edición: 2455 , Jueves, 26 abril 2018
20/10/2014

El fabricante ucranio de tubos Interpipe, al borde del abismo, pretende aumentar sus ventas a Europa

El magnate Viktor Pinchuk tropieza con los reguladores rusos por un agujero en una aseguradora

Interpipe de Ucrania, uno de los principales fabricantes de tubos de acero al carbono de bajo coste, que fue objeto de una investigación este año por dumping por parte del Departamento de Comercio de Estados Unidos, se encuentra al borde del abismo financiero. De acuerdo con sus resultados para 2013 que la empresa no ha publicado en su página web, pero que ICNreport ha podido ver, la caída de la actividad económica en su país de origen que ha sido del 6% el año pasado ha reducido sus ingresos por ventas en 138,3 millones de dólares con un total de 392,8 millones. Las ventas en el mercado interior representaban para Interpipe el 30% de sus ingresos, pero con la retracción esa participación se ha reducido al 26%. Es significativo que la caída de ventas en el mercado ruso, cazajo y bieloruso (del acuerdo aduanero del CIS) ha sido de 91,2 millones de dólares para un total de 405,8 millones de dólares. Las ventas a Rusia representaron el año pasado un 27% del total. El problema es que desde julio de 2013 los contratos con Rusia, Kazajistán y Bielorusia han sido cancelados.

De acuerdo con sus cuentas la empresa tiene un pasivo vencido para reestructurar de 1.026 millones de dólares entre los cuales hay una emisión de bonos de la que son acreedores entre otros bancos europeos. Pero lo más llamativo en este sentido es una nota del auditor, Ertnst & Young, en la cual se afirma que los “pasivos actuales del grupo exceden a sus activos en 649,1 millones de dólares”. Como no podía ser de otra forma con ese cuadro, el auditor advierte que las cifras ponen en cuestión la capacidad del grupo para mantenerse como una empresa en funcionamiento. Las pérdidas de Interpipe el año pasado ascendieron a 73 millones de dólares. La investigación del Departamento de Comercio estadounidense de acuerdo con fuentes del sector de los tubos de acero fue iniciada a expensas de una denuncia efectuada por el competidor francés de la empresa ucrania, Vallaurec. Interpipe compite directamente además con la española Tubos Reunidos, y el grupo italiano Tenaris. El fabricante ucranio de tubos consiguió en agosto pasado eludir al departamento de Comercio estadounidense que no vio motivos para actuar en contra de Interpipe.

La empresa, propiedad del magnate ucranio Viktor Pinchuk, mientras camina por el borde del abismo designó miembro de su consejo a Ulrich Becker ex alto ejecutivo de la principal distribuidora de acero del mundo, Klöckner. Becker era socio mayoritario de una empresa del sector de la comercialización de aceros adquirida por Klöckner, y es un experto en los mercados de Europa y Estados Unidos. De acuerdo con fuentes del mercado Interpipe aspira a diversificar sus ventas y apuesta a incrementar su participación en Europa y Estados Unidos. Pero la situación de la empresa parece crítica por la pérdida de su mercado en las naciones del CIS y su principal cliente a nivel internacional, Gazprom. No parece viable que Pinchuk logre que las ventas que hasta ahora representaban un 19% de su total logren de buenas a primeras sustituir los mercados perdidos y la crisis dentro de su país de origen.
Mientras, la empresa no tiene fácil su reconversión de costes. El gas y la electricidad representan en el capítulo de costes de producción de la empresa un 18% del total con 219,8 millones de dólares. El tema es que de acuerdo con las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) las tarifas de energía subsidiadas tiene que ser abandonadas por el país y las de gas tiene que subir un 40% mientras se tienen que liquidar las deudas con el proveedor Naftogaz que a su turno tiene una deuda colosal con la rusa Gazprom.

De acuerdo con la información de Interpipe a sus bonistas la deuda con Naftogaz es del orden de los 40 millones de dólares, pero la empresa de gas ucrania ha reclamado por vía judicial a la empresa de Pinchuk una deuda de 70 millones de dólares sin resultados hasta el momento.

Mientras la caja de la empresa ha caído de forma drástica de 119,8 millones de dólares en diciembre de 2012 a 34,5 millones de dólares en diciembre de 2013. No hay estimaciones del valor presente de la caja, pero no parece que dadas las circunstancias haya mucho dinero. Lo cual supone que Interpipe está realmente al pie de los caballos sin contar con que la empresa, que no ha hecho mención alguna a los problemas reales en su mercado interior en sus notas al balance, tiene sus plantas en el Este del país la región alzada en armas contra el Gobierno de Kiev. Mientras sus ventas interiores dependen de las órdenes del Gobierno para tuberías en el sector de gas y petróleo y sistemas de ruedas para transporte ferroviario, los únicos productos de las fábricas de Pinchuk.

El magnate, que formó su imperio a finales de la década de 1990 gracias a las privatizaciones ordenadas por el ex presidente ucranio Leonid Kuchma, de quien es yerno, tiene intereses en Rusia. Hasta la invasión de Crimea Pinchuk tenía una relación privilegiada con el régimen vecino. A tal extremo que tiene fuertes intereses allí. Entre ellos una aseguradora, Rossiya (Rusia), dedicada al seguro obligatorio de automotores. Pero este año el banco central de Rusia le retiró a la aseguradora la licencia para operar, la intervino, y ordenó un análisis forense de las cuentas de la empresa.

De ese análisis surgen datos que indican que uno de los elementos que ha contribuido a la insolvencia de Rossiya es un agujero de unos 160 millones de dólares. En realidad Pinchuk retiró fondos de la aseguradora dando en garantía letras de cambio de un grupo fantasma de su propiedad con sede en Chipre. El asunto se las trae porque parte de la operación en Rusia, como la salida de los fondos en divisas del país, se tienen que haber hecho sorteando los controles de cambio, algo que es casi imposible de hacer a menos que haya funcionarios dispuestos a cobrar para autorizar la salida de fondos. Un escenario que puede complicar aun más el futuro de Pinchuk y su grupo de empresas.

La ruptura con sus antiguos protectores rusos, incluida alguna personalidad del entorno del presidente Vladimir Putin, y la crisis militar y política en Ucrania se han combinado para poner al grupo Interpipe en situación extrema. Sus competidores europeos analizan atentamente las vías de escape que este oligarca políticamente bien conectado con Estados Unidos y Reino Unido, pueda poner en marcha. Su presencia comercial en el mercado de tubos de acero al carbono siempre puede enturbiar las condiciones de la competencia.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...