edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
18/12/2009
OBSERVATORIO DE ECONOMIA

El fracaso empresarial como una oportunidad de aprendizaje

CÍRCULO DE EMPRESARIOS
La Carta Europea de la Pequeña Empresa (2000) reconoce que un cierto grado de fracaso acompaña a la iniciativa responsable y al riesgo, y que ha de enfocarse como una oportunidad de aprendizaje.

Para la literatura económica el cierre de empresas es un elemento compatible con el desarrollo económico. Así, una tasa de supervivencia baja no constituye necesariamente una causa de preocupación. Un estudio reciente de la OCDE muestra que los índices de supervivencia de empresas durante un período de cuatro años son más bajos en los EEUU que en los países de la Europa continental, lo que confirma que la desaparición de empresas puede ser compatible con el dinamismo económico.

Existe una elevada correlación entre los índices de creación y desaparición tanto en la UE como en los EEUU, lo que sugiere un continuo proceso de destrucción creativa mediante el cual las empresas de baja productividad salen del mercado y otras nuevas las sustituyen. Además, aunque existe una correlación natural entre la coyuntura económica y la cantidad de insolvencias, las quiebras también se producen en periodos de gran crecimiento del PIB lo que se convierte en una consecuencia directa de la renovación empresarial. A pesar de esta visión positiva que la literatura económica mantiene respecto al fracaso empresarial, su papel no es bien comprendido en nuestra sociedad

El empresario en quiebra se enfrenta en la UE a la estigmatización. Como consecuencia, sólo una pequeña parte de los empresarios que han fracasado hacen otro intento de volver a empezar. Para la opinión pública existe una fuerte relación entre el fracaso empresarial y la incapacidad personal o el fraude. Concretamente, en la UE el estigma está presente en el entorno empresarial, el marco legal y también en el comportamiento cultural y social, lo cual crea obstáculos innecesarios a los empresarios que quieren volver a empezar.

Los empresarios que han fracasado siguen enfrentándose a un ambiente que subestima las nuevas oportunidades creadas por el fracaso. A pesar del conocimiento existente sobre el rendimiento de los que vuelven a empezar, los clientes y las entidades financieras se muestran reticentes a la hora de hacer pedidos e invertir. Aunque está claro que los empresarios en quiebra aprenden de sus errores y consiguen mejores resultados en sus empresas posteriores, nunca superan el estigma del fracaso. Así lo muestran los siguientes datos. Un 79% de ciudadanos comunitarios afirma que darían una segunda oportunidad a los que han fracasado. Pero las actitudes cambian cuando se pasa a la “práctica”: un 47% de europeos serían reticentes a hacer pedidos a una empresa que haya quebrado y un 51% nunca invertiría en empresas con dificultades financieras.

Como demuestra la experiencia, los empresarios que han fracasado aprenden de sus errores y suelen tener más éxito la segunda vez. Los empresarios que vuelven a empezar consiguen normalmente un crecimiento más rápido que las empresas recientemente fundadas, y sus empresas, cinco años después, registran unos buenos índices de supervivencia.

· MÁS INFORMACIÓN

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...