edición: 2977 , Viernes, 29 mayo 2020
28/05/2012
El saneamiento de Bankia se ha convertido en un amenazante escollo sumergido

El Gobierno sellará con perjuicio para el Estado la ligazón entre déficit público y crisis bancaria

Carlos Schwartz

La posibilidad de que el Gobierno utilice la inyección directa de deuda del Estado o del FROB para aportar a Bankia los 23.400 millones de euros que requiere para su viabilidad crean una ligazón directa y de doble sentido entre el déficit público y la crisis bancaria. Va de suyo que, en la necesidad de restañar las heridas de la entidad, el Gobierno debía apelar a una emisión de deuda. Con lo cual esa deuda se sumaría inevitablemente al conjunto de la deuda pública, de forma directa si es deuda pura o indirecta por el aval del estado si era del FROB. En el supuesto que la deuda se colocara en el mercado, el dinero recibido por Bankia y se aplicara a sufragar pérdidas debería computarse inevitablemente como déficit. Si en lugar de ello la entidad pignora la deuda en el Banco Central Europeo (BCE) y utiliza el dinero para tapar esas pérdidas se genera un déficit encubierto que debilita la posición de la deuda soberana española. Porque los grandes inversores institucionales están de vuelta de esta ingeniería financiera al estilo Lehman Brothers.

Pero al mismo tiempo se cuestiona el propio modelo de saneamiento. Cómo va a contabilizar Bankia la deuda que el estado le inyecte. ¿Por su nominal o por su valor de mercado? Estamos ante la situación del Fondo de Reserva de la Seguridad Social (FRSS). El Gobierno le adjudica al FRSS un valor relacionado con el precio nominal de su cartera más los intereses percibidos. Para hacer esa valoración parte del supuesto que esa es una inversión a vencimiento. Pero el valor de mercado de esa cartera es hoy inferior a su nominal. De donde surgiría la curiosa figura de un banco a “capital variable”. Según la cotización de la deuda en el mercado. Bankia ya tiene una cartera de deuda pública de 30.000 millones de euros, y más de 30.000 millones en avales del estado (los detalles en ICNr nº 969). Por añadidura está la cuestión técnica nada desdeñable de cómo va a entender un capital compuesto por deuda soberana o deuda del FROB la Autoridad Bancaria Europea (EBA) que ya ha pasado el rasero del descuento por el valor de mercado a las carteras de deuda soberana en manos de los bancos, cosa que ha afectado a la banca española.

Las implicancias de este proceso son de muy largo alcance y no acaban en este asunto. Porque en realidad la crisis de Bankia es sólo expresión de un fenómeno de conjunto en el cual el progresivo deterioro de los activos de la banca en el tiempo, la existencia de requisitos de provisiones que no están al alcance de todas las entidades, la necesidad de aportar recursos frescos a los bancos golpeados por la crisis, hacen que la situación concreta de la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri sea sólo la cresta de un escollo sumergido que hará una vía de agua letal a las finanzas públicas a poco que se acerquen a la costa de la crisis bancaria. Mientras, hay un proceso de expropiación social de una envergadura colosal.

La caída en picado del precio de la propiedad ha desatado un empobrecimiento de las mayorías sociales cuyo único patrimonio real es la vivienda en propiedad. El precio que han pagado por sus bienes se lo han embolsado de contado los promotores, constructoras y propietarios del suelo. Los bancos han allegado los recursos para que la horda cobre, y se han quedado a cargo de apropiarse de una parte de la renta futura disponible de los propietarios de los inmuebles sobrevaluados por la vía de la cuota de los créditos hipotecarios. A consecuencia de ello una renta disponible menguante debe atender el pago de activos familiares de valor inferior al precio de adquisición.

De esta suerte la banca se ha convertido en el eslabón más débil de la cadena, no sólo desde el punto de vista económico, sino además del político. Este cuadro de conjunto está implícito en el acelerado deterioro de la imagen del Gobierno. Lo que finalmente cierra la trabazón es que este último no se puede desentender de la crisis bancaria y debe salvar a los encargados de apropiarse de la rentas futuras de los españoles: ni más ni menos que la banca. En fin, de momento no hemos llegado a la situación de Irlanda, pero todo parece indicar que vamos por ese camino.

En este contexto las andanadas contra el Banco de España lanzadas desde el Gobierno y el Partido Popular, y uno de cuyos portavoces es el ministro de Economía Luis de Guindos ya han comenzado a crear malestar fuera de España porque nadie entiende el afán en atacar al regulador convirtiéndolo en cabeza de turco de un proceso que ha sido pactado entre el partido del gobierno y la oposición bajo el gobierno socialista en el pasado, específicamente en el caso de Bankia en el que han sugerido al regulador que aceptara condiciones políticas por supuestas razones de estado. Allá el Gobernador que no supo hacer frente a esa imposiciones. Pero la campaña ha levantado suspicacias en torno a la posibilidad de que lo que está en vías de gestación es una reforma del estatuto del Banco de España, algo que el ministro de Economía ha negado no hace mucho, pero que sigue en los mentideros del mundo financiero dentro y fuera de España.

Está será una semana clave para nuestro país y el banco de prueba comienza a funcionar hoy en los mercados que es donde los inversores institucionales cierran sus operaciones. El elevado volumen del saneamiento de Bankia va a tener repercusiones. Queda expuesto una vez más a la luz que el procedimiento para hacer frente a la emergencia de esta entidad ha sido equivocado y que la pretensión de darle la forma de una normalidad dentro de la anormalidad no funciona. Seguimos en un proceso de lento deterioro.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...