edición: 2347 , Lunes, 20 noviembre 2017
24/04/2009

El Gobierno británico impulsa la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón

El Gobierno británico dio ayer luz verde a la construcción de nuevas centrales termoeléctricas con combustión de carbón con la condición de que posean la tecnología adecuada para reducir sus emisiones tóxicas.

El Ejecutivo ha autorizado el levantamiento de hasta cuatro nuevas plantas hasta 2020 con el requisito imprescindible de que se doten con la última tecnología, denominada CCS, para capturar y almacenar bajo tierra las emisiones de dióxido de carbono (CO2), perjudiciales para el medio ambiente.

El ministro de Energía, Ed Miliband, explicó  en el Parlamento que la exigencia de captura y almacenamiento de los gases nocivos se aplicará inicialmente al 25% de la producción eléctrica de las centrales.

Cuando se haya demostrado que son viables técnica y económicamente -lo que el Gobierno espera que ocurra para 2020-, las eléctricas tendrán cinco años más para aplicar esa tecnología, actualmente en proceso de prueba, al total de su producción.

Miliband aseguró que la puesta en marcha de estas centrales es "importante para la combinación de fuentes de energía" del país, que además, dijo, puede convertirse en líder mundial en la aplicación de la tecnología CCS.

Los grupos ecologistas acogieron positivamente la iniciativa, pero señalaron que, en las condiciones propuestas, las nuevas centrales aún emitirán más CO2 del que serán capaces de almacenar.

El anuncio de la creación de las nuevas centrales térmicas se produjo un día después de la presentación de los presupuestos del Estado para el ejercicio 2009-2010, que confirmaban una partida para financiar de dos a cuatro proyectos de "demostración" de captura y almacenamiento de carbono.

En su presentación de los planes gubernamentales, Miliband dijo  que permitirán al Reino Unido ser líder en la aplicación de las últimas novedades de la ciencia, al tiempo que posibilitarán seguir usando el carbón como combustible manteniendo el compromiso con el medio ambiente.

Aún se desconoce dónde se ubicarán las nuevas plantas, aunque el Gobierno ha adelantado que se edificarán en áreas que puedan beneficiarse al máximo, la mayoría en el norte de Inglaterra.

En 2008, las estaciones eléctricas con combustión de carbón convencionales cubrieron un 31% de las necesidades de electricidad de Gran Bretaña, pero está previsto que un tercio de ellas cierre en los próximos diez años.

El carbón es el combustible fósil más nocivo para el entorno, pero es aún muy usado porque es barato y abundante.

Miliband subrayó que existe "un imperativo internacional para 'limpiar' el carbón", de aquí que su Gobierno sólo vaya a permitir la creación de plantas que tengan la tecnología adecuada para gestionar sus emisiones.

El ministro aseguró que la aplicación de las últimas novedades tecnológicas pueden acabar reduciendo las emisiones en un 90%.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...