edición: 3076 , Miércoles, 28 octubre 2020
07/05/2012
Con el telón de fondo del triunfo de Hollande en Francia y la derrota europeísta en Grecia

El Gobierno arranca la semana atascado en el saneamiento bancario y dividido en infraestructuras

François Hollande, presidente electo de Francia
Carlos Schwartz

Pese a los anuncios del ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre inminentes acontecimientos en materia de fusiones bancarias y progresos en el frente del saneamiento de las entidades, el último Consejo de Ministros ha sido una verdadera expresión de atasco. Los fuertes enfrentamientos acerca de cómo manejar el proceso de saneamiento de Bankia y la falta de apoyo entre los grandes bancos para la constitución de sociedades participadas por las entidades financieras para sacar de los balances de los bancos los activos inmobiliarios deteriorados han hecho que cualquier decisión en este terreno quede postergada. Por añadidura, las carteras involucradas no logran concretar las vías de financiación de esa operación sin que el engendro parezca a los ojos internacionales un aparato de ingeniería financiera que traslade de sitio los activos pero no contribuya a la capitalización de los bancos. En materia de infraestructuras también se ha desencadenado una guerra de posiciones entre Fomento, Hacienda y Economía. En este área no existe hasta ahora un plan coherente que debe abarcar autovías y autopistas, aeropuertos y Renfe y Adif.

En materia de infraestructuras lo que complica el panorama es la falta de acuerdo en torno al modelo de privatización de aeropuertos que por otra parte implica además conflictos con las dos autonomías que tienen los principales activos del sector: Madrid y Cataluña. El capítulo de Renfe y Adif es por otra parte sumamente espinoso si se tiene en cuenta que el dúo ferroviario se ha lanzado como operador a la conquista de mercados exteriores como la reciente operación de Medina-La Meca liderando a un grupo de empresas españolas vertebradas por Talgo. El nuevo presidente de Renfe lleva desde enero en el empeño de diseñar el nuevo modelo internacional, pero su empeño no puede ser desarrollado al margen de los planes del Gobierno para esas infraestructuras. Estos planes pueden chocar frontalmente con los intereses de las empresas españolas del sector. En cuanto a las autovías y autopistas, no sólo están en juego los ingresos fiscales que contribuyan al mantenimiento de las primeras sino los ingresos de las concesionarias que caen por el menor tráfico.

Así las cosas, un sector del Gobierno, con el Presidente incluido, ha preferido esperar a los resultados electorales en la convicción de que una elección de François Hollande en el país vecino favorecerá las posibilidades de revisar el ritmo de ajuste de las cuentas públicas españolas y reducirá la presión sobre la deuda soberana de nuestro país mientras se intenta zanjar las disputas y se concretan los planes necesarioas.

Sin embargo, el revés de los dos partidos griegos comprometidos con el plan de estabilidad acordado por la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) ha trastrocado las previsiones del ejecutivo español. Tal como adelantara ICNreport  la suma de los votos de Nueva Democracia (19,80%) y PASOK (13,64%) no llega al 40% que era considerado el umbral mínimo de estabilidad parlamentaria. Por el contrario, el voto ha encumbrado a un enconado adversario del plan de estabilidad, la coalición radical Syriza que ha salido con el 16,25% de los votos. Otros adversarios por la izquierda han resultado también fortalecidos, como el Partido Comunista (8,38%), y el izquierdista Aristera (6%)., es decir que el bloque de izquierda opuesto al plan de la UE suma casi tantos votos como los dos grandes partidos. A ello hay que añadir que la extrema derecha, Amanecer Dorado, roza el 7%. Es decir el voto griego se ha polarizado hacia los extremos pero en un claro rechazo a la política de la UE.

Este resultado hace prever que la semana sea de gran inestabilidad en los mercados si tenemos en cuenta las fuertes posiciones a la baja en deuda soberana europea que han reforzado en las últimas dos semanas los grandes inversores institucionales. Como detalle vale la pena mencionar que el fondo soberano de Noruega vendió todas sus posiciones en deuda de Portugal e Irlanda y redujo significativamente las de España e Italia en represalia por las pérdidas sufridas en la reestructuración de la deuda griega en comparación con el Banco Europeo de Inversiones o el BCE que han logrado salvar la ropa en el naufragio.

Tal como están las cosas parece que el compás de espera en el que ha sumido al país el último Consejo de Ministros es muy probable que pase una pesada factura a la cotización de la deuda española de forma más aguda que a la de otros países miembros del euro. Mientras, la UE por boca de su Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios -Olli Rehn- anunció el sábado en vísperas de las elecciones de Francia y Grecia que había llegado la hora de acordar en la UE un programa de desarrollo basado en la inversión pública. Si el anuncio fue un intento de dar un espaldarazo a los partidos europeístas griegos y al presidente saliente de Francia, Nicolás Sarkozy, ha fracasado estrepitosamente. La credibilidad de la UE parece estar en sus horas más bajas.

Si por el contrario la convocatoria de Rehn es un movimiento de reacción al creciente rechazo a las exigencias fiscales de la UE y del Consejo Europeo, la primer resistencia que deberá vencer es la del país que lleva la voz cantante: Alemania. El Gobierno de Angela Merkel, a quien la crisis también está comenzando a deteriorar, considera innegociable el Pacto Fiscal acordado por los países de la zona del euro con el acuerdo previo de Alemania y Francia. La posibilidad de que Holande consiga revisar ese pacto parece poco probable. Sí es posible sin embargo que, a la vista del creciente deterioro de los partidos europeístas, tanto socialistas como conservadores en la zona del euro, España consiga en el medio plazo que el previsible incumplimiento de sus objetivos de déficit sea tratado con más liviandad en un intento de preservar al Gobierno de Mariano Rajoy uno de los pocos convencidos todavía en que la pócima mágica de la austeridad conduce a la abundancia.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...