edición: 2308 , Jueves, 21 septiembre 2017
21/09/2009

El Gobierno cargará la responsabilidad de la crisis y del déficit sobre la codicia empresarial

Javier Ardalán
Zapatero reconocía en el Comité Federal del PSOE que teme que se genere una crisis de confianza en la ciudadanía que haga más difícil la recuperación económica, la salida del déficit público y la creación de empleo. De aquí la importancia que para él tenía la escenificación de unión realizada por la cúpula socialista este pasado fin de semana. No obstante, el presidente del Gobierno no tuvo por menos que reconocer en la reunión del PSOE, que la tarea de gobernar a veces "incluye improvisar". Por ello a nadie le puede sorprender que la nueva estrategia del Ejecutivo pase a partir de ahora por encuadrar la subida de impuestos y los recortes del gasto público en la necesidad de afrontar una crisis económica creada por el endeudamiento excesivo de las empresas españolas.

El mensaje es que Zapatero ha empezado a acusar a los empresarios de codicia durante los años de crecimiento económico, lo que ha forzado al Gobierno a adoptar medidas para generar empleo e impulsar la economía.

La otra cara de esta nueva estrategia es la de contentar a quienes pagan más impuestos, que fundamentalmente son quienes declaran rentas del trabajo en el Impuesto sobre la Renta (IRPF), por lo que manifiesta que subirlo es "penalizar el trabajo".

Zapatero ha lanzado este pasado fin de semana a los cuatro vientos, que los datos de recaudación son "escandalosos", porque en España "los trabajadores tributan más que muchos empresarios". Sin embargo, cuando afirma esto, no explica que no se está refiriendo al fraude fiscal, sino a un sistema impositivo dual que grava con menor intensidad a las rentas del capital y que ha sido potenciado por su propio equipo de Gobierno en los últimos ejercicios.

Las críticas contra la subida de impuestos subyacen en esta nueva estrategia para cambiar la imagen de improvisación de sus medidas, puesto que Zapatero ha logrado algo tan difícil como concitar a que las cuatro patronales que defienden los intereses del comercio -Anged, Asedas, Aces y la CEC- se hayan unido en sus quejas ante la subida del IVA, ya que piensan que sus ventas se van a resentir aún más de lo que lo han hecho hasta el momento.

Sin embargo, no todas las quejas y advertencias vienen del sector empresarial y, algunas van a ser difíciles de afrontar ante la opinión pública. Ahí están, si no, las críticas del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien ha vuelto a reiterar en San Sebastián, por enésima vez,  que habría que evitar las subidas impositivas que desmotiven el consumo de los ciudadanos en un momento de crisis como el actual. Para Ordóñez, las principales medidas deben venir por el recorte del gasto público.

La situación es muy seria, aunque se podía haber previsto con tiempo, según explica un informe sobre las previsiones del indicador laboral de comunidades autónomas del IESE y Adecco.
 
Indica este estudio, que a finales de año habrá 18.670.100 personas ocupadas en España, el número más reducido desde marzo de 2005, Esto quiere decir que la crisis ha destruido los puestos de  trabajo creados durante el final del anterior ciclo de expansión.

Es como si la economía no hubiera sido capaz de crear puestos de trabajo en los últimos cinco años. España, el mayor destructor de empleo de la Eurozona.

Tampoco la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) está en la onda del Gobierno, puesto que calcula que desde que comenzara la actual crisis económica en 2007 y hasta que concluya en el año 2010 tan sólo la economía de Estados Unidos generará mayor número de desempleados que la española.

Según los cálculos de la OCDE, durante éste periodo, la crisis provocará en España 2,7 millones de nuevos parados, lo que elevará el número total de desempleados en esa fecha hasta cerca de 4,5 millones.
 
La cifra de parados correspondiente al mes de agosto se incrementó en 84.985 personas, hasta un total de 3.629.080 desempleados, según los datos difundidos por el Ministerio de Trabajo e Inmigración. Se trata del segundo peor registro en este mes desde 1996, cuando comienza la serie comparable.

El problema es que España no ha sido de crear empleo a buen ritmo hasta que el PIB no avanzaba a ritmos superiores al 2%, según las últimas previsiones del banco suizo  UBS, que prevé que la economía española se contraerá un 3,7% este año y un 0,8% en 2010, por lo que probablemente no recuperará crecimientos superiores al 2% hasta 2013. Un par de años después que el resto de los países del entorno.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...