edición: 3076 , Miércoles, 28 octubre 2020
22/09/2011

El mejor entrenador del mundo tampoco sabe ganar en Santander

Antonio Cubero
José Mourinho anda más preocupado en ejercitar a sus hombres en las artes de la gresca y el barullo para afrontar los partidos como si se tratase de ir al campo de batalla que en confeccionar, por fin, un conjunto ganador después de una temporada y parte de esta segunda en el banquillo con el rango de mejor entrenador del mundo. Sigue el portugués  olvidándose de que tiene entre sus manos una plantilla elegida por él, --quizá la mejor del mundo--, alistada a golpe de talonario multimillonario por su mecenas presidente, Florentino Pérez, para ganar títulos jugando al noble arte del fútbol con la calidad que sin duda atesoran sus jugadores. Pero a Mourinho se le va toda la fuerza por la boca y, por ahora, sólo ha conseguido ofrecer al madridismo un Madrid ramplón, con muy poca actitud y sin más argumentos que los de escudarse tras excusas baladíes de equipos de poca monta.

El mejor entrenador del mundo  tampoco ha sabido ganar en un campo asequible como los Campos de Sport de El Sardinero ante el Racin, como antes tampoco lo supo hacer en el Ciudad de Valencia ante el Levante. Porque, anoche, cuando todo parecía que el equipo blanco iba a hacer valer su caché volvió a dejarse dos puntos más ante un ‘numantino’ rival que sumó un empate sin demasiado padecimientos que le supo a victoria como suele pasarle a los equipos sin más aspiraciones que las de apelar a la heroica. El equipo de Mourinho dejó las peores sensaciones desde la llegada del portugués, quien se fue a dormir con su Madrid fuerza de los puestos europeos.

En Santander, el Madrid empezó mal y acabó regular. El Racing se había replegado en un defensa ‘numantina’ ante el acoso de un adversario descontrolado, donde cada cual hacía la guerra por su cuenta regañándose con el balón, con el contrario y, por supuesto, con el árbitro. Pero, sobre todo, sin el más mínimo asomo de lo que debe ser un equipo de fútbol, no un grupo de crispados fajadores comandados por un técnico que anoche volvió a encontrar en el ‘carrito de los lesionados’ la pueril excusa del empate ante un conjunto francamente flojo y depauperado anímicamente por la grave situación económica que pasa desde la ‘espantá’ del indio Ali Sayed.

Es preocupante que el Madrid no ha marcado en ninguno de los dos partidos ante el Levante y el Racing. Se le han ido cuatro puntos con los que contaba al principio de Liga, aunque el mal de los blancos se mitiga en alguna medida con el empate del Barcelona en Mestalla. Pero mucho más alarmante es comprobar cómo el Madrid se ha transformado en un enjambre de problemas internos y externos avivados bajo la ley del terror impuesta por José Mourinho con el plácet de Florentino Pérez.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...