edición: 2747 , Miércoles, 26 junio 2019
27/04/2015

El Gobierno hace público su interés en que la petrolera BP mantenga su identidad británica

Los rumores en el sector señalan a las petroleras medianas como objetivos potenciales de compras
Carlos Schwartz
Downing Street 10, la residencia del primer ministro británico, y sede de la fuente máxima del Gobierno de Londres, se ha ocupado de filtrar a los medios su interés en que la petrolera privada British Petroleum (BP) se conserve como una empresa íntegramente británica. Lo llamativo de la filtración es que no hay indicios de que se prepare alguna operación contra BP. La petrolera ha sufrido desde el desastre del Golfo de México una verdadera sangría en materia de reparaciones tras explotar una plataforma contratada a una empresa externa de servicios. La explosión además de las 11 muertes de trabajadores en la plataforma generó el mayor derrame de crudo en el mar en la historia de Estados Unidos. Hasta ahora el accidente de la Deepwater Horizon ha costado a BP 43.500 millones de dólares, incluyendo 3.500 millones en compensación por la ley de protección de las aguas marinas, pero la cifra no incluye reparaciones por daños a los recursos naturales.
Esa es una factura que aun no ha pagado. En materia de compensaciones para personas y empresas damnificadas BP ha hecho una provisión de 9.900 millones de dólares, pero en este frente también se espera que la cifra final sea muy superior. En este contexto, la empresa no está en su mejor momento de recursos propios y tesorería. A ello se le debe sumar la caída de los precios del petróleo no solo porque supone menos ingresos, sino porque su efecto es depreciar los activos de todas las empresas petroleras.

Algunas fuentes consultadas por este movimiento del Gobierno apuntan que “ha sido disuasorio”. Se trataría en realidad de indicar a cualquier enemigo potencial que una oferta no sería bien recibida por el Gobierno, quien además ha advertido que en ese caso “no sería neutral”. Otra fuente que solicitó no ser identificada esbozó una hipótesis diferente, “el Gobierno fue advertido de forma directa o indirecta de un interés en BP y salió al paso filtrando una respuesta de forma pública”. Hace ya meses que se especulaba con la posibilidad de que la mayor petrolera privada del mundo ExxonMobil, estuviese interesada en adquirir BP.

En el sector se sabe que la petrolera estadounidense ha considerado la posibilidad, pero todo parece indicar que abandonó el proyecto. BP tiene diversos activos que pueden ser de interés para Exxon. Sin embargo la empresa ha recibido fuertes críticas por una adquisición sumamente cara en el sector del crudo no convencional, XTO Energy, por la que pagó en 2009 45 millones de dólares. Las dificultades que se presentan a las empresas de crudo no convencional por la caída de los precios del petróleo ha reanimado las críticas entre los accionistas de Exxon. Por otra parte las contingencias que aun enfrenta BP por Deepwater Horizon así como su volumen de inversión en Rusia pueden actuar como elementos disuasorios suplementarios para una empresa estadounidense. El Gobierno además ha dejado claro que no admitiría ninguna oferta, ni siquiera una de Royal Dutch Shell, la petrolera privada anglo holandesa.

Los analistas del sector dudan que una ola de consolidaciones en el sector involucre a las grandes petroleras. A pesar de que la operación más reciente ha sido la compra de British Gas por Shell. “Todo parece indicar que serán las muy grandes las que busquen consolidaciones comprando empresas medianas que puedan aportar activos de su interés”, señaló una fuente de la industria. Que en cierta medida es el caso de BG. La semana pasada el mercado rumoreaba que una de las empresas en la mira de las grandes es Tullow Oil, dedicada a la exploración y explotación de hidrocarburos, con sede en Reino Unido cuyo teatro de operaciones es África. Las acciones de Tullow cayeron en febrero tras anunciar la empresa que suspendía el pago de dividendo para 2014 a raíz de la caída de los precios del petróleo al mismo tiempo que comunicaba un recorte de inversiones de 500 millones de dólares para compensar la caída del precio del crudo. Pero desde la oferta de Shell sobre BG las acciones de Tullow han subido un 40% por que en el mercado se espera que haya una oferta por el capital de la principal petrolera independiente de Reino Unido.

Pero hay otras de dimensiones similares con activos que pueden resultar atractivos para empresas más grandes. Los casos de Genel Energy, que produce crudo en el Kurdistán iraquí, o la sueca Lundin Petroleum AB con una participación en un nuevo desarrollo en el Mar del Norte. Desde luego que otro de los objetivos serán las empresas independientes de Estados Unidos que se dedican a la explotación del crudo y el gas no convencional. Estas son en este momento las que más sufren la caída del precio del crudo porque tiene que atender a la amortización de una deuda considerable con la que se han apalancado para el desarrollo de su actividad y para hacerlo están obligadas a aumentar la producción. La consecuencia de este círculo vicioso es que contribuyen aun más a la caída de los precios del crudo. Entre las empresas estadounidenses de petróleo y gas no convencional ya se ha registrado una ola de suspensiones de pagos.

Reino Unido ha tenido en el pasado y hasta la oferta del laboratorio estadounidense Pfizer sobre la farmacéutica anglo sueca Astra Zeneca en 2014 una actitud benevolente hacia las inversiones extranjeras en empresas británicas. Desde el bloqueo a Pfizer el Gobierno ha cambiado de posición y todo indica que hay un consenso entre laboristas y conservadores que los tiempos han cambiado y que de lo que se trata ahora es de defender a los campeones nacionales. El cambio de criterio está en línea con las tendencias que ha desatado la crisis económica internacional.

El retraso que está encontrando una recuperación consistente de la economía a escala internacional empuja de forma creciente a los gobiernos de los países avanzados a proteger sus activos. Esto no solo tiene que ver con la defensa de las fuentes de ingresos nacionales y el rechazo a las deslocalizaciones, sino además con el resurgimiento del proteccionismo y las restricciones al comercio internacional. Hay una fuerte tendencia a asegurar áreas comerciales con la inclusión de acuerdos cambiarios de forma bilateral para asegurarse un flujo comercial. Los pactos comerciales entre China y las economías emergentes ricas en materias primas es un ejemplo de esta tendencia. En definitiva nadie quiere ceder un palmo de suelo a los competidores.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...