edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
18/02/2011

El exceso de normas nacionales para complementar la prevención del fraude dificulta el control transfronterizo

Javier Ardalán
Las actividades financieras han avanzado muy por encima de las no financieras en la detección de sospechosos de transacciones de blanqueo de dinero, lo que supone que los lavadores de capital tratan de utilizar las técnicas que implican los circuitos de actividad no financiera. Así se reconoce en un informe elaborado por la multinacional de servicios profesionales Deloitte para la Comisión Europea sobre el impacto de la Directiva Antiblanqueo, que destaca que la mayoría de los Estados han adoptado medidas más estrictas que las exigidas por la Directiva, sin embargo, el estudio destaca que existe muy poca transparencia sobre la adopción de estas medidas, lo que supone que no puedan ser aprovechadas en las actuaciones transfronterizas. Por ello, los especialistas de Deloitte recomienda la creación de una base de datos unificadas sobre rodo este tipo de medidas más estrictas que las de la normativa comunitaria.

Incluso, el estudio recomienda que es recomendable, en general, evitar una excesiva diversidad en la aplicación de normas más estrictas  entre los Estados miembros para evitar las complicaciones de la condicionalidad de las fronteras.

Aunque el enfoque basado en el riesgo está presente en todos los Estados miembros, y las ventajas que puede ser claramente demostrado, la aplicación práctica no está exenta de dificultades, fundamentalmente porque los costes que representan las tecnologías de la información son muy elevados y en el caso de las entidades no financieras, la falta de éstas obliga a soportar un mayor incremento de la carga burocrática. Por esta razón, las entidades financieras rebajan el nivel de control y no aplican todas las normas de previsión exigibles a todos sus clientes.

Todos los Estados miembros de la UE exigen que las entidades deben aplicar las medidas de diligencia debida sobre las transacciones ocasionales por un valor de 15.000 euros o más, si la operación se lleva a cabo en una única operación o en varias operaciones que parecen estar vinculados. Sin embargo, nueve Estados miembros, preferirían situar el umbral por debajo de esos 15.000 euros. El problema a la hora de armonizar estas ideas, es que en la mayoría de los Estados miembros, el término "varias operaciones que parecen estar vinculadas" no está definido y por tanto, resulta diferente.

Aunque no es requerido por la Directiva, once Estados miembros exigen que sobre las transacciones en efectivo por encima de un determinado umbral se informe a la Unidad de Información Financiera (UIF). El umbral de información difiere de un Estado miembro a otro y de una actividad a otra. Seis de los Estados miembros incluso prohíben las transacciones en efectivo. Sin embargo, la mayoría de los  interesados están en contra de la introducción de dicha prohibición en la UE.

Por otra parte, ninguno de los Estados miembros han identificado explícitamente las operaciones internacionales con el comercio como un alto riesgo en su legislación contra el lavado de dinero. Sin embargo, la mayoría de ellos han indicado que este tipo de transacciones pueden ser consideradas como de alto riesgo, aunque si existen ciertos indicadores considerados de ‘bandera roja’ están presentes.

Un gran número de entidades afectadas, especialmente en el sector financiero, y las asociaciones profesionales han implementado medidas tales como programas de formación específica y procedimientos internos para hacer frente al dinero basado en el comercio de capitales. En lo que respecta a la detección del blanqueo de capitales, las entidades cubiertas, en la práctica, en su mayoría se centran en las circunstancias de la transacción para determinar si una transacción es sospechosa como la naturaleza de los bienes afectados rara vez puede ser adecuadamente verificada debido al insuficiente conocimiento sobre la naturaleza de los bienes o la falta de experiencia.

El estudio exhaustivo -de 347 páginas en las que se repasan la legislación y los instrumentos de los socios de la Unión para perseguir esta figura delictiva- se dedica un apartado especial al Órgano Centralizado de Prevención de blanqueo de capitales del Notariado español. “Resulta interesante el desarrollo del Índice Unificado (base de datos centralizada), un sistema que permite reforzar la implicación de los notarios en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y que maneja información desde 2004”, asegura el informe. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...