edición: 2861 , Jueves, 5 diciembre 2019
22/10/2010

El incierto futuro de Abertis

Carlos Schwartz
Es probable que antes de fin de mes los tres consejeros que representarán a la empresa de capital riesgo CVC Capital Partners se sienten en el consejo de Abertis. Ocuparán el sitio que hasta ahora correspondía a tres consejeros designados por ACS. La constructora española y la firma de capital riesgo tienen respectivamente un 10% y un 15% de Abertis tras la reestructuración de participaciones en el capital de la compañía de infraestructuras el pasado mes de agosto. El retraso en la incorporación de los consejeros se debe a la postergación de dos reuniones de consejo, la primera en septiembre y luego en la segunda semana de octubre, postergaciones que han desatado una cadena de especulaciones en torno a supuestas divergencias entre los accionistas de la sociedad respecto del futuro de la misma. Otra de las versiones se ciñe a presuntas diferencias entre el presidente de Abertis, Salvador Alemany, y el consejero delegado de la sociedad, Francisco Reynes, sobre la venta de activos no estratégicos.

Que este sea un motivo de disputa entre Alemany y Reynes no parece una versión muy fundada. Al menos desde enero pasado las participaciones de Abertis en las empresas de autopistas de Portugal y de Italia, Brisa y Atlantia respectivamente, estaban destinadas a la venta. En ambas Abertis tiene participaciones minoritarias que constituyen de hecho una mera presencia financiera pasiva, lo que no condice con Abertis como un profesional del sector. Lo cierto es que en el caso de Brisa el grupo Vasco de Mello tiene casi un 30% del capital y está “cómodo” con un socio minoritario que no tienen muchas posibilidades de influir en la gestión de la empresa. La salida de allí tiene lógica, al igual que en el caso de Atlantia la empresa de autopistas italiana cuyo control ejerce el grupo Benetton (39%) a través de su cabecera inversora en Luxemburgo denominada Sintonía.

La posibilidad de que el accionista mayoritario adquiera la participación de Abertis en el caso de Portugal puede ser descartada sin más, pasaría del límite de oferta pública del 29,92% que detenta en la actualidad y a Vasco de Mello no le interesa en los más mínimo subir su participación en la empresa. En el caso de Benetton, la filial Sintonia no ve motivo alguno para incrementar su participación. Le conviene quedarse con un grupo de inversores financieros pasivos como mudos testigos de su gestión. Pero entre la participación en Brisa y en Atlantia hay una diferencia fundamental. Mientras en la portuguesa la participación es del 14,61% en la italiana es del 6,68%. En resumidas cuentas la venta en ambos casos tiene lógica. Otra cosa bien distinta es encontrar un comprador dispuesto a pagar por las participaciones lo que éstas realmente valen. Cosa bastante difícil si se tiene en cuenta que a cualquiera que entre le pasará lo mismo que a Abertis. Con un agravante, estamos en un periodo de caída de la inversión en infraestructuras tanto en Portugal como en Italia. Esto no es China.

Francisco Reynes desembarcó en Abertis a mediados de 2009 cuando Isidre Faine inició el proceso de desligarse de la empresa de infraestructuras dejando libre la vía de la sucesión a la presidencia de la empresa para Salvador Alemany. Reynes dejó la dirección general de Criteria Caixa Corp (CCC) para insertarse en la estructura de la participada de CCC y una hoja de ruta que se completó en junio pasado cuando se convirtió en el Consejero Delegado de la empresa estrenando cargo. Sin embargo, lejos de haber vivido una transición sosegada, la presencia de Reynes se cruzó con los planes de una operación financiera que en principio se debía jugar a tres bandas, entre Criteria, ACS y CVC. La idea de ceder a CVC una participación mayoritaria de Abertis y hacer caja con activos de la empresa de infraestructuras previa opa sobre el 100% de la empresa por parte de los tres socios potenciales fracasó. La versión más difundida para explicar este fracaso es que CVC no consiguió obtener financiación por 8.000 millones de euros para acometer esa faena.

Otra versión es que el eje de la operación era la participación en el grupo de bancos financiadores de La Caixa. De acuerdo con esta versión de fuentes financieras, la entidad de crédito catalana muy sensible a las opiniones de la política local se encontró con una cerrada oposición de todo el establishment político, desde la coalición de Gobierno hasta Convergencia i Unio, quienes rechazaban la idea de dejar a Abertis como una cáscara hueca. Desde luego la verdadera impulsora de la operación era ACS cuya necesidad de tesorería no es ningún secreto. De allí que en realidad si puedan existir tensiones entre los socios por el futuro de Abertis, más que entre Alemany y Reynes. Esas tensiones se darían entre ACS-CVC y Criteria, o en definitiva La Caixa.

Es difícil que en vísperas de elecciones regionales en Cataluña y con las perspectivas de que CiU pueda obtener mayoría, haya una resolución de conflictos dentro de Abertis. Es probable que el futuro de la empresa de cara a su estrategia cambie poco ya que quien quiera que gane no estará de acuerdo con su desmantelamiento. Esto replantea el problema de los objetivos a largo plazo de una empresa de infraestructuras en las presentes circunstancias económicos.

Los fondos de inversión en el sector de infraestructuras, que suelen depender de fondos de pensiones, ven a este negocio como una inversión a muy largo plazo y de maduración muy lenta. Algo que se ajusta a su modelo de inversión. La lógica de Abertis hoy en día es su internacionalización en mercados emergentes en los que el desarrollo de obras públicas no está paralizado. Pero para acometer una empresa de esa naturaleza hace falta una vocación industrial muy profunda. Es probable que si ACS no estuviera sometida a la presión financiera que se ha echado sobre las espaldas vería ese horizonte con más claridad. Es que finalmente un socio como Abertis es una fuente de proyectos para una empresa constructora de esas dimensiones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...