sesión plenaria de noviembre.

La Agencia Europea de Medio Ambiente estima que en 2011 la concentración de PM2,5 y de ozono causarán, respectivamente, 430.000 y 16.000 muertes prematuras en la Europa de los Veintiocho. Las conclusiones extraídas por la OMS son que la contaminación atmosférica incrementa el riesgo de numerosas enfermedades (respiratorias, cardiovasculares y cáncer), con efectos a corto plazo (graves) y a largo plazo (crónicos).

Estudios recientes indican que la exposición a la contaminación durante el embarazo o la primera infancia puede afectar al desarrollo del feto y del niño, así como desencadenar enfermedades más adelante. Las repercusiones para la salud están asociadas, sobre todo, a las partículas en suspensión, el ozono, el dióxido de azufre y los metales pesados (arsénico, cadmio, plomo, mercurio y níquel).

La nueva legislación, que fue respaldada por 499 eurodiputados, con 177 en contra y 28 abstenciones, incluye compromisos nacionales de reducción de las emisiones de dióxido de azufre (SO2),  óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles no metánicos (COVNM), amoníaco (NH3), y micropartículas (menos de 2,5 micrómetros de diámetro).

Los recortes propuestos reducirán el efecto de la contaminación atmosférica en la salud en un 50% de aquí a 2030. Según la Agencia europea de medio ambiente, el origen de estos contaminantes es diverso.

Las micropartículas provienen sobre todo de la calefacción, la industria y el trasporte, el óxido de nitrógeno (NOx) es responsabilidad fundamentalmente del sector del transporte, las emisiones de dióxido de azufre (SO2) tienen su origen principal en la producción de energía y el transporte no por carretera, la práctica totalidad de las emisiones de amoníaco (NH3) provienen de la agricultura, los compuestos orgánicos volátiles no metánicos son emitidos principalmente por la calefacción y el transporte, y la mayoría del metano (CH4) viene de la agricultura, la basura y el sector de la energía.

Tal y como defendía el PE, el texto reitera el compromiso de la UE de identificar y reaccionar ante los fallos en la legislación comunitaria en lo relativo al control del origen de las emisiones, puestos de manifiesto con la discrepancia en la medición de emisiones de los coches diésel en laboratorio y en condiciones reales de conducción.

El Consejo insistió en dejar fuera de la normativa el metano, aunque la Comisión advirtió de que podría plantear modificaciones al respecto más adelante.
En 2010 la contaminación atmosférica causó alrededor de 400.000 muertes prematuras en la UE y expuso a más del 62% del territorio a la eutrofización,

incluyendo un 71% de los ecosistemas de la red “Natura 2000". En total los costes oscilan entre 330.000 y 940.000 millones de euros al año, incluido un perjuicio económico directo de 15.000 millones de euros por días de trabajo perdidos, 4.000 millones en gasto sanitario, 3.000 millones por pérdidas de cultivos y 1.000 millones por daños a edificios (datos de la Comisión Europea).

El incumplimiento de los estándares vigentes de calidad del aire y de las obligaciones de la UE en el marco del Protocolo de Gotemburgo impide una mejor protección de los ciudadanos de la UE y del medio ambiente.

El 32% del territorio comunitario sigue sin cumplir los estándares para partículas en suspensión (el 24% del territorio en el caso del dióxido de nitrógeno), y 40 millones de ciudadanos están aún expuestos a niveles de PM10 (partículas en suspensión) por encima de los límites comunitarios.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...