edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
28/12/2016

El Gobierno argentino depura a su ministro de economía ante el fracaso de los planes de Macri

La inflación, la deuda externa y el déficit fiscal siguen disparados mientras el PIB retrocede 4 puntos
Carlos Schwartz
El presidente Mauricio Macri ha depurado del gabinete al ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat Gay tras el rotundo fracaso de la política económica diseñada por el Gobierno, y ha desdoblado el ministerio de Hacienda de un lado y Finanzas del otro. Para el primero ha designado al halcón liberal Nicolás Dujovne y para el segundo ha promovido al secretario de Finanzas bajo Prat Gay, Luis Caputo. La situación económica de argentina se aproxima a una crisis fiscal sin atenuantes ante la incapacidad del Gobierno de Mauricio Macri de estructurar un plan capaz de generar una mejoría de los síntomas que ya habían despuntado bajo el gobierno de su predecesora, Cristina Fernández. Ante la debilidad política de Macri que requiere de pactos con fuerzas opositoras, entre ellas el Partido Justicialista, para aprobar algunas medidas críticas en el Congreso, y el enfrentamiento con un sector del movimiento sindical el objetivo central de atraer un fuerte flujo de inversión productiva al país ha fracasado de forma estrepitosa.
El año próximo hay elecciones parlamentarias en Argentina para renovar un tercio del Senado y la mitad de la cámara de Diputados, y a la luz de la situación económica del país todo parece indicar que el oficialismo pierda los pocos apoyos que tiene y quede en franca minoría. Lo cual implica que las empresas extranjeras no van a destinar nuevas inversiones a un país que se caracteriza por la inestabilidad política.

Este hecho no obvía la circunstancia de que los altos tipos de interés practicados por el sistema financiero argentino atraigan capitales especulativos de forma intensa, algo que a su turno presiona sobre la inflación. La entrada de capitales calientes ha esterilizado la devaluación practicada por el equipo de Macri al tomar posesión hace un año con la consecuencia que el dólar bajó en el mercado interior mientras subía en todo el mundo. Si los datos no empeoran antes del cierre de este año el producto interior bruto habrá caído un 4% en 2016 de la mano del nuevo Gobierno.

La producción industrial ha retrocedido de forma brutal, con el consecuente incremento de la desocupación. Por contrapartida crece el empleo público discrecional, es decir que al éxodo de funcionarios kirchneristas le ha seguido un ingreso de funcionarios macristas... El Gobierno redujo la inversión en obra pública y los salarios de la administración pública se han devaluado en términos reales por la inflación, pese a ello el déficit público ha crecido en 2016 en torno a los 40.000 millones de dólares. Mientras tanto la deuda del Banco Central con el sistema bancario pasó en un año de 16.000 millones de dólares a 48.000 millones de dólares. Bajo el gobierno de Cristina Fernández el Tesoro financiaba al ejecutivo con emisión monetaria que era drenada del sistema bancario a altos tipos de interés. El gobierno de Mauricio Macri intentó desviar la financiación del estado por la vía del endeudamiento externo, lo cual provocó un aumento de la deuda externa del país en unos 50.000 millones de dólares entre todas las administraciones.

Pero la insuficiencia de este ingreso de capitales, que tuvo como efecto colateral un reforzamiento del peso ante el dólar, no evitó la apelación al Tesoro. La consecuencia de este desaguisado es que aumentó la deuda externa; aumentó la deuda del Banco Central con el sistema financiero a un tipo medio insostenible del 30%; y aumentó la crisis industrial y la desocupación. Mientras tanto siguió entrando al país capital especulativo. Lo cual implica que la recaudación fiscal cayó y caerá aun más, por la reducción del precio de las materias primas y la crisis interna.

Los analistas argentinos entienden que Dujovne va a intentar un nuevo ajuste con aumento de tarifas e impuestos lo cual va a profundizar el retroceso de la industria y el comercio. El ministro saliente, Prat Gay, se enfrentó al presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, por los altos tipos de interés practicados por el banco emisor acusándolo de la crisis industrial y la falta de crédito accesible. Es evidente que ha perdido el pulso y debió abandonar el gabinete. Entre otras cosas porque no hay salida a una situación financiera en el que el país está anegado por dólares especulativos y los bancos se quedan con el margen entre el tipo de interés que les paga el Banco Central y el interés que la banca paga a los inversores en dólares.

En 2016 Argentina escapó a una crisis fiscal merced a un aumento extraordinario del endeudamiento externo e interno. No parece probable que esa puerta siga abierta tras el éxito electoral de Donald Trump en Estados Unidos. El aumento de lo tipos de interés en Estados Unidos y el incremento de las oportunidades de inversión con menor riesgo puede dejar a las economías emergentes sin financiación exterior. Argentina no será una excepción, mientras la inestabilidad económica y la crisis política van a alejar a la inversión productiva.

Si hay una salida de capitales especulativos el sistema financiero se va a desmoronar en Argentina. El Gobierno se enfrenta al reto de un nuevo ajuste que puede provocar una recesión aun mayor de un lado y a un “sinceramiento” del tipo de cambio que va a ocasionar más inflación. La realidad roe la credibilidad de Macri y su equipo pese a las campañas de prensa que pretenden vestir de éxito un rotundo fracaso. Si el Gobierno no logra consolidar un frente interno sólido que le de margen de maniobra parece difícil que logre alcanzar su término constitucional, la sombra de la crisis de 2001 se vuelve a cernir sobre el país.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...