edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
17/06/2014
LA OREJA DE LARRAZ

El informe de Eurostat sobre la tributación de la UE da alas al Gobierno para subir la imposición sobre el consumo

Javier Ardalán

España es el país de la Unión Europea que menos grava el consumo de los hogares, según publica la Agencia Estadística Europea (Eurostat) en su informe publicación Tendencias fiscales en la UE 2014, tan sólo unos días antes del Gobierno dé a conocer su reforma fiscal. Toda una invitación para que se suban el IVA y los Impuestos Especiales.

En España, el Gobierno recaudó 14 euros en impuestos por cada 100 euros de consumo de los hogares mientras que la media en la UE se situó en el 19,9 por ciento y la de la zona euro en el 19,3 por ciento. En 2012, la relación entre impuestos y PIB en España ascendió a un 32,5 por ciento del PIB.

Este valor sitúa a España en el puesto 19 en la UE España Ingresos colección en 2012 a partir de las cotizaciones sociales, los impuestos directos y los impuestos indirectos son, respectivamente, del 12,0 por ciento, 10,6 por ciento y el 10,7 por ciento del PIB. En la UE España ocupa el puesto 27 por recaudación de impuestos indirectos como porcentaje del PIB, aunque el tipo general del IVA se ha incrementado dos veces en los últimos años.

La razón principal de la baja recaudación, el informe es el consumo interno lento y las importaciones. Sin embargo, en comparación con el año anterior, la participación en los ingresos del IVA en el PIB aumentó del 5,4 por ciento en 2011 a 5,5 por ciento en 2012. La cuota del IVA en el PIB se mantuvo en 2012 el más bajo entre los Estados miembros, mientras que la proporción de los impuestos especiales con respecto al PIB (que ascendieron a 2,2 por ciento tanto en 2011 como 2012) ocupa el lugar 27 entre los Estados miembros.

Los valores de los impuestos directos y cotizaciones sociales en el PIB se sitúan a su vez en el nivel medio de la UE. La disminución de los ingresos fiscales de los impuestos directos se debe, según explican los expertos de Eurostat en el informe publicado, principalmente a la continua caída en el impuesto sobre la renta de sociedades. El impacto de la crisis económica en este tipo de ingresos fiscales fue mayor en España que en otros Estados miembros.

No obstante, no se puede olvidar que en 2012, la presión fiscal global, es decir, la suma de los impuestos y las cotizaciones sociales efectivas obligatorias en el 28 miembro de la Unión Europea (EU) ascendió al 39.4 por ciento en el PIB de media, casi un 15 por ciento del PIB por encima del nivel registrado en los Estados Unidos y alrededor de un 10 por ciento por encima del nivel registrado por Japón.

El nivel de impuestos en la UE es alto, no sólo en comparación con estos dos países, sino también en comparación con otras economías avanzadas; entre los principales miembros no europeos de la OCDE se encuentra, Rusia (35,6 por ciento del PIB en 2011) y Nueva Zelanda (31,8),  con coeficientes tributarios superiores al 30 por ciento del PIB, mientras que en Canadá, Australia y Corea del Sur se mantuvieron muy por debajo del 30. En cuanto a los países menos desarrollados, se caracterizan por índices de impuestos relativamente bajos.

En comparación con sus vecinos de la EFTA, emerge un panorama variable. Mientras que Suiza tenía una presión fiscal muy baja (27,9 por ciento del PIB), Noruega se situó por encima de la media de la UE con una baja relación entre el gasto y el PIB, que le otorga grandes excedentes presupuestarios.

Los impuestos al consumo son la mayor fuente de ingresos fiscales en 2012 en cuatro Estados miembros: Bulgaria, Croacia, Malta y Rumania. Los porcentajes más elevados de la tributación del consumo se registraron en Bulgaria (53,3 por ciento), Croacia (49,1) y Rumanía (45,1) y las más bajas en Bélgica (23,7), Francia e Italia (ambos 24,7 por ciento).

La caída de la de los impuestos al consumo en proporción al PIB cayeron del 10 por ciento (2005) al 7,3 por ciento (2009), esta participación se recuperó hasta el 8,8 (2010), disminuyó a 8,5 por ciento (2011) y fue del 8,6 por ciento en 2012. Éste sigue siendo el nivel más bajo en la UE (11,2 por ciento de media).

El tipo impositivo implícito sobre el consumo aumentó del 12,5 por ciento en 2009 al 14,8 por ciento en 2010, fue del 14,1 por ciento en 2011, y disminuyó de nuevo al 14,0 por ciento en 2012 y sigue siendo la más baja de la Unión. La proporción de los impuestos sobre las rentas del trabajo en el PIB se situó en el 17,2 por ciento en 2012, 2,9 puntos porcentuales por debajo de la media de la UE (20,1 por ciento).

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...