edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
09/10/2017
banca 
Una coartada de peso

El parón del Gobierno sugiere retrasar la venta del 9% de Bankia a 2018

Tiempo de oro para consolidar la fusión con BMN, mejorar resultados y la mejor garantía para devolver las ayudas públicas
Juan José González
Como cada año, como sucede cada vez que se reúne el comité bancario del FMI, éste organismo solicita al Gobierno español que pise el acelerador de la privatización de Bankia -en un 67% propiedad del Estado- del que es hoy en día el cuarto banco del sistema bancario. Pesa en esta solicitud el compromiso de recuperación de las ayudas públicas que por valor de 24.000 millones de euros recibieron las dos entidades ahora fusionadas, Bankia y BMN. El Gobierno ya se ha apresurado a contestar al organismo financiero que los planes de privatización del banco siguen su curso normal, si bien, pueden verse afectados -que no demorados- como el resto de los asuntos económicos en general, por los acontecimientos políticos de Cataluña. Es un asunto más de entre los que ahora entran en revisión de plazos de ejecución, junto a otras reformas previstas en el calendario del Ejecutivo. La coartada de la crisis catalana puede estar sirviendo como anillo al dedo para ganar tiempo en algunas de las operaciones pendientes, una de ellas, la privatización de Bankia que, obviamente se verá afectada y cuyo aplazamiento de la venta del 9% previsto se da por seguro.
Ahora bien, el Gobierno, en tanto que propietario, debe calibrar con el equipo directivo del banco si en los tres meses que restan de ejercicio se dan las mejores condiciones para continuar privatizando el banco o, por el contrario, si debe poner el acento en mejorar los resultados de la suma de ambos, puesto que este era el objetivo de la fusión. El ministro de Economía Luis De Guindos, ya se adelantó la semana pasada para tranquilizar a Bruselas y también a la gente del FMI. Bankia sigue con sus planes al día, acaba de formalizar la fusión con BMN y ahora se dispone a integrarla en el grupo.

El ministro, como representante del accionista de control en la entidad, cuenta sin embargo, con una coartada sustancial para estos tres meses que restan para el cierre del ejercicio, como es la crisis catalana, un asunto que está modificando calendarios empresariales, jurídicos y políticos, y la privatización, aunque sea parcial, de Bankia podría figurar entre ellos. Manifiesta el Gobierno a Bruselas y al FMI que una crisis territorial no es el mejor escenario para avanzar en reformas políticas como tampoco en asuntos relacionados con los mercados financieros. Y la privatización de Bankia encaja en este último grupo.

El retraso en este caso puede afectar al 7% o 9% de capital de Bankia previsto para la venta antes de que finalizase el ejercicio y para lo que ya había sido contratado Nomura. El comportamiento del mercado de valores en los últimos días parece confirmar que ni el presente es el momento de mercado más adecuado para una colocación a buen precio -una buena venta- ni los próximos meses hasta final de año parecen los más recomendados por los analistas, los cuales ya han valorado la repercusión del asunto catalán en los mercados para todas y cada de las grandes cotizadas. Y Bankia no quedaba en buen lugar.

El retraso en la operación de venta de otro paquete de entorno al 9% de Bankia, servirá sin embargo para avanzar con mayor tranquilidad en otros frentes. Bankia, como el resto de los grandes entidades, continúa inmersa -cada vez menos- en labores de limpieza de balance, es la entidad que más adelantado tiene la venta de los activos inmobiliarios. Pero está afectada por el mismo mal que sufren el resto de entidades: la morosidad del sector bancario español, nada menos que del 9% de su pasivo, sigue pendiente de solución y cuya mejoría se sabe lenta, al menos hasta llegar a alcanzar cifras del 4% que le harían homologables con el resto de competidores europeos.

El FMI entiende que tras la fusión de Bankia con BMN las ratios deben mejorar en la única dirección, la que señalan los objetivos, es decir, los resultados, de los que se supone deben ser mejores que los que registraban las dos entidades por separado. En los mejores resultados se reflejará la suma de las redes de las dos entidades, cubriendo mayor cuota territorial de mercado, puesto que se trata de entidades con redes complementarias. Suma que, por otro lado, producirá sinergias, esto es, reducción de costes generales por reducción de plantilla.

Al final, la entidad resultante tras la fusión con BMN deberá ofrecer una mejora de resultados que, sin duda, es la mejor garantía para que Bankia pueda devolver buena parte (ya que el total es imposible) de las ayudas públicas. En todo caso, los problemas catalanes no excluyen a la entidad financiera de los efectos de la crisis catalana, los mismos que han provocado una oleada de aplazamientos de reformas pendientes por el Gobierno, entre ellos la venta del 9% de Bankia, que deberá esperar hasta el próximo ejercicio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...