edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
22/10/2009
Moncloa quiere que los ministros expliquen mejor la subida de impuestos

El Gobierno inventa la ‘comunicación pedagógica’

Salgado quiere hacernos suizos y Zapatero alemanes
Juan José González

Elena Salgado se fue de excursión hace unos meses por centroeuropa, y regresó cautivada a Madrid con su bloc de notas lleno de apuntes, de cosas que se podían hacer en España, desde el Gobierno, claro. Un colaborador cercano asegura que en el citado bloc había ideas por un tubo y para varias áreas de gobierno. Regresaba de Suiza, donde en medio de un paisaje bucólico, entre cabras y campesinos rubios, el país de Heidi, tomó nota del ejemplar pueblo suizo, de ese que cada vez que sus gobernantes piensan en que algo hay que hacer para solventar la crisis, les da por preguntar a sus administrados. La última consulta, la que parece ser que cautivó hasta las cachas (partes de la empuñadura de una espada) a la vicepresidenta y ministra de Economía, fue la decisión del Ejecutivo suizo de consultar mediante referéndum cómo veían una subida de impuestos, si la aprobaban o estaban en desacuerdo. Y los suizos decidieron en referéndum una subida general de impuestos. Pero claro, estas cosas, producto de las democracias deliberativas y directas, se encuentran a varios años luz de algunos territorios del sur de Europa.

En realidad, la idea importada ahora por Salgado a quien cautivó sin duda fue al propio Gobierno, que pensó rápidamente en clave política que en asunto de impuestos, el único error cometido por el Ejecutivo hispano no fue otro más que, hacer una mala venta, y en vez de ir soltando globos sonda, el camino más idóneo habría sido aplicar la ‘fórmula Merkel’. ¿En qué consiste? Fácil. Para subir los impuestos en un país de honda raíz latina, es obligatorio lanzar el anuncio unos 18 meses antes de la fecha en que se desea entre en vigor.

La explicación es sencilla y no tiene más secreto que el uso de la buena voluntad para no pillar a nadie de sopetón. Se trata de buscar en todo momento una respuesta afirmativa y evitar el desaire, lo que llevaría el rechazo total. Esto es, ni más ni menos, la táctica utilizada por el Gobierno de Ángela Merkel para subir el IVA, aunque ésta, en el uso de su astucia teutona, nada más vencer en los últimos comicios, se apresuró a lanzar un ‘donde dije digo, digo Diego’ y la rebaja de impuestos, tan aireada en su campaña electoral, quedó aplazada hasta el año 2011.

Pero el Ejecutivo español no se encuentra ni en el caso suizo ni en el alemán. Para acercarnos, siquiera un siglo, hace falta una mentalidad ciudadana más transnacional y con mayor responsabilidad colectiva de la que hoy por hoy se carece. El pasado martes, a propósito del debate presupuestario celebrado en el Congreso, el Gobierno entero se pudo dar cuenta de sus propias dificultades de comunicación ideológica y política. En especial, sobre un asunto tan delicado e importante como es la subida de los impuestos.

En varios ministerios se ha propuesto algo parecido a un concurso popular para que se pueda testar y averiguar, en qué momento, por cuánto y hasta cuando de la subida generalizada de los impuestos. Una colaboradora cercana al presidente Zapatero apunta la necesidad de explicar la realidad sin escatimar calificativos, que es necesario llamar a las cosas por su nombre, una afirmación que extraña sobremanera a multitud de personas que no olvidan que hace un año nadie fue capaz de pronosticar ni el nivel de emergencia ni el de incertidumbre para nuestra economía, la misma de la que nuestros gobernantes nos apuntan que hay signos de crisis para rato.

El guión que deben seguir los ministros para dar más y mejores explicaciones de porqué se suben los impuestos, debe dejar bien claro que la crisis actual se ha gestado en el seno del sistema financiero y no de las finanzas públicas. Dejar claro también que las entidades del sector financiero en crisis se han negado en redondo e, incluso, ponen trabas para que el Estado intervenga, si bien en esta última situación de crisis, ha sido el Gobierno con los recursos públicos –de todos los ciudadanos- quien ha asumido la responsabilidad de sacar adelante –o salvar- a varios bancos y/o empresas de la ruina. En definitiva, veremos a los ministros en los próximos días cómo manejan en sus discursos respectivos esas notas obligadas de comunicación pedagógica impuesta desde Moncloa para todo cuanto hacen y dejan de hacer los ministros.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...