edición: 2935 , Viernes, 27 marzo 2020
21/07/2014
Banco saneado y muy limpio

El Gobierno da su consentimiento para la `venta a pérdida´ de Catalunya Banc

Juan José González

El final de Catalunya Banc en manos del Estado, toca a su fin. Una operación de venta no exenta de crítica y que no escapa de la mofa del sector financiero al concederle el título de la entidad más ecológica y limpia del sector bancario con la colaboración de Blackstone.

La entidad catalana, despojada de la pesada carga de sus hipotecas tóxicas, conocerá seguramente su nuevo dueño en el transcurso de los próximos días. La polémica sin embargo regresa al modo en que se desarrolla la reestructuración bancaria y que en este caso concreto se localiza en la operación de venta de la entidad, considerada en medios políticos y económicos del sector como una `venta a pérdida´ para el Estado gestionada por el Frob. Con independencia de las explicaciones oficiales que seguramente se conocerán a través de algún representante público en algún próximo foro, no cabe la menor duda de la mala calidad de la operación como tampoco cabe duda de que el Estado tiene difícil la recuperación, siquiera del 10% del dinero inyectado por diversos conceptos en la entidad. Por tanto, mal negocio y pésima gestión del Frob, salvo que se entienda como recuperación o beneficio el final de las inyecciones de dinero en una entidad dos veces rechazada en subasta pública.

Ya se sabía que el Estado no es buen empresario financiero, pero se desconocía su capacidad de reiteración. Algunas de las operaciones de privatización de bancos intervenidos en la reestructuración del sector dan fe de ello. Ahora le toca a Catalunya Banc, camino de su tercera subasta y, seguramente, la definitiva. Pero a diferencia de las dos anteriores, la cartera de la subastada ya luce limpia y saneada, libre de hipotecas, inyectada de recursos públicos como ninguna -Bankia la excepción- con 13.100 millones de euros. No hay problemas de calado porque los problemas eran las hipotecas tóxicas que la entidad crediticia debía gestionar, misión que se demostró imposible para Catalunya Banc pero que, sin embargo, es el negocio natural y medular de fondos de capital riesgo y de otros compradores especializados en el cobro de deudas.

En ese espacio es donde se mueve, rayando con la perfección, la sociedad Blackstone, `colaborador necesario´ en la operación de venta del banco catalán tras hacerse con su cartera  de hipotecas. El fondo en cuestión adquiere el paquete de deuda inmobiliaria porque es consciente de que su gestión le reportará beneficios superiores al 25%, según se desprende de las ganancias obtenidas en anteriores y similares operaciones con productos tóxicos. Si esto es así, es probable que las inyecciones de dinero del Estado realizadas a través del Frob, regresen a la caja pública para compensar sólo en parte las minusvalías ocasionadas al sector público. El Frob cobraría un pequeño beneficio sólo si una parte de su desembolso supera el 12,85% de los rendimientos de unos bonos gestionados por Blackstone.

Aunque parezca que se trata tan sólo de una pequeña esperanza no deja de ser la única posibilidad que tendrá el Estado de recuperar una parte, pequeña, de la inyección de dinero en Catalunya Banc. La mayoría de las ayudas del Frob a la reestructuración bancaria, se pueden dar por perdidas a efectos de recuperación financiera. Por esta razón, según los técnicos del organismo público, "no se puede hablar de venta a pérdida" de la entidad intervenida, si bien, y en contra de esta opinión hay que señalar que otro técnico jurista opina que según la ley, "las ventas que se producen por debajo del precio fijado en la compra, son ventas a pérdida". En todo caso, que la operación de venta de la cartera de hipotecas a Blackstone no es una `venta a pérdida´, es tan sólo una impresión, una cuestión de imagen.

Por tanto, el último capítulo que falta para finalizar el proceso de reestructuración bancaria, se llevará a cabo envuelto en polémica y con la seguridad de que provocará numerosos recursos jurídicos. La entidad contará en breve con un nuevo propietario, que llega en el momento en que se encuentre libre de `cargas´ su cartera hipotecaria y sin morosos de difícil o de imposible recuperación, una tarea que es el negocio, precisamente, de Blackstone, especialista también en la negociación, tal y como demostró cuando adquirió la plataforma inmobiliaria de la entidad catalana.

Sin duda, la venta de Catalunya Banc deberá servir para aprender de tácticas y estrategias de estos fondos como también de las entidades nacionales que se han interesado de una u otra forma, por una u otra vía, por llevarse al gato al agua, esperar y ser paciente hasta lograr más inyección de dinero público así como limpiar la cartera hipotecaria. Habrá que confiar en que los equipos técnicos inmersos ahora mismo en la las operaciones de venta de empresas públicas como AENA, Loterías del Estado y demás, muestren mejores habilidades que las demostradas en la venta de Catalunya Banc, aunque afortunadamente, no vayan a ser los mismos equipos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...