edición: 2558 , Jueves, 20 septiembre 2018
17/07/2009

El fantasma de la quiebra lleva a los ayuntamientos a forzar al Gobierno el modelo de financiación municipal

Javier Ardalán

Los municipios se encuentran, más que nunca, con el agua al cuello y algunos ayuntamientos cerrarán con déficit en 2009 y 2010, después de que algunos ya lo hicieran el pasado año. Por ello, fijar el nuevo sistema de financiación se ha convertido en una necesidad vital para los ayuntamientos. Así, el Gobierno y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) se reunirán finalmente el próximo 21 de julio para abordar la fase final de la negociación sobre el nuevo modelo de financiación local. Máxime, cuando junto el descenso de la  recaudación generado por la actual crisis económica, fundamentalmente en materia urbanística, vienen ahora a sumarse los efectos de la futura Ley de Servicios, que pretende reducir los trámites administrativos para el establecimiento de actividades de servicios en la Unión Europea, y que supondrá la desaparición de las licencias, que en buena parte han venido alimentando los presupuestos municipales.

La adaptación de las ordenanzas municipales a esta Directiva comunitaria posibilitará la agilización de los trámites administrativos, facilitará la puesta en marcha de actividades de servicios y acabará con los retrasos para la apertura de negocios y para la puesta en marcha de proyectos emprendedores.

Comercio, sanidad, transportes, medio ambiente, energía, deportes, espectáculos públicos y sociedad de la información son los sectores con ordenanzas municipales potencialmente afectadas.

El objetivo del nuevo sistema busca la existencia de un solo modelo de financiación local para todos los municipios, para que no se produzcan desequilibrios entre poblaciones de distintos territorios y acabar con la actual dependencia de las políticas coyunturales de las comunidades autónomas para obtener los fondos que les corresponden.

Los representantes municipales están demandando al Gobierno que les de a conocer la cantidad con la que podrán contar los ayuntamientos para discutir la línea de financiación autonómica en la próxima reunión de la Comisión Ejecutiva de la Federación Española de Municipios y Provincias (Femp), que tendrá lugar el próximo 28 de julio con la finalidad de que en el mes de octubre el Estatuto de Autonomía Local y el modelo de financiación estén en el Congreso.

El problema fundamental, a parte del desconocimiento que existe cada año de los fondos que se percibirán de las comunidades autónomas a la hora de hacer los presupuestos anuales de los municipios, es que vienen asumiendo constantemente nuevas competencias a las que tienen que hacer frente a pesar de que sus ingresos se reducen.

La Femp se muestra dispuesta a no alejar la aprobación del nuevo sistema de la fecha en que se ha logrado la aprobación del nuevo modelo de financiación regional, porque consideran que perderían fuerza para presionar y lograr sus objetivos. Por ello, el presidente de la Femp, el socialista Pedro Castro, asegura haberse reunido ya con todos los portavoces de todos los grupos políticos y dice que todos le han transmitido que van a votar favorablemente, aunque en la actualidad existe un enfrentamiento abierto entre este organismo representativo de los ayuntamientos y el PP.

En la actualidad cuentan con un Fondo Estatal de Inversión Local, de 8.000 millones de euros,  que ha contribuido a la creación de empleo en los municipios españoles en los últimos tiempos.

De manera puntual, el Gobierno de Zapatero ha realizado este año una nueva dotación de 5.000 millones se está dedicando a inversiones productivas sostenibles, a la renovación tecnológica, al ahorro energético y al desarrollo de la Ley de Dependencia. Como complemento de este fondo, que se pondrá en marcha en 2010, se establecerá una línea especial que el Gobierno está diseñando para innovación y tecnología, que favorecerá a los ayuntamientos con menos de 30.000 habitantes.

La necesidad de lograr un sistema equilibrado es fundamental, fundamentalmente para evitar situaciones como la que se vive actualmente en el País Vasco, donde los municipios han  pedido la condonación de los 253 millones de euros que, con la caída de la recaudación de impuestos prevista, los 251 ayuntamientos vascos deberán devolver a las tres diputaciones a principios del próximo año.

Gran parte de los ayuntamientos vascos tienen su principal ingreso en las aportaciones que reciben de las diputaciones, el llamado Fondo Foral de Financiación Municipal.

El dinero se recibe a cuenta, en base a las previsiones de la recaudación de ese año. Con él, asumen junto a las diputaciones el riesgo compartido de que se alcancen o no los ingresos tributarios estimados. En los últimos diez años, la fórmula siempre había dado resultados positivos, de forma que los municipios incluso recibían al principio del siguiente ejercicio una paga extraordinaria al cerrarse la recaudación. Pero con la recesión económica han recibido más dinero de lo recaudado, por lo que cuando se  ha cerrado el ejercicio 2008, se ha comprobado que tienen que devolverlo. Algo que a la mayoría les parece imposible.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...