El Gobierno desempolvará el Plan de Privatizaciones
edición: 2533 , Jueves, 16 agosto 2018
29/07/2016
Noviembre, la cuenta atrás

El Gobierno desempolvará el Plan de Privatizaciones

Urgido en el corto plazo por la necesidad de grandes ingresos, la venta de empresas públicas evitará subidas del IVA y de impuestos especiales
Juan José González
El ministro de Economía Luis de Guindos ha dejado caer que "la demora en la formación de un nuevo Gobierno, mantiene frenadas numerosas posiciones de inversiones internacionales en el mercado español", mercado que, en su opinión, es ahora y seguirá siendo en los próximos meses, un mercado de inversión alternativo a Reino Unido, Turquía, Italia y otros países de la Unión Europea, cuyos mercados no pasan por los mejores momentos. Una opinión que se puede interpretar en numerosas claves pero que, en la que afecta a la economía, apunta al interés que varios grupos empresariales y grandes fondos de pensiones tendrían depositado en la política de privatizaciones de sociedades públicas. Es la historia de siempre que, con independencia del momento, mejor o peor, el interés del Gobierno es siempre cuadrar las cuentas públicas, que la economía avance y que se reduzca el desempleo. Sin embargo, hay otro factor que está más cerca de provocar la recuperación del plan de privatizaciones.
Ese factor es la urgencia de ingresos para evitar la subida de otros impuestos como el IVA y otros impuestos especiales. Si la formación de un nuevo Gobierno se produce antes del próximo mes de octubre, se da por seguro la puesta en marcha de la maquinaria de venta de participaciones de empresas públicas. Una lista de 46 sociedades públicas que formaban parte del ambicioso plan de privatizaciones iniciado en febrero de 2015 con la venta del 45% de AENA y por la que el Estado ingresó 4.200 millones de euros. 

Otras empresas públicas de nivel autonómico y local figuran también en la lista de `privatizables´ o de apertura a la "participación de capital privado". En este caso, sin embargo, la decisión de privatizar deberá pasar una fase de negociación política, cuya dificultad dependerá de la voluntad de los Gobiernos autonómicos y central.

Aunque son las grandes sociedades como Loterías del Estado, Correos o Paradores Nacionales las que pueden aportar mayores ingresos por su colocación en Bolsa pues, a diferencia de la anterior fase de privatizaciones, en la próxima parece descartarse la venta privada de paquetes accionariales a grupos empresariales privados. La excepción a esta regla podría darse en el sector financiero, si bien, en este caso el Estado debería vender una buena parte de Bankia antes de 2017, algo difícil y prematuro.

El motivo que justifica que el Gobierno recupere en esta ocasión el plan de venta de empresas y sociedades públicas no es otro que la urgencia de un aumento de los ingresos públicos. La medida es un complemento importante que reduciría la aportación de una subida de los impuestos. Se trata de buscar soluciones rápidas para incrementar los ingresos del Estado, que buscan la eficacia en el carácter rápido que conllevan varios impuestos, caso del IVA y de los impuestos especiales.

Es la urgencia y la necesidad de equilibrar las cuentas a corto plazo las que permitirán a un nuevo Gobierno (previsiblemente del Partido Popular) desempolvar su plan de privatizaciones. Uno de los reproches más recurrentes en contra de las privatizaciones hace referencia a los ingresos de estas operaciones, dado que la venta de una compañía supone renunciar al flujo anual de beneficios futuros, lo que convierte la privatización en el consabido "pan para hoy y hambre para mañana". Sin embargo, razones de urgencia, son las que ahora justifican el cambio de criterio y la elección del corto plazo y el `sacrificio´ de los beneficios futuros. Ahora sólo falta contar con un nuevo Gobierno y que éste asuma la plan de privatizaciones.

Sin embargo, el Ejecutivo no parece que vaya a contemplar los impuestos como el medio más eficaz -por urgente-, si no que confía más en la inmediatez de generar grandes ingresos. Y las privatizaciones, o ventas de participaciones societarias, vienen como anillo al dedo para cubrir las carencias de las cuentas públicas, en especial para las de 2017 y 2018, ejercicios de mayor exigencia en la reducción del déficit público. El Ejecutivo no pierde de vista aquellos 40.000 millones de euros ingresados por la venta de 134 empresas entre 1985 y 2005, y que hoy resolverían todos sus problemas. Aunque aquella cifra pertenece al pasado, no parece renunciar a conseguir una tercera parte.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...