edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
15/12/2015

El mercado europeo de deuda sufre los efectos de las ventas de bonos basura estadounidenses

Sube el precio del seguro para los bonos de empresas en Europa y crecen las suspicacias
Carlos Schwartz
El coste de asegurar deuda de empresas europeas ha sufrido sucesivos incrementos en las últimas dos semanas impulsado por las fuertes ventas en el mercado de bonos de alto rendimiento en Estados Unidos. Los denominados “bonos basura” que a cambio de su dudosa solvencia ofrecen altas rentabilidad sufren una avalancha de ventas en un movimiento simétrico con la creciente proximidad de un posible incremento de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal. La posible aparición de una mayor rentabilidad en inversiones seguras es sólo en parte responsable de la ola de ventas en Estados Unidos. Los analistas coinciden en que el factor más potente detrás de la caída del precio de los bonos es la ola de insolvencias en diversos sectores empresariales, en particular en empresas vinculadas a la energía.
A este panorama se ha sumado una retirada de la inversión esta semana después de que el fondo que opera en bonos basura Third Avenue Management LLC suspendiera la redención de dinero de los clientes hasta nuevo aviso. El fondo ha apelado a esta medida extrema por su falta de liquidez y la oposición a malvender su stock de deuda en medio de una caída del mercado. Los inversores han quedado atrapados en el fondo hasta tanto este logre vender suficientes activos para devolver su dinero a los inversores. Esta es una mala señal que se añade a la ola de ventas y hace foco en la posibilidad de que otros fondos de inversión en el sector dejen atrapados por falta de liquidez a sus clientes.

Esta semana, el coste de asegurar 10 millones de dólares en deuda corporativa de alta rentabilidad emitida por empresas europeas ha subido a 360.000 dólares anuales comparado con 339.000 dólares el viernes pasado y 294.000 hace una semana, según datos de Markit. La deuda de empresas vinculadas al sector de las materias primas ha sido una de las más afectadas, junto con la de algunos sectores industriales. El coste de asegurar 10 millones de dólares de deuda de Arcelor Mittal contra una suspensión de pago mediante credit default swaps (CDS) subió en el comienzo de esta semana en 87.000 dólares hasta los 923.000 dólares anuales. Los inversores que decidieron asegurar bonos de Thyssen Krupp esta semana pagaron 50.000 dólares más que la pasada con un precio de 310.000 dólares al año por 10 millones en bonos. Los analistas del mercado de bonos consideraban que este efecto sobre los derivados para la cobertura de riesgos era un contagio de la situación estadounidense.

Esto ocurre a pesar de la política del Banco Central Europeo (BCE) cuyo presidente viene de ratificar que continuará con la inyección de liquidez en los mercados y la banca y se mantendrán los tipos de interés en mínimos históricos. Pero todo parece indicar que la firmeza del BCE no es suficiente antídoto para la debilidad en el balance de muchas grandes empresas europeas.

En septiembre, Abengoa fue retirada del índice de los CDS de bonos de alta rentabilidad europeos. Era un anuncio de lo que vendría. La semana pasada los inversores han golpeado la deuda corporativa de otras empresas como Actividades de Construcción y Servicios (ACS) por declaraciones de un analista de un fondo de inversión europeo. También la deuda de Isolux sufrió fuertes ventas la semana pasada. Las empresas españolas con gran dependencia de los mercados emergentes siguen en la mira de los fondos de inversión de Estados Unidos y Europa.

Mientras, el banco más grande del mundo por capitalización bursátil, Wells Fargo Bank, advirtió que su cartera de crédito al sector de la energía pasaba por una situación de “stress”. La afirmación se refiere en especial a las empresas petroleras. El director de la división de banca corporativa de Wells Fargo, Kyle Hranicky, con una larga experiencia en el sector de la energía declaró que: “Algunos tienen liquidez para sobrevivir al ciclo pero otros estarán sujetos a fuertes tensiones y se pueden ver obligados a vender activos o a recapitalizarse. Hemos estado en el sector de la energía por más de 30 años, por lo tanto sabemos qué son los ciclos. Pero este tiene un efecto más amplio y profundo y puede durar más”. El precio del crudo tocó la semana pasada mínimos de una década y los analistas temen que los excedentes que siguen anegando el mercado continúen deteriorando la cuenta de resultados de las empresas del sector y anulen su capacidad de pagar dividendos.

La caída del precio del crudo se ha sentido con fuerza en la cotización de las acciones de las petroleras y en sus beneficios. Pero el efecto sobre las carteras de crédito de los bancos no se ha sentido hasta ahora. En Estados Unidos un grupo de reguladores valoró el mes pasado el volumen agregado de los créditos en riesgo de impago en el sector petrolero en una cifra del orden de los 34.000 millones de dólares. Mientras el precio del crudo ha seguido cayendo con el West Texas Intermediate instalado por debajo de los 40 dólares por barril.

Pese a estas incidencias los analistas del sector bancario estadounidense consideran que las carteras de crédito de las entidades siguen siendo sólidas con un riesgo que se concentra en el sector de la energía pero afecta de manera irregular a los bancos sin tener carácter determinante en sus resultados. “El problema de momento no es para los bancos, sino para las empresas por que va aumentar sus costes financieros y se va a secar la liquidez en los mercados de instrumentos financieros corporativos”, afirma uno de los analistas consultados.

“La evolución del mercado europeo de bonos corporativos, mucho más pequeño que el estadounidense, será objeto de seguimiento detallado por los fondos de inversión incluidos los denominados de alto riesgo que harán compras selectivas a la espera de quebrantos. También se ven afectados los bonos emitidos por esas empresas en dólares en el mercado estadounidense”, señaló una de las fuentes consultadas. “El aumento del precio de los CDS no es neutral, indica una tendencia”, añadió la fuente.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...