edición: 2309 , Viernes, 22 septiembre 2017
17/02/2014
La deflación como estrategia del miedo

El Gobierno, incapaz de evitar la parálisis de la economía

La banca no toma riesgos, los salarios están congelados, no hay demanda de crédito ni consumo ni inversión empresarial...
Juan José González

Desconcierto en el mercado financiero. Bancos y empresas parecen identificar cierta inseguridad en las últimas acciones del Banco Central Europeo. Indefinición o confusión que según los expertos del mercado están caracterizando las decisiones del BCE en las últimas semanas. Se esperaba, aunque con timidez, un recorte en el precio del dinero de su última reunión. Mercados sin rumbo y expectativas monetarias contradictorias que pueden estar frenando la salida de la crisis. En este mar de la confusión, algunos Gobiernos, como el español, agitan en las últimas semanas el mal, el peligro, los riesgos y los efectos dañinos de la deflación: la tasa de inflación de enero, con un repunte del 0,2%, da alas al Ejecutivo de Rajoy para que a través del ministro de Economía, Luis de Guindos, ponga en marcha la `estrategia del miedo´ con la intención de animar el consumo familiar y estimular la demanda de crédito por parte de las empresas porque, según parece, es donde reside el problema: no es que los bancos no quieran dar crédito, sino que son las empresas y las familias las que no lo piden. Riesgo de parálisis de la economía, entretanto la moderación salarial puede lograr récords históricos de competitividad.

Al parecer, las autoridades del BCE han cambiado de metodología e, incluso de herramientas. Ha decidido aparcar la aplicación de la ortodoxia monetaria de subir o bajar cuarto o medio punto el precio del dinero, inyectar o drenar liquidez al sistema, por otro sistema que le puede proporcionar más rendimientos en el corto y medio plazo, como son el miedo, el temor, la inseguridad o la contradicción de algunas opiniones de sus propios analistas. Desde el verano pasado, la sensación de algunos responsables de las economías de la Eurozona es que el la disposición de crédito ya no es el principal problema que sufre la economía y, por tanto, principal motivo de la falta de inversión de las empresas y familias. El problema parece haber sido identificado en el lado contrario, no en la ausencia de oferta de crédito, si no en la ausencia de demanda del mismo.

Coincide la ausencia de demanda con una restricción más aguda, si cabe, de la oferta bancaria, que en los últimos meses del año y en estos primeros compases de 2014 se vuelca en el cumplimiento de las exigencias y normas de las autoridades del BCE y de la EBA para que presenten una `tarjeta´ limpia ante el próximo examen de los test de estrés. Un sector financiero sometido a fuertes presiones para que las principales entidades del continente europeo alejen al máximo posible los riesgos y espanten cualquier peligro de crisis bancaria. Ha sido, precisamente, la decisión de mantener el precio del dinero en el 0,25%, pero al mismo tiempo, de sembrar la duda sobre su reducción, la que ha alimentado los temores del mercado, el miedo y la desconfianza a que, en realidad, la amenaza que pende sobre la recuperación, sea un peligro cierto. De ahí que en los últimos meses los mercados europeos se hayan mantenido sin orientación precisa, erráticos, sin dirección definida.

Y así, con la inseguridad mostrada por el BCE sobre el rumbo de la economía europea, los Gobiernos no pierden el tiempo y aprovechan la coyuntura para ayudar a las empresas y a la propia Administración a rebajar los costes laborales con sueldos estancados, si bien, la estrategia acaba por convertirse en un círculo vicioso, por el riesgo de que salarios a la baja arrastran también los precios a la baja, se reduce por tanto la rentabilidad de los productos y de las empresas hasta llegar, de nuevo, a otra reducción de los costes laborales. De esta forma, con un mercado laboral al que no llegan las mejoras de la `recuperación´, como tampoco va a haber demanda con salarios a la baja, los consumidores -teóricos- optan por esperar a que los precios continúen a la baja en la creencia de que pueden seguir bajando.

Sucede con la actividad industrial o con el mercado inmobiliario, con la desaceleración en el consumo de electricidad, gasóleo y gasolina, con precios a la baja. Sucede también que la debilidad de la demanda provoca que las empresas no se lancen a proyectos de inversión porque no creen que el crecimiento económico sea capaz de generar más actividad. Los bancos padecen también la contradicción de la falta de rumbo de las autoridades monetarias europeas, ahora más pendientes de presionar a las entidades para que extremen las coberturas de riesgos y para que sus balances muestren el mejor estado de salud ante el próximo examen del BCE.

Entretanto, el mensaje oficial opta por un cambio; no se trata de que la banca sea `culpable´ de la ausencia de crédito en razón de que éste sólo se producirá si la demanda es solvente. El Gobierno da la vuelta al argumento y señala al culpable de tal ausencia a la demanda. Empresas y familias no demandan crédito porque las primeras no se arriesgan en proyectos y las segundas, con salarios congelados y a la baja, esperan que bajen más los precios. En estas condiciones, las autoridades llaman la atención sobre los efectos catastróficos de una escalada de la deflación para cambiar la tendencia de empresas y consumidores. Aunque, entretanto, la congelación salarial en el sector público y en el privado sirva para aumentar la competitividad, eso sí, sin recuperación de consumo ni inversión ni empleo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...