edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
15/09/2011

El Madrid no necesita jugar bien para ganar

Antonio Cubero
Una jugada de distinción dibujada entre Marcelo y Benzema surgida en medio de la espesura de un fútbol dominador pero demasiado atropellado fue aprovechada por Di María para marcar un golazo en el minuto 52. Un solitario tanto que valió los tres puntos para el Real Madrid ante el Dinamo de Zagreb en el primer partido de la fase de grupos de la Champions League, siendo el único equipo de los cuatro que participan en esta competición continental que ha conseguido la victoria.

Los de Mourinho, que por primera vez en la historia ganaron en las cuatro ocasiones que lo han hecho vestidos totalmente de rojo, pecaron de falta de puntería ante el inspirado meta croata Kelava, convertido en la figura de uno de esos equipos de relleno que participan en este torneo gracias al afán recaudatorio de la UEFA y que concierten la primera fase en un auténtico bodrio.

Tal como está montada este torneo, hasta que llegan los octavos de final con las eliminatorias directas, partidos como el de anoche sobran. Se hacen eternos en brazos del aburrimiento de una pelea desigual en la que sólo la falta de acierto de los Cristiano Ronaldo y demás compañeros evitó la humillación de ver al Dinamo sufrir una derrota de escándalo. Tanto que al final del choque el bueno de Kelava incluso festejó por todo lo alto el éxito de haber encajado un solo gol.  Porque son equipos menores que no aporta nada al fútbol que no sean feas entradas de algunos de sus hombres como la ‘plancha’ del marrullero Leko que dejó malherido un tobillo de Cristiano Ronaldo (le dieron tres puntos de sutura en la herida) ante la pasividad de un árbitro noruego también impropio de dirigir un duelo en la élite. 
 
El Madrid volvió a ser el de siempre. Gana gracias al fabuloso potencial realizador de sus cracks, aunque sin que por ahora el mejor entrenador del mundo, José Mourinho, con la mejor plantilla del planeta y de la historia madridista, todavía no ha   conseguido que podamos disfrutar del equipo que, además de ganar, también ofrezca el fútbol que tanto viene echando  en falta el madridismo que no comulga con las doctrinas del técnico portugués. Del madridismo que no se alegra de los males ni tropiezos ajenos para no ver la viga en su propio ojo.

Este Madrid aún es un equipo que se puede romper fácilmente en un centro del campo en el que Xabi Alonso necesita un acompañante más fiel y solidario que Coentrao. A éste si se le pudo ver en su mejor estado puro cuando pasó al lateral izquierdo para ocupar el hueco dejado por el expulsado Marcelo. Falta algo de conjunción de juego y a veces la defensa queda demasiado expuesta al peligro como anoche con Pepe y Carvalho trabajando a tope. Y Özil y Di María tampoco están ofreciendo en estas fechas la continuidad deseable, aunque esa carencia la subsanan con su capacidad goleadora.

En fin, victoria merecida del Madrid en Zagreb que supone un buen arranque en el grupo, y más aún favorecido por el empate en el otro partido del grupo, el Ajax-O. Lyon.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...