edición: 2724 , Viernes, 24 mayo 2019
05/04/2017
Implica mayor responsabilidad para la banca

El futuro de las pensiones obliga a un mayor protagonismo del ahorro privado

Los expertos sugieren que el ahorro se convierta en los próximos años en el complemento del sistema público de pensiones, donde la banca jugaría un papel de intermediador relevante
Juan José González
A vueltas con las pensiones, mucha reflexión y ninguna solución, sólo propuestas, debates y enumeración de las múltiples consecuencias en función de las alternativas. Continúan los expertos reunidos estos días considerando hipótesis sostenibles y buscando soluciones salvadoras de futuro para las pensiones, para un sistema público de pensiones al que le falta aliento y al que las reformas de 2011 y 2013 apenas le han aportado la vitalidad suficiente para resolver los desequilibrios financieros. El de pensiones es el mayor gasto que contempla el documento contable público, los Presupuestos Generales del Estado, casi 140.000 millones de euros que se necesitan para hacer frente al pago anual de las pensiones. Es una partida que presenta desequilibrio tan importante como preocupante y que, por tanto, y dado su singular carácter y naturaleza, necesita de un reequilibrio urgente. En ello están sesudos expertos, economistas y políticos, sociólogos... conocedores todos del problema, problemas de la estructura de ingresos y gastos, de la evolución demográfica, del desempleo y, en general de todos los factores que penalizan la llegada de ingresos y aceleran la salida de gastos.
Dos reformas (2011 y 2013) que han servido para algo, pero que es poco porque el déficit de la Seguridad Social sigue aumentando a un ritmo que el grupo de expertos es incapaz de seguir, de asumir o, quién sabe, si de comprender en todas sus dimensiones. En espera de soluciones, el Gobierno ya debería estar probando algún mecanismo de auxilio al sistema público: quizá las entidades financieras se mostrarían receptivas a asumir un papel más influyente y destacado en favor de la asistencia al sistema. La posición de las entidades financieras en el ahorro privado debería ser considerada como una ventaja para solucionar un problema en fase de crecimiento desbocado. 

En el debate que se realiza estos días en el Congreso de los Diputados, los expertos allí reunidos, barajan viejas ideas, nuevas, diversas combinaciones o mezclas de unas y otras variando las proporciones. Por motivos de calendario -coincidencia temporal con la presentación de los presupuestos del Estado- y la evidente implicación financiera de las pensiones, abundan en ese debate las referencias a los presupuestos del Estado en tanto que es origen de la financiación de las pensiones.

En este debate hay que citar al Banco de España, una referencia obligada aunque su aportación al asunto es parca y austera, pues sus análisis y soluciones se basan a menudo en hipótesis (de creación de empleo y productividad) irreales, excesivamente optimistas. No son los estudios del supervisor los únicos que parecen errados en sus aportaciones, ya que otros análisis del problema real (la sostenibilidad del sistema de pensiones) advierten sobre el carácter temporal y no recurrente de algunas variables, como por ejemplo, el que toma como referencia de análisis el aumento del empleo en España, espectacular a tenor de las cifras de los últimos meses, en tanto que está originado, casi en su totalidad, por el empleo en el sector turístico. Y éste no parece que vaya a repetirse en igual medida en los próximos años.

Sin embargo, que sea el mayor gasto presupuestario del Estado, junto al voluminoso desequilibrio que le acompaña, no es suficiente para que sea la primera entre las todas las preocupaciones de los responsables políticos. Al menos, eso es lo que parece a todas luces, visto que la solución al desajuste de las citadas cuentas se hace esperar. Quizá sea uno de esos asuntos que se dejan para el final de la crisis. El peligro en este caso sería que para entonces los supervivientes estarían más cerca de la próxima crisis, haciendo cola.

Y así los desajustes, todo apunta a que los responsables políticos consideren en sus propuestas la mayor participación del ahorro privado como complementario al sistema público, para empezar a corregir el desequilibrio de las pensiones, lo cual, con todos sus riesgos, ventajas e inconvenientes, convertiría al sector bancario en una parte de la solución. El recurso al aumento de los impuestos como bálsamo para arreglar todos los males, no debería ser en todo caso ni en último extremo, la conclusión final de los expertos, por mucho que en sus propuestas ya se estén advirtiendo algunos signos de temeridad más propios de las prisas (que las hay) y de los miedos (que son muchos) que de la razón y del sentido común que deben prevalecer en las decisiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...