edición: 2285 , Lunes, 21 agosto 2017
20/10/2011
Quieren romper la dinámica: bajada de rating igual a venta masiva de deuda

El G20 propondrá normas para terminar con la impunidad de las calificadoras

Los bancos centrales aspiran a cambiar las cláusulas de los reglamentos de fondos y evitar la venta masiva de deuda tras una pérdida de rating
Juan José González

Se agotan los escalones, la planta baja esta a escasos cinco pasos, desde donde ya se puede ver la entrada al sótano. Es el espectáculo que dibujan las tres agencias de calificación crediticia a la deuda española, a la que degradan sin paliativos. Deuda que va dejando por el camino las ‘aes’ tan apreciadas por los analistas y tan necesarias en las carteras de fondos de pensiones e inversión. Moody´s, de nuevo, se suma a Fitch y a S&P al estimar motivos suficientes para imputar a la deuda española por su presunta vulnerabilidad en la crisis de la deuda, por el dudoso crecimiento de su economía y porque esta descontando que cuenta con todos los boletos para incumplir los compromisos de déficit. Así que, al final, es probable que hasta las agencias tengan buena parte de razón en ese descuento creciente de letras, de ‘aes’. La próxima reunión del G20 puede ser el principio del final en la falta de sanciones a las calificadoras.

Ahora los niveles de calificación crediticia se bajan de dos en dos: “al menos si fuera de uno en uno nos daría más juego” bromeaban dos operadores del mercado de deuda. Como señala un profesor de master de la IE Business School, “que sean dos escalones no significa que se quiera ocasionar mayor castigo, si no que la probabilidad de que se cumplan al unísono dos o tres variables –como es el caso- es la hipótesis más certera”. Aunque por otro lado, no debe extrañar que las tres agencias coincidan en el mismo diagnóstico puesto que utilizan idéntica metodología y en sus análisis se sirven de las mismas fuentes de información, incluso en muchos casos se comparten clientes.

En cualquier caso, las paradojas creadas, no por las agencias, si no por la praxis de su actividad, están empujando a Gobiernos y bancos centrales a adoptar posturas comunes que en breve pueden verse reflejadas en nuevas normas de actuación tendentes a que las calificadoras en cuestión modifiquen obligatoriamente algunos criterios de valoración. Pero no solamente deben modificar criterios las demonizadas agencias de calificación, siempre ‘el malo’ de la película, si no que los Gobiernos y bancos centrales tienen su parte de responsabilidad en el asunto.

Algunos estudiosos del tema apuntan a que es preciso intervenir en las agencias y sus ratings de forma similar a la que se trata una epidemia de gripe: primero se aplica la vacuna, inoculando el virus en el cuerpo para evitar, de raíz, los efectos de la enfermedad cuando esta haga acto de presencia. Aplicado al caso, sería algo así como que los bancos centrales y el BCE procedieran, inmediatamente, a cambiar las cláusulas de los reglamentos de fondos de inversión y pensiones –también en bancos y aseguradoras- que rigen las políticas de adquisición de activos. Ya se sabe que la pérdida de un escalón o un cambio en la ‘perspectiva’ conlleva la venta masiva de un activo en cartera.

Cláusulas que recogen los criterios para hacer esas compras de deuda, como es el de referenciar (externalizar, dicen los técnicos) las políticas de compras de deuda –pública o privada- en los dichosos ratings. Es una práctica que supone depositar la responsabilidad de la compra en un tercero, en las agencias de rating, por el simple hecho de asignar una nota determinada. Responsabilidad que hasta la fecha –y no han faltado casos últimamente desde septiembre 2007- no consta que haya sido exigida por ningún banco central, entidad financiera privada ni institución supranacional.

¿Qué sentido tiene que los prestamistas se sigan guiando por criterios de calificación crediticia, solvencia o rating en la compra de un activo, cuando ni el mismo Banco Central Europeo aplica el mismo criterio –garantías- en la adquisición de deuda soberana? Pues curiosamente, los bancos centrales dan por buena como garantía de los préstamos que conceden a los bancos privados las emisiones calificadas por las agencias con un determinado rating.

Asunto polémico que deberán resolver Gobiernos y gobernadores de bancos centrales con la colaboración de los banqueros privados, de lo contrario, Moody´s, Fitch y S&P seguirán esgrimiendo razones de libertad de expresión –de opinión- para eludir sus responsabilidades, que también son muchas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...