edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
12/11/2008
Recortando otros impuestos

El Gobierno empieza a considerar la subida del IVA ante la debacle recaudatoria

X.G. Pecharromán.- En Hacienda comienzan a pensar en la posibilidad de subir los tipos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) ante la caída en picado de la recaudación del Estado, que está alcanzado ritmos mensuales de hasta el 16%. La necesidad de la Administración para lograr ingresos se hace cada día que pasa más perentoria. El director general de Tributos, Jesús Gascón, ha reconocido que espera que la presión fiscal baje este año y el próximo, debido a que la recaudación por impuestos crecerá menos que el Producto Interior Bruto (PIB).

La operativa técnica para subir el IVA es sencilla, pero en plena crisis no sería bien recibido por la opinión pública, ya que la medida elevaría la presión fiscal que actualmente está cifrada en el 37,2% sobre el PIB. Por tanto, para subir este impuesto sobre el consumo, el Gobierno está convencido de que habría que recortar otros impuestos.

Las Cámaras de Comercio, el Instituto de Estudios Económicos, el Instituto de la Empresa Familiar han unido sus voces para presionar al Gobierno a elaborar una política tributaria  que, de una parte, avance en el recorte del IRPF y Sociedades para impulsar el consumo; y, de otra, compense esos recortes con un aumento del tipo del IVA, ahora en el 16%, uno de los más bajos de la UE.

El propio vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, ha afirmado en las últimas horas que podría estudiarse un incremento en los tipos de IVA, lo que supone un cambio radical sobre el “no” que había venido emitiendo cada vez que se repreguntaba por este asunto. Además, ha reiterado, también, que no está en contra de reducir el Impuesto sobre Sociedades, pero advierte de que para ello hay que tener recursos suficientes, circunstancia que ahora no sucede con esta figura impositiva, a la vista de la actual minoración de ingresos.

Los grupos parlamentarios, mientras tanto, se han sumado a los esfuerzos del Gobierno para tratar de combatir el fraude fiscal y la economía sumergida para evitar la caída de los ingresos. En esta preocupación hay que enmarcar la iniciativa promovida, entre otros, por el PSOE por la que el Congreso de los Diputados ha instado al Gobierno a elaborar un plan de prevención del fraude fiscal, dentro del marco de la Comisión Europea, que incluya los estudios necesarios sobre economía sumergida, y que éstos sean actualizados dos veces al año.

Además, la moción establece que exista una coordinación y colaboración efectiva entre la Agencia Tributaria estatal y las Administraciones Tributarias de las comunidades autónomas, potenciando la corresponsabilidad en la lucha contra el fraude fiscal y creando en el plazo de un año, un censo único compartido, con la información de los ámbitos central y autonómico. Este cruce de datos afloraría una buena parte de los negocios que actualmente trabajan con absoluta opacidad ante el fisco.

Un dato sobre los problemas de Hacienda con el fraude lo demuestra el que las deudas pendientes a final de 2005, último año con cifras oficiales ya consolidadas, ascendían a 20.912 millones de euros, cifra que se incrementó en cerca de un 7,5%, hasta los 22.426 millones de euros en 2006, y en un 20%, hasta los 25.088 millones en 2007. El importe de las deudas pendientes de cobro de los últimos tres años supone casi dos tercios del total de deudas gestionadas en cada uno de los últimos dos años, según datos de la Asociación de Técnicos de Hacienda.

El líder del PP, Mariano Rajoy, mientras tanto, se ha sumado a la solicitud de los que quieren una nueva rebaja de impuestos para reactivar la economía. En esta ocasión, el líder del PP apuesta por una bajada de impuestos para las pequeñas y medianas empresas, así como para los autónomos, que incluya el tipo del Impuesto sobre la Renta, además de una reducción en la tarifa del Impuesto sobre la Renta (IRPF).

El debate sobre la bajada del tipo impositivo en Sociedades viene inducido por el descenso aprobado por el Gobierno portugués, que ha situado el tipo para las pequeñas empresas en el 12,5%, justo la mitad del que actualmente rige en España para este tipo de empresas, lo que augura una competencia fiscal de primer orden entre ambos países.

El debate sobre las medidas tributarias a adoptar ocupa estos días los primeros lugares en los foros internacionales, incluidos los preparativos de la cumbre del G 20. El primer ministro británico, Gordon Brown, ha anunciado su intención de proponer en la cumbre de Washington, que se celebra este fin de semana, una acción fiscal coordinada, basada en la reducción de impuestos, de las principales economías mundiales, con el fin de frenar la recesión económica.

Brown mencionaba a España, Alemania y China como ejemplos de los países que han adoptado o están adoptando políticas fiscales para reactivar la economía y aseguró que la falta de ingresos se compensará con un mayor endeudamiento público.

Por el contrario, el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Juncker, se mostraba contrario a instaurar un plan de relanzamiento general, puesto que considera que no llevaría más que a un agravamiento de los déficits públicos. Por lo tanto, se rechaza un plan de relanzamiento generalizado al estilo francés, o un régimen circunstancial como se ha apostado en Alemania. 

El luxemburgués se ha mostrado más partidario de la propuesta del comisario Joaquín Almunia, que aboga por realizar una reacción coordinada entre los países de la UE para apoyar a la economía europea.
 
Almunia está proponiendo una actuación de los Estados es necesaria coordinada, con una visión común y una discusión de quién, dónde y cómo debe reforzarse la inversión o la política fiscal y las reformas estructurales. El objetivo sería agrupar las medidas que tengan como objetivo un cierto número de sectores, para que estén coordinadas a nivel europeo. Pero sin medidas de carácter general.

El debate se centra ahora en saber si es importante mantener a raya el déficit público por debajo del 3%, ya que Alemania y Francia los han tenido desbocados en los últimos años y van a salir del fondo de la crisis antes que el resto de los países comunitarios.

En España, mientras tanto, Solbes comenta una y otra vez, que lleva mal el que se vaya a incurrir en déficit en 2009 para paliar los efectos de la crisis económica.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...