edición: 3010 , Miércoles, 15 julio 2020
20/12/2012
Un total de 14 entidades se reparten el 18% del capital a razón de 6 millones por socio en un acto testimonial

El Gobierno va a empapelar las fisuras del sistema financiero español con bonos del MEDE y de la SAREB

Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad
Carlos Schwartz

El anuncio de que la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha completado su capital para adquirir activos de los bancos en el denominado grupo I antes del 31 de diciembre ha levantado una verdadera ola de suspicacias entre los analistas extranjeros. El grupo medular de accionistas formado por Banco Santander (164 millones), Caixabanc (118), Banco Sabadell (66), Banco Popular (57), Kutxabank (25) han cargado sobre si el mayor esfuerzo ya que aportan el 82% del capital privado en dinero. Aunque bien mirado lo que cada uno pone en metálico en proporción a sus activos totales es ínfimo. Pero si esto es así, qué decir de las 14 entidades que han entrado a último momento y bajo la admonición oficial asumiendo los 94 millones que representan el 18% restante hasta los 524 millones totales en dinero que forman el capital privado de la sociedad. Tocan a seis millones por cada uno. Con una operación mediática de calado dudoso llevada a cabo por el ministro de Economía, que anunció el ungüento de fierabras para los propietarios de preferentes de las cajas de ahorros quebradas el Gobierno quiere hacer pasar ante la opinión pública sus parches como logros.

Ahora claro toca la segunda parte. Hay que completar el capital. De acuerdo con la cuenta oficial habrá 524 millones de capital privado y 431 del FROB. El capital total para esta etapa está previsto en 3.800 millones de euros. Como la cuenta oficial establece que un 25% de esta cantidad será en dinero, se está hablando de 950 millones, que es lo ya tienen en caja. Por lo tanto toca emitir 2.850 millones en deuda subordinada. Si se guarda la proporción -habrá que ver si es así- los privados deberán asumir el 54,8% ó 1.561 millones mientras que el FROB asumirá 1.288 millones. Con este capital total que rondará de momento los 3.800 millones de euros, la Sareb se apalancará para emitir papel con aval del Estado por 40.000 millones en primera instancia, con el cual comprará activos de los bancos.

Es decir, los bancos van a recibir deuda de la Sareb a cambio de sus activos deteriorados. Si quieren hacer liquidez con este papel deberán descontarlo en el Banco Central Europeo. Ese papel en teoría tendrá la calificación de la deuda soberana española, y recibirá un descuento de entre el 3% y el 5%. Ahora bien, las preguntas que se hacen los inversores internacionales son: ¿A qué tipo de interés va a emitir la Sareb? ¿Contra qué cuenta de resultados se van a cargar esos intereses? ¿Quién va a cobrar esos intereses? ¿Cómo afectará esta operación a la cuenta de resultados de los bancos socios? ¿Cómo será la composición de la cartera de la Sareb? ¿Cuál será el precio real de los activos transferidos? El hecho que la sociedad comprará al 53% del valor promedio en libros los activos no indica que la operación sea ventajosa, o que se sienten las bases para recuperar dinero en el futuro. La cuestión clave es cuánto habrá de suelo, de promociones sin acabar y de créditos dudosos, y en que proporción en el paquete global.

Comprar suelo no edificable al 53% de su valor es muy mal negocio. Comprar promociones sin acabar con ese descuento es también ruinoso ¿La Sareb se va a ocupar de acabar las promociones en curso? De momento el volumen de activos inmobiliarios que engloban los 40.000 millones de euros que se adquirirán del Grupo I y II suman 570.000 inmuebles según fuentes de medios financieros ¿Cómo piensa gestionar la Sareb esa montaña de propiedades?

En este mar de dudas, mucho papel y pocas nueces. Se trata de una verdadera inundación de papel. Es necesario recordar que la financiación de la Unión Europea (UE) al Gobierno de España para inyectar en los bancos en crisis de los grupos I y II entre diciembre y febrero de 2013, más las necesidades de capital de la Sareb que aportará el Gobierno y que totalizan 39.000 millones de euros ha llegado en forma de bonos de distintos plazos de madurez, desde los dos meses hasta los dos años. Este papel también tendrá que ser descontado por los bancos en el BCE para que pase de la forma de papel electrónico a dinero electrónico. La diferencia es que con dinero real anotado en cuenta se pueden absorber pérdidas y dar préstamos. Aunque esto último está entre interrogantes.

Es interesante señalar que, entretanto, los bancos socios de la Sareb han tenido una trifulca considerable con los bancos que van a ser asistidos por esta entidad. La pelea ha sido por quién va a financiar la compra de inmuebles de la Sareb. Los bancos en crisis que serán saneados, milagro mediante, aspiraban a ser ellos quienes financiaran la venta de activos. Es decir, los bancos sanos que soportan el coste de la operación debían ceder el negocio a los bancos en proceso de saneamiento. Como no podía ser de otra forma la reacción no se ha hecho esperar, y el negocio bancario de la Sareb será para los socios. La anécdota es curiosa, entre otras cosas porque el dueño de los bancos en el Grupo I es el FROB. Y si mal no recuerdo el FROB es del Estado. El Estado está en este momento administrado por el Partido Popular. Así que da la impresión de que la idea se le debe de haber ocurrido a algún funcionario que esperaba encontrar un negocio más seguro que prestar dinero a las empresas y a las personas, como financiar a los inversores que algún día compren activos a la sociedad que los gestiona. Parece por tanto que nada más alejado de la mente de los funcionarios que un proceso de saneamiento que regenere el crédito.

Pero tampoco parece que esta operación global de recapitalización con participación del Mecanismo Europeo de Estabilidad, FROB y Sareb, vaya a resolver el problema de liquidez de la banca española. La liquidez seguirá dependiendo del BCE. No parece que a nadie en la Administración preocupe el hecho de que la liquidez de la banca española dependa del banco emisor de Europa, y que está liquidez sea deuda. Es que el dinero tarde o temprano tendrán que devolverlo. Por lo tanto estamos ante una situación en la que no se resuelve el problema de liquidez ni se restablece el flujo del crédito. Enhorabuena.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...