edición: 3096 , Jueves, 26 noviembre 2020
01/02/2012
EL DEDO DE MADOZ

El Gobierno despejará la incógnita del saneamiento bancario en vísperas de una visita del FMI

Esta claro que Rajoy y De Guindos han valorado la oportunidad de la presencia del FMI como coadyuvante a la operación mediática
Los expertos en saneamiento bancario consideran que en este proceso habrá entidades que no dispondrán de suficientes ingresos para hacer sus dotaciones
Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad
Carlos Schwartz

De acuerdo con las declaraciones del presidente del gobierno, Mariano Rajoy, en Bruselas el lunes el consejo de ministros aprobará este viernes el nuevo programa de saneamiento de las entidades bancarias. Mientras, la próxima semana visitará Madrid una delegación del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cargo del informe del Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP, por sus siglas en inglés). Es probable que la prioridad para dejar este tema ordenado de cara a la opinión pública tenga que ver con esa visita. No es que el anterior informe del FSAP sobre España haya estado muy acertado. Pese a destacar el problema de la escalada de los precios inmobiliarios en España el informe, que data de 2006, se comió el riesgo potencial de quebranto por una crisis inmobiliaria en nuestro país bien guisado en una salsa de provisiones genéricas con digestión lenta de los precios irracionales.

Su lectura es edificante, ya que hace un listado de los trabajos sobre los precios del mercado estimando la sobrevaloración que incluye a todos los notables, desde el ex gobernador Jaime Caruana (+25% a +35%) hasta The Economist (+60%) lo que hace evidente que por entonces nadie hizo respecto de lo que todos veían lo que correspondía hacer. El informe no es afortunado porque apuesta a que los problemas serían disipados gracias a un pausado enfriamiento del mercado que calificaba de recalentado. Finalmente no era un mercado recalentado, sino lisa y llanamente una inmensa burbuja que estalló. Ahora, el FMI ha tenido a bien reconocer que pese a haber detectado correctamente los puntos débiles de los sistemas financieros que inspeccionó en vísperas de la crisis financiera internacional se quedó corto en las previsiones y anunció un nuevo FSAP revitalizado. Todo hay que decirlo, en España tuvo el tino de detectar dos de los problemas cardinales del sistema financiero, el inmobiliario y el de las cajas de ahorros. Es decir, estuvo tan acertado como la prensa y los observadores con sentido común.

Del plan del Gobierno, o si se lo prefiere de la nueva reforma en ciernes, lo único que se sabe es que el Ministerio de Economía ha estimado las provisiones necesarias para cubrir el riesgo derivado del sector inmobiliario en 50.000 millones de euros. La cifra representa el 28,4% de los créditos con riesgo vinculados al sector inmobiliario que han sido estimados en 176.000 millones de euros a junio pasado por el Banco de España. El total del crédito concedido por el sistema que está vinculado al sector inmobiliario es de 360.000 millones de euros. Habrá que dar por buena la cifra de las provisiones necesarias. El Banco de España tiene un cuerpo de inspectores que no es de menos de 230 profesionales contando a los que están “empotrados” en las grandes entidades como BBVA y Banco Santander. Esto no quiere decir que se lo sepa todo sin una intervención. Para prueba basta un botón. La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) mantenía créditos en cartera que no generaban ingresos desde 1991. Ahora bien, el calendario de las provisiones es uno de los puntos clave, y el uso de las provisiones genéricas tal como solicita la banca otro aspecto relevante. Es decir, lo que está en juego es si la orden ministerial o el decreto que emane del Gobierno para forzar las dotaciones se atempere tanto que no sea más que una operación de imagen, o se constituya realmente como una provisión que contribuya al saneamiento de los balances.

Como se comprenderá el Gobierno no va a decir cuánto se debe dotar en cada entidad, sino que por el contrario fijará los criterios con los que se deberán valorar los elementos del activo vinculados al sector inmobiliario. En materia de créditos poco tiene que decir en tanto que aquellos -los criterios- están definidos y su cobertura establecida. Sobre lo que no hay criterio cierto es sobre el valor del suelo, edificable y no edificable, y sobre la obra nueva que se han adjudicado las entidades en compensación de los créditos que consideraron incobrables o que prefirieron compensar antes que declarar fallidos. Las valoraciones actuales se basan en las históricas vinculadas a las tasaciones ficticias de la época de alegría. Las decisiones en la esfera política se deberán traducir en severas modificaciones en la valoración de los activos en la cartera de la banca. Y de esta nueva valoración deberá surgir la cifra de dotaciones reales que deberán efectuar. Es decir que finalmente la clave será un conjunto de elementos que incluyen ajustes de precios, plazos de dotación y cuantía total.

El Gobierno hace ya un par de semanas que tiene en sus manos los resultados del ejercicio 2011 de la banca. Los recortes al beneficio de las entidades que han hecho sus juntas de accionistas estas semanas pone de relieve que el mensaje ha llegado a destino. Dotaciones contra beneficios para los créditos y mayor transparencia. Que los bancos se saben el poema de memoria lo ha puesto de relieve el Santander que se ha portado como un alumno aplicado dotando a provisiones contra beneficio 3.180 millones de euros para sanear créditos. El proceso de todas formas hará que baje la marea y con la retirada de las aguas una de las cosas que ocurrirá es que los que nadaban sin bañador quedarán expuestos. Los expertos en saneamiento bancario consideran que en este proceso habrá entidades que no dispondrán de suficientes ingresos para hacer sus dotaciones. En consideración a este escenario es que el Gobierno ha pensado en los procesos de consolidación del sector, como forma de aportar los recursos necesarios para los saneamientos a expensas de la entidad fusionada dominante. Aunque así y todo no siempre habrá suficiente.

Un ejercicio que ya ha demostrado ser un arma de doble filo. La fusión de Caja Madrid con Bancaja en Bankia ha supuesto una mayor complicación para la entidad madrileña. A tal extremo que en las últimas dos semanas la posibilidad de una escisión de Bancaja en el contexto de una fusión de Bankia con Caixabank fue objeto de consideración. Es inevitable que en este proceso se vuelvan a revisar los escenarios originales, en tanto que las previsiones de que el Banco Financiero y de Ahorros pueda soportar su activo deteriorado mediante el dividendo generado por el banco con activo sano, Bankia, y además pague las ayudas del FROB comienzan a ser cuestionadas. Esta claro que Rajoy y De Guindos han valorado la oportunidad de la presencia del FMI como coadyuvante a la operación mediática a la que la “reforma del sector financiero” puede dar lugar. Lo malo es que hay demasiados ojos puestos sobre el escalpelo gubernamental como para que una operación fallida sea saludada como una intervención quirúrgica magistral.

Una mención aparte merece la intervención ayer del presidente del Santander Emilio Botín en la presentación de resultados. Culpó a los políticos por la crisis, en descargo de los bancos. Lo que vino a decir es que va de suyo que la avidez comercial de la banca carece de límites y que a quien corresponde poner límites es al legislador. Algo de eso hay, habida cuenta de la subordinación de los políticos a la avidez de los bancos, lo que queda resaltado por la recopilación de análisis denunciando el nivel de precios inmobiliarios entre 2005 y 2006 sin que ello diera pie a acción alguna. Esta petición de límites, esta verdadera llamada al padre hecha por el señor Botín, no debería quedar sin respuesta por parte de la política. Y porque no de la Fiscalía General del Estado, en temas que como los seguros de tipos de interés han afectado seriamente a sectores importantes de la población.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...