El índice PMI de Markit para la eurozona muestra una
edición: 2535 , Lunes, 20 agosto 2018
24/09/2014

El índice PMI de Markit para la eurozona muestra una actividad económica declinante

Los índices de entrada de pedidos en España para julio dan a ver un profundo estancamiento productivo
Carlos Schwartz

De acuerdo con los datos del estudio preliminar de Markit, el avance denominado “flash”del PMI, la actividad comercial de la zona euro registró en septiembre el ritmo más bajo en lo que va de año. El indicador confeccionado sobre una encuesta de 5.000 empresas del sector manufacturero y de servicios mide la entrada de pedidos y va dirigida a los responsables de compras de las empresas. El índice registró 52.3, es decir quedó por debajo del de agosto que marcó 52.5. El avance del Índice PMI Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro de Markit descendió por segundo mes consecutivo, alcanzando su mínima desde diciembre del año pasado. La lectura media  trimestral para los tres meses hasta septiembre fue de 52.9, es decir también la más baja en lo que va de año. Los volúmenes de nuevos pedidos recibidos solo aumentaron modestamente, con lo cual la tasa de incremento se redujo por tercer mes consecutivo señalando la menor expansión mensual desde agosto del año pasado. Esto supone que la actividad económica de la zona del euro declina y los analistas estiman que a esta altura de 2014 se puede abandonar la expectativa de que haya una recuperación a corto plazo tras tres meses consecutivos de caída en las órdenes de pedidos con un incremento del empleo que ha sido calificado de “marginal”.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, señaló el fin de semana pasado a la prensa extranjera que la recuperación de la economía española podía verse afectada por la debilidad económica de Europa. Es decir, los problemas vienen de fuera. Afirmaciones de esta naturaleza ponen de relieve que la jugada de simular un despegue de la actividad económica en España a la espera de una recuperación en el resto de Europa que traccione la demanda en nuestro país ha fracasado. El Gobierno está en este sentido contra las cuerdas porque la simulación de recuperación ya no se puede sostener más. Mientras, el Índice de Entrada de Pedidos (IEP) español que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que se difundió la semana pasada con los datos de julio resulta menos que alentador. El IEP para los bienes de consumo duraderos ha caído el 1,6 en los primeros siete meses de este año. Por el contrario, el capítulo de bienes de equipo ha crecido el 4 en lo que va de año, pero eso ha sido a expensas de la fabricación de automotores que ha crecido el 10,8 en el período y la construcción naval, industria ferroviaria, y carros de combate un 10 a expensas de las órdenes del sector de defensa. Los bienes de consumo no duradero han crecido el 2,4. El resultado ponderando del año ha sido un raquítico 2,4. Pero este dato es el resultado de la demanda interna alentada por el plan PIVE de subvención a la venta de coches.

Lejos quedan para España ahora las expectativas de que el crecimiento del sector exterior fuese el eje de la recuperación económica. La balanza de pagos ha cambiado de sentido con un incremento de las importaciones que supera las exportaciones reabriendo el ciclo de déficit de la balanza comercial. Pese a la entrada récord de turistas este año el saldo de la balanza de servicios por cuenta corriente puede que muestre un crecimiento testimonial. Al menos eso ocurre hasta el último dato disponible que es el de junio de este año. Por añadidura a expensas de una situación de deflación el resultado difundido mes a mes para el producto interior bruto padece los resultados de la aplicación de deflactores que distorsionan la realidad. Es decir el crecimiento económico que viene difundiendo el Gobierno no es verificable en la realidad. El crecimiento circunstancial de la demanda interior que refleja en parte el sector de bienes de equipo -coches- se basa en el endeudamiento, en la medida que los salarios reales siguen cayendo en España. En este contexto nuestro país se ha convertido en “locomotora” de la industria alemana del automóvil sobre la base del endeudamiento.

Mientras respecto de la eurozona en su conjunto Markit señala que: “El empleo de nuevo se mantuvo prácticamente sin cambios puesto que las firmas se han abstenido de contratar a más personal debido al débil crecimiento de las ventas. A pesar de que las plantillas han aumentado en cada uno de los seis meses pasados, la creación de empleo ha sido, en el mejor de los casos, apenas insignificante”. España no ha escapado a esta situación. A resultas de la debilidad de la demanda y al mantenimiento alto de stocks, no hay ninguna previsión de que las empresas aumenten la contratación de personal en la zona. En cuanto a los precios el panorama sigue siendo de debilidad. Los precios de venta de las empresas encuestadas volvieron a caer mientras que sus costes han sufrido el menor incremento desde enero pasado. Es decir, sigue sin manifestarse una tendencia al crecimiento de los precios. Habrá que ver como interpreta esta situación el Banco Central Europeo (BCE) cuya primera ronda de liquidez a la banca, atada a la concesión futura de crédito en particular a la pequeña y mediana empresa, ha quedado muy por debajo de las expectativas de los funcionarios del BCE y de los Gobierno de la zona del euro. El sector manufacturero alemán es el que se muestra más afectado por la debilidad de la demanda, con un índice PMI de 50,5 que es el más bajo desde junio del año pasado y los pedidos decrecieron por primera vez desde ese mes de 2013. Un índice por debajo de 50 refleja tasas de crecimiento negativas.

El índice muestra que las dos principales economías de la eurozona, Alemania y Francia, pasan por momentos complejos. La alemana refleja una parálisis del sector manufacturero que es el eje de la actividad económica del país. El PMI manufacturero del país mostró el menor crecimiento desde julio de 2013 y los pedidos cayeron por primer vez en un año, situación que contrarrestó con creces un leve repunte del sector servicios. Entretanto, “Francia continuó contrayéndose y el Índice Compuesto de Actividad Comercial cayó a su valor mínimo en tres meses, señalando su quinto declive mensual consecutivo. La actividad del sector servicios cayó por primera vez en tres meses, pero aunque el PMI manufacturero siguió señalando un declive, aumentó hasta su máximo en los cuatro últimos meses, mostrando una atenuación en la tasa de contracción. Una ligera alza en la creación de empleo registrada en Alemania contrastó con la destrucción de empleo en Francia al ritmo más rápido desde febrero pasado”, señala el informe. Las expectativas del Gobierno no se han cumplido.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...