edición: 2973 , Lunes, 25 mayo 2020
15/03/2011
Los SIP no hacen los deberes, no rematan el cierre de oficinas ni el recorte de plantillas

El FROB mete prisa a las cajas para que hagan los ajustes

Un fondo árabe cambia de planes, empresarios y ricos españoles se descartan como inversores
Juan José González

En contra de lo que cabría esperar, la comunicación del Banco de España el pasado jueves, se ha convertido en un auténtico freno a la intención de varios actores -empresas, empresarios, y entidades financieras- interesados en la reordenación del sector financiero. Veían una buena oportunidad de inversión mediante la entrada en el capital de algunas de las cajas en apuros, con necesidad de recursos ajenos para completar la ratio de solvencia exigida por el Banco de España. Sin embargo, no ha sido el conocimiento real de una situación, el hecho de figurar en una relación de 12 entidades en situación comprometida, con la amenaza de nacionalización de fondo, el principal motivo de freno y/o rechazo a seguir avanzando o, siquiera, a acercarse a una de estas entidades. A la ausencia de planes alternativos a la salida a Bolsa de algunos SIP, o la falta de cumplimiento de los plazos en otros, se está uniendo la lentitud de las entidades con dinero del FROB en llevar a cabo los recortes comprometidos en oficinas y plantilla. En suma, motivos suficientes para que los pocos interesados en el lote no se lo piensen dos veces y engranen la marcha atrás.

El viernes pasado se conocía el rechazo de uno de los fondos árabes, que en un principio había mostrado su interés por invertir en el capital de Banco Base y que ahora, aunque no descartaba su intención –compromiso tras la gira del presidente del Gobierno español por algunos emiratos árabes- de estudiar la inversión en otro SIP. De la misma forma, el dueño del grupo textil gallego Inditex, Amancio Ortega, rechazaba la invitación que varios financieros locales –entre ellos, seguramente, Novacaixagalicia- así como políticos próximos al presidente de la Xunta Núñez Feijóo, en un intento desesperado por detener el camino hacia la nacionalización en los próximos meses.

La actividad de varios de los SIP en busca de capital ha sido especialmente activa con anterioridad a la publicación de la lista del Banco de España. En otros casos, la actividad sin prisas pero sin pausas, se mantiene tras la comunicación de la insuficiencia de capital en las 12 entidades financieras (8 grupos de cajas y cuatro bancos). Es el caso de Bankia, cuyo presidente Rodrigo Rato, ha mantenido contactos en los últimos días con los mayores grupos bancarios europeos, uno de ellos español, aunque sin éxito ante los numerosos cambios que prevén en las próximas semanas. El sector espera conocer el resultado de las conversaciones que mantienen tres de los SIP actuales que finalmente pueden terminar en un nuevo grupo.

Desde la dirección general del FROB, ya se han encargado de recordar a las entidades financieras que firmaron el contrato de ayudas, que deben respetar los planes de reestructuración en marcha, ejecutando las medidas que crean oportunas para cumplir con los compromisos firmados entre las cajas y el citado fondo. La dirección de este mostraría así su preocupación por los efectos que un posible retraso –como es el caso- en las decisiones de las cajas estuviera haciendo de freno a la entrada de fondos privados para su recapitalización, al tiempo que desincentivaría el interés de grupos bancarios y empresariales por tomar parte en la reordenación del sector.

Sin embargo, todavía queda camino por recorrer en ese trabajo de sanear los balances de entidades o SIP como Novacaixagalicia, Catalunya Caixa, Unnim, Banca Cívica, Banco Base, Bankia o el grupo Mare Nostrum (BMN). A todos ellos, el Banco de España les comunicó con antelación a la publicación del jueves pasado, el interés general de todas las partes que intervienen en la reordenación en avanzar en los plazos y compromisos adquiridos para cubrir las etapas fijadas por el ministerio de Economía en el Real Decreto-Ley referido a la reforma del sector.

Precisamente estas operaciones que se producirían en lo que ya se denomina ‘segunda ronda’ de la reordenación bancaria, esta siendo observada por los inversores interesados con cautela, puesto que además del retraso en cerrar las necesidades de recursos financieros para cubrir la ratio de solvencia, son, asimismo, los SIP de mayor tamaño los que acumulan mayor demora en la ejecución de los planes de ajuste de plantilla y oficinas.

Esta parece haber sido una de las principales causas por las que el fondo del Golfo Pérsico habría rechazado la comunicación inmediata de la primera operación de inversión en un SIP. Es el caso de Banco Base, fusión de Cajastur, Mediterráneo, Cantabria y Extremadura, el SIP que habría ejecutado la mayoría de las 2.200 prejubilaciones previstas pero que, en cierre de oficinas no alcanzaría al 20% de las 500 anunciadas. Banca Cívica se encuentra a mitad de camino en sus planes de ejecución, mientras Bankia acusa cierto retraso. La caja castellana, Caja Duero España, es la que con mayor celo parece estar cumpliendo con sus compromisos, lo que la situaría más cerca de cerrar otra operación de forma inmediata, en este caso con Unicaja.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...