edición: 2908 , Miércoles, 19 febrero 2020
23/11/2011
Rajoy, a punto de sacar de la sombra a su ministro ‘10’

El ministro de Economía se anuncia duro, liberal y muy autoritario

Líderes europeos sorprendidos por la placidez del líder popular
Juan José González

Días de encuestas, escasamente científicas, más cerca del espíritu de la ‘porra’ hispana o de un ejercicio de pesquisas que de una investigación seria. Lo cierto es que Rodrigo Rato se hacía acreedor, a eso de las 17:00h de ayer, con una mayoría de opiniones, de la cartera de Economía en el futuro Ejecutivo hoy en gestación avanzada. El asturiano, aseguran en su círculo familiar más próximo, hace tiempo que le despejó la duda al gallego, y parece difícil, por no asegurar que altamente improbable, que cambie Bankia por banco, aunque sea azul. Lo cierto es que no resulta ser un buen augurio el que, tras una campaña electoral de perfil bajo, en la que sólo se ha proyectado una imagen, la del candidato a la presidencia, desprovista de cualquier otro apoyo personal que pudiera reforzar la imagen del candidato, sigua sin conocerse el papel de segundo actor principal, el de ministro de Economía. El reparto de papeles tan sólo esta fijado en el guión en poder del líder, y éste no suelta prenda. Pero en esta ocasión, el nombre del futuro ministro de Economía, tiene mayor relevancia: proyecta algo más, mucho más, que el interés morboso sobre un nombre.

Ese ente abstracto del que se desconoce domicilio estable llamado ‘mercados’, esta pidiendo a gritos un nuevo líder económico en España. Mercados que diariamente se encargan de pasarle una espectacular minuta al dinero, una factura al cobro diaria demasiado gravosa para el erario que pone en evidente jaque a las cuentas del Tesoro. El ministro de Economía, todavía en la sombra, levanta el interés que suscitan el peso, la autoridad, el prestigio y conocimientos, así como el currículo profesional. Se estima que si el perímetro que reúna el ministro es relevante y cumple con los criterios antes señalados, es más que probable que los mercados reaccionen en positivo. La autoridad y el sentido de dominio de la situación, deben quedar patentes desde el mismo instante en que se presenten a la ciudadanía, las medidas y ajustes que ahora maduran en la cocina del futuro presidente.

Y será más relevante el contenido de las medidas de ajuste que el nombre y apellidos del responsable de los recortes. Seguramente a estas horas, ese ministro de Economía en la sombra, no necesite estar investido por los galones de un militar en la reserva del estilo del griego Evangelos Venizelos: hace falta autoridad pero no en esas cantidades. En cambio, sí le serán de utilidad la decisión y el aire autoritario de un Philipp Rösler alemán, tan liberal y obediente perro de presa, de raza Merkel, como capaz de enfrentarse al Banco Central Europeo, aunque las malas lenguas afirman que cuando se trata de quedar bien, es Rösler quien va a Bruselas, para evitar que el ministro de Finanzas teutón, y todopoderoso Wolfgang Schäuble, acabe disparando su bélica ira contra la torre del BCE.

Tampoco la figura del ministro de Economía italiano (además de primer ministro del Gabinete) Mario Monti, parece que sea el modelo más adecuado para demandar al candidato español, si bien, estaría más próximo a este modelo que al griego o que al alemán. Sí se han podido conocer, sin embargo, algunas de las características del perfil deseado por Mariano Rajoy para su ministro de Economía. No se trata de la enumeración de las cualidades de un ministro ‘10’, si no del catálogo de defectos e inconvenientes que el líder de los populares destacaba cada vez que veía a Elena Salgado en el Congreso o en sus intervenciones públicas. Es decir, no quería un ministro con personalidad débil, con perfil de segunda elección, sin autoridad.

Rajoy pretende una tipología de ministro económico cuya principal divisa sea la autoridad personal, que se desprenda del propio aspecto personal, con notas de muñidor –en la acepción positiva del término-, de lealtad ciega, de servidor paciente, de largo recorrido, creador de miniequipos cerrados, nada de amigo de todos, debe estar en las salsas en que deba estar y punto. Con este extravagante perfil, el elegido ya trabaja desde algunas semanas, desde el último sondeo interno de los populares, que nunca falla, y que acertó plenamente con los puntos de diferencia que le iban a ganar –y por los mismos ganaron- a su oponente.

Es posible que en las próximas horas, la presión ambiental provoque el anuncio de ese ministro ‘10’ que sirva para despejar el escenario convulso que no hace más que elevar sin razón las tensiones de una situación que necesita de todo, menos incertidumbre. Sería una buena decisión del recién elegido para la presidencia del Gobierno, que demostraría que entiende la gravedad de la situación, así como los efectos perversos de mantenerlo en la sombra.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...