edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
07/03/2016

El grupo Wanda se transforma en propietario de la mayor cadena de cines en Estados Unidos

Las grandes fortunas y las empresas chinas intentan resguardar sus capitales invirtiendo en el extranjero
Carlos Schwartz
En vísperas del fin de semana, el grupo Dalian Wanda, propietario de Torre España en Madrid, anunció que su filial AMC Entertainment Holdings había llegado a un acuerdo para la compra de la cuarta propietaria de salas de teatro y cine estadounidense Carmike, por un precio de 1.100 millones de dólares. La operación convierte a AMC en el primer propietario de salas de cine y teatro del país dejando en segundo lugar a su competidor y hasta ahora primero Regal Entertainment Group. El precio pactado supone una prima del 20% sobre el cierre de 25,11 dólares por título el pasado viernes de las acciones de Carmike en Nueva York. Wanda adquirió AMC en 2012 por un precio de 2.600 millones de dólares. En enero, Wanda cerró la compra de los estudios Legendary Entertainment, productores de la saga Batman, en 3.500 millones de dólares.
Dalian Wanda se ha convertido en uno de los primeros grupos del sector del entretenimiento en los Estados Unidos, complementario de su actividad en este sector en China. El grupo de un lado ha incrementado de forma significativa sus inversiones exteriores en los últimos dos años y ha comenzado a acentuar su diversificación en el sector del ocio apartándose de la promoción inmobiliaria, en particular en China donde existe el fundado temor al estallido de una inmensa burbuja inmobiliaria. Pero la escalada de la inversión extranjera refleja también el objetivo de poner a resguardo de nuevas devaluaciones el capital amasado por los magnates chinos.

El presidente de Wanda, Wang Jianlin, es considerado por la revista Forbes uno de los 20 empresarios más ricos del mundo. La semana pasada la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, anunció que el ayuntamiento seguía negociando con el magnate el futuro del edificio Torre España luego que el grupo Wanda amenazara con abandonar la inversión en la capital española provocando una verdadera espantada entre las filas del consistorio madrileño aterrorizado con la posibilidad de que la inversión se esfumara sin considerar siquiera que las cifras españolas de Wanda son risibles en comparación con las que el grupo baraja en otras latitudes.

Está claro que de momento el grupo de entretenimiento y promoción inmobiliaria saca el dinero de su país precipitadamente para ponerlo a buen recaudo hasta que la tormenta en la nación de origen amaine. Wang Jianlin es un militar retirado que pasó 17 años en el Ejército Popular de Liberación de China y mantiene relaciones privilegiadas con la cúpula del poder de su país, sin lo cual no hubiese podido prosperar. La  promoción inmobiliaria depende de los derechos sobre el suelo, y en China el suelo es propiedad del estado y de los gobiernos regionales y locales. Mientras, el menor crecimiento de la economía en China ha dejado al borde de la quiebra a una significativa cantidad de empresas propiedad del estado vinculadas a la construcción: acero, cemento, carbón, y maquinaria para la construcción.

Wanda anunció el mes pasado su intención de invertir en Francia en sociedad con el Grupo Auchan -propietario de la cadena de grandes superficies Auchamp y de Alcampo en España- en un centro comercial, de ocio y viviendas al Este de París en un proyecto cuyo importe total superaría los 3.000 millones de dólares. La cifra que el grupo pensaba invertir en la Operación Campamento de Madrid. El complejo, que de momento es una idea sobre el papel, se denomina Europa City. De acuerdo con fuentes del sector en Francia Wanda está considerando un modelo de penetración comercial similar al que ha desplegado hasta el momento en España. El grupo chino estaría interesado en adquirir la sociedad organizadora del Tour de Francia, Amaury Sport Organisation.

El año pasado Wanda adquirió el grupo internacional de comercialización y organización de eventos Infront Sports & Media en 1.190 millones de dólares. Entre otras cosas Infront es uno de los más grandes productores de contenidos sobre deporte del mundo. Infront firmó un contrato de 10 años con Velon, el coordinador de las pruebas mundiales de la Unión Ciclista Internacional (UCI) que incluyen las vueltas de Francia, Italia y España, y otros ocho países para un total de 11. También el año pasado adquirió a la empresa organizadora del Triatlón Ironman, World Triathlon en 650 millones de dólares y en 2013 a la empresa organizadora de regatas de vela Sunseeker International por 500 millones de dólares.

Como se verá la inversión hecha en el Atlético de Madrid es de las más pequeñas en el sector de los deportes hecha por el magnate chino, aunque también tiene detrás la operación inmobiliaria Mahou-Calderón, cuya idea original afectaba a unos terrenos que ocupan 204.000 metros cuadrados, de los que 61.000 corresponden al actual solar de la antigua fábrica de cerveza, 31.000 al Calderón y el resto al Ayuntamiento de Madrid. El Ayuntamiento permitía una altura de los edificios por encima de la norma autorizada por la Comunidad de Madrid, aprobada bajo Esperanza Aguirre, que limita las nuevas viviendas a un máximo de tres plantas. Con el objetivo de que la operación fuese rentable, sin embargó se permitía levantar 10 rascacielos y torres en la zona. Pero debido a dos demandas, una de ellas de la asociación Ecologistas en Acción, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid paralizó el nuevo plan parcial para la zona y, por consiguiente, el proyecto. Mahou, Atlético y ayuntamiento tienen recurrida la decisión de la Justicia. Las asociaciones de vecinos de la zona están en contra de esta operación, ya que consideran un exceso de edificabilidad para el barrio. Lo cual equivale a un futuro muy incierto.

Pero la realidad es que la operación inmobiliaria que realmente contaba en materia de proyección internacional en España era la de Campamento. Esta se desarrollaría sobre 2,1 millones de metros cuadrados propiedad del Ministerio de defensa. El proyecto viene de un plan parcial firmado en 2009 por José Bono (PSOE), entonces ministro de Defensa y Alberto Ruiz-Gallardón (PP), ex alcalde de Madrid. Fue aprobado definitivamente el 1 de agosto de 2013. Pero cualquier plan supone la propiedad del suelo y los precios pedidos por Defensa serían los responsables de la pérdida de interés por parte del grupo Wanda.

A finales de 2014, el Gobierno de Mariano Rajoy (PP) filtró que Wang estaba interesado como forma de borrar la mala sensación que dejó la experiencia Adelson en la comunidad de Madrid. Aunque nunca se conoció en detalle el proyecto, el ayuntamiento informó que Wanda invertiría 3.000 millones para edificar 10.700 viviendas en 1,5 millones de metros cuadrados en la primera fase, junto a centros comerciales y de ocio. En una segunda fase, quedarían disponibles otros 6,8 millones de metros cuadrados. Pero todo eso finalmente ha quedado en la nada. Una serie de operaciones inmobiliarias mal hilvanadas, con promesas imposibles por parte de los políticos del Partido Popular, lo que dejan de momento es la sensación de improvisación y mal hacer. Mientras tanto Dalian Wanda sigue sacando su dinero de China.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...