edición: 2788 , Viernes, 23 agosto 2019
21/09/2010

El miedo impulsa el avance de la extrema derecha en toda Europa

Pedro González
La presuntamente paradisiaca Suecia tampoco es ya una excepción. Su particular ultraderecha, la del partido Demócratas Suecos, rebasó ampliamente el 4% de los votos requeridos para entrar en el Parlamento, y convertirse de hecho en el árbitro de la próxima legislatura, o al menos en un factor condicionante de primera magnitud. Es una formación ultraderechista más en irrumpir en el circo político europeo, debido en la mayoría de los casos al malestar social provocado por la crisis económica y financiera.

Como lo afirman de manera contundente analistas como Luigi Offeddu, es forzoso hablar ya de una marea evidente. Al igual que sus partidos homólogos en otros países europeos, la obsesión principal de los Demócratas Suecos es poner freno a lo que Oriana Fallacci bautizó en su día como Eurabia, es decir la desaparición de la identidad y la civilización europea y occidental en favor de la imposición del islamismo. Su propuesta más inmediata es la expulsión de todos los inmigrantes extracomunitarios de Suecia, a menos que acepten “la asimilación cultural”.
 
Los postulados del partido que encabeza el joven Jimmie Akesson también se están extendiendo en la vecina Finlandia. Un sondeo reciente señala un avance formidable del emergente partido True Finns (Verdaderos Finlandeses), cuya divisa principal es el respeto a la tradición surgida de la vida en los frondosos bosques del país nórdico. Nacido hace tan solo tres años, ha multiplicado por tres sus expectativas de voto. También en la cercana Dinamarca el Partido del Pueblo, el mismo que difundió las tristemente famosas caricaturas de Mahoma, extiende sus expectativas electorales tras ampliar su defensa de los postulados más tradicionales en materias como inmigración, seguridad y castigos penales por la comisión de delitos.

En Holanda, el Partido de la Libertad de Geert Wilders, que ya  dispone de 24 escaños en el Parlamento, continúa aumentando sus perspectivas a cada sondeo. Junto con el Vlaams Belang de la vecina Flandes, postula asimismo controles más rigurosos para con la inmigración de raíces islámicas, y ambos partidos también aparecen en los sondeos como acaparadores de votos no solo procedentes de electores de la derecha tradicional sino también de quienes han votado siempre a la izquierda pero son ahora quienes están en contacto directo en sus propios barrios con unos inmigrantes a los que consideran competencia directa por los puestos de trabajo. Y, en fin, los nacionalistas del Jobbik en Hungría y los también ultranacionalistas del partido Gran Rumania, también registran perspectivas de crecimientos notables para las próximas citas electorales.
 
Si por su mayor visibilidad y carácter pionero fue el Frente Nacional del francés Jean-Marie Le Pen el primero en hacerse con una importante cuota de poder en tiempos del presidente François Mitterrand, sus actuales homólogos europeos parecen haberle rebasado. En todo caso, las ideas del Frente Nacional están impregnando en la misma Francia al Movimiento Por la Democracia (MPD) del presidente Nicolás Sarkozy, que ha obtenido un amplio respaldo nacional en su política de deportaciones de gitanos a sus países de origen, la solidaridad más o menos forzada del resto de sus colegas de la UE, incluidos los presuntos gobiernos de izquierda, y una condena empero muy matizada de los medios intelectuales progresistas.
 
Afirma el profesor Dominique Moïsi, de Harvard y del Instituto Francés de Relaciones Internacionales (IFRI), que “la emoción que predomina actualmente en Europa es el miedo”. En su libro “Geopolítica de las emociones”, donde divide el mundo en tres macroáreas, señala que Asia está asociada a la esperanza; el Islam al resentimiento, y Occidente al miedo. De este último sentimiento parecían haberse librado hasta hace poco los países escandinavos, modélicos en su política de acogida y tratamiento a los extranjeros. El 6% de votos conseguido por Jimmie Akesson en Suecia viene a confirmar por lo tanto que también el miedo al diferente ha hecho presa en aquellas latitudes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...