edición: 2310 , Lunes, 25 septiembre 2017
10/04/2012

El Madrid depende de sí mismo y de Mourinho

Antonio Cubero
La Liga se pone más caliente que nunca a falta de siete partidos y veintiún puntos en juego para que eche el telón. De la misma forma que la diferencia de diez  puntos resultaba algo exagerada para el rendimiento de blancos y azulgrana, hoy a estas alturas de la competición, se quiera o no y a pesar del acoso del Barcelona que sigue sin hacer grandes alardes y abrazado al clavo ardiendo de Messi, lo que es incuestionable es que el Madrid sigue siendo favorito al título porque sólo depende de sí mismo al contario del Barcelona que no puede permitirse más resbalones. Pero, eso sí, si el Madrid pierde el sábado 21 de abril en el Camp Nou no puede permitirse un solo empate más ya que el Barça le lleva el `gol average´ particular a su favor.

El Madrid sufrió en esta última jornada un nuevo tropiezo al dejarse dos puntos, esta vez en el Bernabéu ante el Valencia, y comienza a mostrar síntomas de escudarse en una absurda persecución arbitral como una coartada más esgrimida por José Mourinho  a los tres empates en un mes, dos en casa y uno fuera, que han  disparado las alarmas en un madridismo angustiado por la urgencia impuesta en a su segundo asalto a la presidencia por Florentino Pérez (“Hay que ganar en un año lo de tres”) que tanta ansiedad produce en la plantilla madridista cuando más necesitada está de tranquilidad en estos momentos finales del campeonato.

Mourinho ha logrado con sus modales de cruzado del buen madridista que el Madrid se sienta amenazado por los árbitros y que el mundo está en contra del mejor equipo del siglo XX y este victimismo más que beneficiarle le acaba por hacer más vulnerable de lo que realmente es en el terreno de juego.  Echar la culpa al maestro armero o al empedrado como suelen hacer Mourinho y el bueno de su correveidile Aitor Karanka es una pueril escusa ante los puntos perdidos en la segunda vuelta en partidos en los que no estuvo fluido en su juego, como en Villarreal, o en los que se enfrentó a rivales que contrarrestaron e igualaron su prestación, como Málaga o Valencia, ambos candidatos a disputar las otras dos plazas de la Champions.

El Barcelona, sin embargo, sí parece haber encontrado la calma que ahora ha abandona al Madrid cada vez más febril ante el acoso un firme perseguidor revestido con la piel de manso corderito que sigue su camino partido a partido hasta lograr reducir a cuatro puntos los diez que allá por el pasado mes de febrero le distanciaban de los madridistas. Un humilde papel de sumisión y respeto al líder que tan buen resultado viene dándole al equipo de Pep Guardiola, quien ayer volvía a insistir en que "jamás ha pasado que al Madrid le remontaran diez puntos. Parece que ahora lo tenemos ganado pero cuatro puntos contra un equipo así son muchos punto. Repito que es casi imposible que ganemos la Liga".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...