edición: 3023 , Lunes, 3 agosto 2020
12/06/2014

El Gobierno Bachelet bloquea el proyecto HidroAysén que el saliente de Sebastián Piñera dio por bueno

Enel-Endesa deberá reinventarse un futuro en Chile tras el parón nuclear y el fracaso hidráulico
Carlos Schwartz

Endesa ha recibido un jarro de agua fría esta semana tras admitir el Gobierno de Michele Bachelet los recursos de reclamación de la comunidad y la ciudadanía en contra del proyecto hidroeléctrico conocido como HidroAysén. El Gobierno saliente de Sebastián Piñera había aprobado el 30 de enero pasado, a un mes escaso de dejar la presidencia a Bachelet, el estudio de impacto ambiental (EIA) presentado por la filial de Endesa, Enersis. Ahora su rechazo le deja la posibilidad de recurrir en el plazo de 30 días de su notificación oficial que comenzaron a correr hoy. A la luz del texto de la resolución parece que recurrir tiene lógica, salvo que haya algún obstáculo insalvable. Algunas de las objeciones al EIA, como la falta de previsión para el realojamiento de 39 familias afectadas, son elementales. Lo incomprensible es que la empresa no haya cubierto esa condición teniendo en juego una inversión de 9.000 millones de dólares entre centrales y líneas de transmisión.

El Comité de Ministros encabezado por el titular de Medio Ambiente, Pablo Badenier, formado por Bachelet a poco de asumir la presidencia rechazó el EIA por el impacto sobre el medio humano, por las imprevisiones hidrológicas, y por el impacto en la fauna. De acuerdo con las fuentes técnicas consultadas por ICNreport en Santiago de Chile, las objeciones que hacen a la hidrología y la fauna son las más difíciles de enmendar. La decisión del Gobierno debe entenderse como una defensa de su capital político, ya que el país tiene una seria dependencia energética que afecta entre otras a su principal industria: la explotación y refino del cobre que es la fuente de ingresos clave del Tesoro a través de la minera estatal Codelco. El proyecto suponía la construcción de cinco represas con sus respectivos grupos generadores por medio de turbinas con una capacidad total de 2.750 Mw. Las líneas de transmisión con un recorrido de 1.900 kilómetros formaban parte de la inversión total. Las represas estaban previstas sobre los ríos Baker y Pascua en la región de Aysén. El Gobierno de Piñera retrasó de forma ostensible la respuesta a un total de 38 recursos presentados al proyecto hasta último momento.

Chile es uno de los países con mayor dependencia energética de América Latina y el problema de su seguridad energética por la ausencia de combustibles en el país y la reducida capacidad de generación es una cuestión de Estado que permanece sin resolver. El Gobierno chileno de Piñera, había manifestado su deseo de lograr una mayor independencia energética apelando a la generación eléctrica mediante centrales nucleares. La propuesta estaba en cierta medida motivada por la decisión de Argentina en 2008 de suspender el suministro de gas a su vecino por la escasez en la extracción.

Desde entonces, aunque los suministros se reanudaron, Chile ha dado prioridad a alternativas para lograr una mayor independencia. Pese a ello el proyecto de HidroAysén, una sociedad al 50% entre Enersis y Colbún que data de 2006, quedó empantanado hasta su desenlace esta semana. En el camino también quedó el intento del desarrollo nuclear. En 2010 Piñera firmó un convenio con la empresa de tecnología nuclear francesa Areva y poco después otro similar en Washington para su acceso a la tecnología nuclear estadounidense. La firma del convenio entre Chile y Francia en torno a la tecnología EPR de Areva tenía como socio inevitable a ENDESA Chile y al holding energético Enersis, cuyo gerente general Ignacio Antoñanzas, tardó poco en puntualizar desde la comitiva del propio Piñera en 2010 que el acuerdo con Francia era “magnífico”.

Pero todos los proyectos nucleares chilenos fueron abandonados tras el accidente de la central de Fukuyima en Japón en 2011. Y resulta difícil pensar que se retomen en el futuro por las características sísmicas del país. De tal suerte que la resolución ministerial chilena ha derribado el último gran proyecto que prometía no sólo una considerable carga de trabajo sino un incremento considerable de la capacidad de generación eléctrica y por tanto una alternativa a los límites que tiene Endesa Chile para aumentar sus ingresos.

El problema de la independencia energética sigue planteado para el país, y para Endesa se trata de un revés sumamente serio. La empresa, agobiada por una deuda considerable que de acuerdo con fuentes de Enel se reduciría este año a 37.000 millones de euros, ha redefinido su estrategia global. De acuerdo con su consejero delegado, Francesco Starace, se limitaría el número de centrales eléctricas, se concentrarían en energías renovables, y pondrían especial esfuerzo en la actividad de generación en países emergentes especialmente en aquellos con déficit energético. De acuerdo con estos objetivos Chile debería estar en el centro de sus desvelos, sobre todo porque las filiales en ese país son el resultado de la adquisición de Endesa en 2007 y uno de los incentivos fundamentales para que la operación se cerrara.

Si el revés que ha supuesto la decisión chilena se consolida, es decir la vía del recurso fracasa, la empresa tendrá que tomar una decisión estratégica sobre Chile. Pero lo que es previsible es que los activos en ese país dejen de colgar de Endesa en el corto plazo y pasen a depender de una holding distinta. No se puede descartar a estas alturas que Enel tenga más interés en vender Endesa que en conservarla. De lo que no se quiere desprender de momento es de sus activos iberoamericanos, a pesar del disgusto chileno. Estos no están solo en Chile. También hay generación y distribución en Argentina, Brasil, Colombia y Perú. De conjunto el negocio sigue siendo rentable, incluso en Chile, país con una energía eléctrica mucho más cara que la media de la región.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...