edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
08/09/2015
LA OREJA DE LARRAZ

El Gobierno restringe los biocarburantes para transporte derivados de cultivos alimentarios

Javier Ardalán
La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) alerta al Gobierno sobre las distorsiones que puede causar la decisión de eliminar la obligación de mezclar los biocarburantes con gasolina y gasóleo, que introduce el Real Decreto de fomento de biocarburantes y reducción de emisiones de gases de efecto invernadero en el transporte, que actualmente ultima el Ministerio de Industria, Energíay Turismo.
La futura norma introduce para el año 2020 la restricción de que para el cómputo del objetivo de energía renovable en el transporte, la participación de los biocarburantes producidos a partir de cultivos alimentarios no superará el 7%.

Considera la CNMC que esta inversión, dada la complementariedad de los distintos tipos de biocarburantes, debería realizarse tanto respecto a los biocarburantes susceptibles de ser mezclados con diésel como con gasolina, fomentándose el desarrollo de las tecnologías necesarias para el desarrollo de los biocarburantes avanzados en relación a los dos tipos de biocarburantes.

La norma regula que antes del 31 de diciembre de 2020, se deberán reducir las emisiones de gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida por unidad de carburante y de energía suministrada hasta un 10% sobre el valor de referencia de los combustibles fósiles utilizados en la Unión Europea en 2010.

En su informe sobre esta norma, la considera que la opción más flexible sería mantener los niveles actuales de los objetivos en diésel (4,1%) y en gasolina (3.9%) a lo largo del tiempo, e ir aumentando, según la senda establecida en el Proyecto de Real Decreto, el objetivo global, desde el 5% en 2016 hasta el 8,5% en 2020.

Cree la CNMC que el objetivo de favorecer las inversiones en investigación y desarrollo de las tecnologías productivas con el fin de abaratar los costes de producción de los biocarburantes y diversificar las fuentes de aprovisionamiento de materias primas, puede distorsionarse.

En 2014, la obligación de incorporación de biocarburantes en 2014 ascendió a más de 800 millones de euros. Por otra parte, mantener objetivos individualizados para el diésel y la gasolina es una práctica común con otros países europeos, entre ellos Francia y Alemania.

El Proyecto de Real Decreto, además, habilita al Ministerio de Industria, Energía y Turismo a establecer un objetivo indicativo de venta o consumo de biocarburantes avanzados. Sin embargo, la CNMC no ve conveniente la propuesta del Gobierno de eliminar los objetivos de biocarburantes individuales en diésel y gasolina. El objetivo de favorecer las inversiones en investigación y desarrollo de las tecnologías productivas con el fin de abaratar los costes de producción de los biocarburantes y diversificar las fuentes de aprovisionamiento de materias primas, puede distorsionarse.

Esta inversión, dada la complementariedad de los distintos tipos de biocarburantes, debería realizarse tanto respecto a los biocarburantes susceptibles de ser mezclados con diésel como con gasolina, fomentándose el desarrollo de las tecnologías necesarias para el desarrollo de los biocarburantes avanzados en relación a los dos tipos de biocarburantes.

En la actualidad existen en España alrededor de 49 plantas de producción de biodiésel (aunque en la actualidad de estas plantas menos del 30% están produciendo), 8 de hidrobiodiésel y 4 de bioetanol.

El Real Decreto, en su redacción actual, modifica sustancialmente el diseño actual del mecanismo de fomento del uso de biocarburantes con fines de transporte al establecer, en su Disposición adicional primera un único objetivo global de venta o consumo de biocarburantes, eliminando con ello los objetivos individuales de venta de biocarburantes en diésel y en gasolina.

En España, la Orden ITC/2877/2008, de 9 de octubre, por la que se establece un mecanismo de fomento del uso de biocarburantes y otros combustibles renovables con fines de transporte (en adelante, Orden ITC/2877/2008), estableció la obligación para determinados sujetos de acreditar una cantidad mínima anual de ventas o consumos de biocarburantes.
Recoge los objetivos obligatorios de incorporación de biocarburantes, diferenciando tres objetivos: uno para las ventas de gasolina, otro para las ventas de diésel y un objetivo global por la venta total de carburantes (diésel y gasolina considerados en su conjunto). Estos objetivos han sido actualizados y modificados en diversas ocasiones.

Si bien es cierto que los objetivos individuales en diésel y en gasolina implican cierta restricción para los sujetos obligados al cumplimiento de los objetivos de venta de biocarburantes, son varias las razones que aconsejan mantener su existencia.
La CNMC señala que de eliminarse los objetivos individuales, es previsible que los sujetos obligados tiendan a cumplir su obligación de venta o consumo de biocarburantes principalmente mediante la incorporación de biocarburantes en diésel, en detrimento de la gasolina. Esto se debe principalmente a las mayores dificultades técnicas que existen a la hora de incorporar biocarburantes en las gasolinas que en el gasóleo.

Y concluye que como consecuencia, se pondría en peligro la estructura productiva y logística, así como el tejido industrial que se ha desarrollado en España para cada carburante de origen renovable, en base a la regulación existente hasta el momento.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...