edición: 2512 , Miércoles, 18 julio 2018
28/10/2009
Debut público del número dos

El nuevo consejero delegado de BBVA convence más que las cuentas del banco

La estrategia de la entidad pasa ahora por triunfar en EE UU
Juan José González

Últimos resultados que se conocerán del banco en 2009 hasta el cierre del ejercicio. Y primeros que presentaba el joven y nuevo consejero delegado de Francisco González en su debut ante las cámaras, Ángel Cano (Santander, 1961), sorprendido por la profusión de unas cincuenta cámaras e intensidad del primer casting público, similar al de cualquier crack mediático del sector futbolístico. Se estrenó con un saludo al centenar largo de asistentes al evento trimestral que demuestra ganas de agradar desde el primer contacto; “buenos días a todos y a todas”. Y agradó esa primera deferencia que distinguía sexos entre los profesionales del periodismo económico allí presentes. Algo inquieto y luciendo algunos nervios, Cano presentó lo que tenía que presentar; buenas cifras, buen beneficio atribuido, sin extraordinarios, un 3,3% menos que hace un año, repunte de la morosidad pero que parece estar controlada y además resulta mejor que la de otros colegas, Cano dio argumentos para creer que el balance trimestral es positivo, que hay mayor dinamismo en los ingresos y que los gastos han dejado de ser gastos, como muestra un botón; los de representación se cortaron un 27%.

Y aunque de Santander, a Cano se le pegan tics de Bilbao cuando en la explicación de los ratios de gestión, asegura que “incluso si nos inventásemos otros ratios, también estaríamos los primeros”. Entusiasmo del que hará bien en contagiar a todo el banco. El banco esta feliz porque puede presumir de un core capital del 8%, lo que significa que BBVA es ahora un banco más solvente que ayer, cuando con un core del seis y pico, González decía sentirse tranquilo. Lo que cambian las cosas.

En definitiva, que el nuevo consejero delegado, bajo la mirada atenta de Gregorio Panadero, lanzó el mensaje de que el banco cumple previsiones, e incluso, se siente capaz de mejorarlas en el futuro, pues cuenta con una liquidez inmensa para hacer de todo. En esto de hacer de todo es donde los seguidores del banco comienzan a fruncir el ceño porque aseguran tener dudas. Se duda de la estrategia del banco, en ocasiones más pendiente de lo que hacen sus peer´s que de lo que sucede en propia casa. La estrategia de un banco se suele ocultar, es confidencial, lógico, lo que no quita para que se comuniquen las líneas generales, como hacen otros colegas, como por ejemplo su peer Santander o el resto de la banca ‘mediana’. Aunque puede suceder que no tenga estrategia, o que no le haga falta, o incluso que la tenga pero no resulte, quién sabe.

En esta ocasión, y ante lo más interesante de estos eventos –sin despreciar la presentación de la información, estupenda- que no es otra que las preguntas de los periodistas, Cano confirmó que el mercado brasileño es una plaza que se resiste a la conquista, que allí hay que entrar con tamaño, con fuerza, en una palabra, a lo bestia, sino no hay nada que hacer. Pero es que tampoco en Reino Unido, donde asegura “no haber nada encima de la mesa”, se plantea el banco una adquisición. Suena raro ese descarte en tan apetitoso mercado, máxime cuando Francisco González ha declarado en alguna ocasión que para un gran banco es casi obligatorio estar presente en una plaza como Londres.

La estrategia pasa por centrarse en EE UU, mercado donde parece que el banco acierta. La adquisición del Guaranty Bank en agosto pasado es una de esas piezas, por no decir la única, que se ha movido en los últimos tiempos en esa estrategia que celosamente guarda González. En el mercado se asegura que el banco tiene mala suerte cuando hace una apuesta, y que como en esta ocasión, con el Guaranty, no ha fallado, el banco decide centrarse en EE UU. Pero es que tampoco su estrategia aparece bien definida cuando se trata del mercado de asiático. Así, tras 47 minutos intervención, el nuevo consejero delegado había desgranado uno a uno, todos los detalles de los resultados trimestrales, subrayando –en tres ocasiones- el carácter diferencial de los resultados con el resto de la banca. Tuvo que ser en el turno de preguntas cuando un despierto informador le recordó que no había dicho ni pío de los negocios del banco en Asia. Hasta ese momento, Cano había comprobado el buen retorno que concede el trato personal, próximo y el tuteo en la contestación a los periodistas presentes, pero el resultado fue pobre: no se puede, o no se debería contestar con un “la inversión en China es a largo plazo y de carácter estratégico”, para rematar asegurando que “la región ofrece grandes oportunidades de crecimiento para los próximos años”, y que por tanto, el banco “prefiere ir paso a paso”.

Y aunque al banco hoy por hoy no le interesen ni los activos del Royal Bank of Scotland ni de otra entidad de esa plaza, y que tampoco le llame la atención otros activos procedentes de cajas de ahorros españolas, Cano asegura que el Grupo mantendrá “las orejas abiertas”, extraña expresión por estos lugares, quizás más propia de Latinoamérica, o al menos incorrecta, pues las orejas que se sepa no se cierran –salvo que se operen-, quizás la referencia era hacia mantener los oídos atentos para “escuchar y analizar las operaciones que pueda haber en cada momento”.

Sí confirmó el consejero delegado estar centrado en captar clientes para ganar cuota de mercado en 2010, un año que Cano contempla con optimismo frente a otros colegas que hablan de desplomes de márgenes y de pérdidas, actitud que alerta sobre los riesgos de ir contracorriente. El banco, dice Cano, notará un gran mejoría en México –donde su beneficio ha caído un 16%- así como espera que el mercado norteamericano vuelva a crecer –su división en EE UU cayó un 50%-. Para el BBVA, la máxima incertidumbre está en España, donde no se sabe aún cómo se saldrá de la crisis.

El balance del evento requiere una doble valoración. Los datos trimestrales señalan que el banco respira bien, que aunque no tenga muy definido el destino, todo hace sospechar que el segundo banco del sistema financiero español seguirá siendo eso, el segundo banco del sistema español. Y en esta posición los resultados trimestrales se les puede calificar con un aprobado raspado. El debut de Ángel Cano, el bautizo público del consejero delegado, tutelado de cerca y con seguridad por Gregorio Panadero, merece mayor calificación. Cano representa una imagen más fresca de la alta dirección en un banco rancio como el BBVA, la cara amable del hombre amable y afable que no abunda precisamente en su organización, la proximidad frente a la distante distancia marcada por sus colegas del sector. Por todo ello, por el renovado entusiasmo de un consejero delegado, convencido de lo que dice y por tratarse del debut, es obligatorio indultar algún exceso en el verbo como excesivas algunas explicaciones que tendieron más que a aclarar a confundir. Finalmente, añadir que por negar que se aspira a suceder al presidente, en este caso, a Francisco González, no dejará éste de sospechar que un joven consejero delegado no piense en sucederle. A nadie le amarga un dulce.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...