edición: 2892 , Martes, 28 enero 2020
11/05/2009
Los primeros éxitos de los Beatles seguirán generando derechos

El PE amplía los derechos de los interpretes de la música a 70 años

Beatriz Lorenzo

Han corrido ríos de tinta sobre el muy polémico mundo de los derechos de autor en la era digital y la penúltima decisión de la Eurocámara no ha hecho más que echar leña a una hoguera que lleva ya meses sin extinguirse. El pasado 23 de abril, el Parlamento Europeo aprobó una propuesta para ampliar de 50 a 70 años los derechos de copyright de los artistas musicales europeos.

Esta iniciativa busca mejorar la situación de los artistas, y posibilitar que sigan recibiendo ingresos tras la jubilación y en sus últimos años de vida cada vez que se reproduzcan sus obras. La propuesta fue respaldada en una votación con 377 votos a favor, 178 en contra y 37 abstenciones. La Comisión Europea había propuesto el año pasado una extensión de la protección de los derechos de autor de hasta 95 años, según el comisario europeo Charlie McCreevy la extensión de los derechos de los intérpretes de 50 a 95 años produciría unos ingresos medios por músico de 2.000 euros gracias a los 44 a 843 millones de euros que se recaudarían cada año. Finalmente, este periodo de tiempo se rechazó por considerarse largo en exceso.

El diputado irlandés Brian Crowley, aseguró que dejar esta cifra en 70 años facilitará el acuerdo con los Estados miembros para aprobar definitivamente la directiva. Sin embargo esta modificación no afecta a los compositores, cuyos derechos están garantizados -por la legislación actual- durante toda su vida y 70 años después de su muerte. Esto hace que muchos hayan querido ver en la medida solamente un beneficio para los intérpretes, aunque la realidad es que los grandes favorecidos serán las discográficas, que seguirán cobrando tanto por las obras originales como por todas las grabaciones de épocas anteriores, momentos en que los derechos de autor no eran para nada onerosos y los sellos discográficos eran variados y múltiples, aún no devorados por los grandes de la industria.

Otra de las propuestas apoyadas por los parlamentarios es la de crear un fondo destinado a los músicos de estudio. Para financiar este fondo, los productores tendrán la obligación de  aportar anualmente un mínimo del 20% de los ingresos procedentes de la prolongación del plazo de protección. Este fondo se utilizará para los músicos que renunciaron a sus derechos cuando firmaron el contrato para su actuación.

La Eurocámara reclama que sean las sociedades recaudadoras que representan los intereses de los artistas y productores las que se ocupen de la administración del fondo y su distribución entre los músicos. Los eurodiputados también exigen que se impida utilizar acuerdos contractuales previos para deducir dinero de los derechos extra, todo en aras de que los intérpretes reciban la totalidad de la remuneración adicional derivada de la extensión de sus derechos

La nueva legislación establece además que si 50 años después de la publicación de un disco, los productores no lo comercializan, los intérpretes podrán reclamar romper el contrato que firmaron para transferir sus derechos al sello discográfico.

El Ejecutivo comunitario alertó al presentar su propuesta de que, si no se hace nada para evitarlo, en los próximos diez años, aumentará sensiblemente el número de actuaciones musicales grabadas y publicadas entre 1957 y 1967 que quedará sin protección.

Una vez que sus actuaciones grabadas queden desprotegidas, más de 7.000 artistas intérpretes de los Estados miembros perderán la totalidad de los ingresos que obtienen gracias a los cánones contractuales y los derechos legales de remuneración por la radiodifusión y la comunicación pública de sus actuaciones en bares y discotecas.

Para que entren en vigor estas medidas, el Consejo tiene que aprobar todas las enmiendas que han salido adelante en la Eurocámara; además, los Estados miembros dispondrían, según el texto del Parlamento, de dos años para transponer la directiva.

El texto también solicita a la Comisión que realice antes de enero de 2010 un estudio sobre la situación del sector audiovisual europeo. El objetivo de este estudio es determinar si la ampliación del plazo de protección de los derechos de autor también beneficiaría a este sector (enmienda 75).

VOCES A FAVOR Y EN CONTRA

Si la medida se convierte en ley garantizará que grabaciones  antológicas como la primera canción de los Beatles, "Love me do", no pierdan su copyright hasta 2012. Entre los grandes favorecidos por esta ampliación, están grupos como U2 y cantantes como Cliff Richard que no habían dudado en pedir la reforma, alegando la diferencia entre Europa y EEUU, país donde los derechos de autor son más extensos en el tiempo.

Pero en el bando contrario, también se alzan las voces de los que están en contra de la nueva medida. Así, desde el  Center for Intellectual Property Policy&Management  de la Universidad de Bournemouth han denunciado que la extensión de los derechos de autor sólo beneficia a las grandes discográficas (Sony, Universal, Warner Music y EMI), y a un 20% de las estrellas de aquellos años, como el ya mencionado Cliff Richard o Johnny Halliday. "El 80% de los intérpretes podría recibir entre 4 y 58 euros al año", y la mayoría "a costa de jóvenes que comienzan en la música", aseguran.

Asimismo, el eurodiputado verde español David Hammerstein cree que la medida "aumenta los costes de la música y el audio en general, es una propuesta antisocial e antilustrada porque aumenta la brecha cultural, sólo beneficia a los más ricos y poderosos y va en contra de los consumidores y las bibliotecas públicas". Y recuerda que se oponen a la propuesta las 42 organizaciones más grandes de consumidores de Europa y más de 650.000 bibliotecarios. “El voto del Parlamento será como música para los oídos para las grandes discográficas y las grandes estrellas", comentó por su parte Eva Lichtenberger, miembro austriaca del mismo partido, que  argumentó “Si la legislación realmente quisiera ayudar a los artistas y a los consumidores, el Parlamento Europeo habría estado de acuerdo en dar el 100 por 100 de los beneficios a los artistas, no sólo el 20"

Otras  asociaciones como Open Rights Group y  medios como el diario económico Financial Times se han declarado también en contra de una "extensión del copyright que es una bien conocida estrategia de poderosas compañías que consiguen beneficios a través del tráfico de intereses por la protección pública".

Unos reproches que van en la línea de la polarización del sector discográfico, que convierte en Midas a unos pocos, los cachorros de las grandes discográficas, y deja al resto fuera.; datos que parecen venir respaldados por un informe de la Asociación de Organizaciones de Intérpretes Europeos (AEPO-ARTIS) realizado en julio de 2007, del que se deduce que entre un 77% y un 90% de todos los ingresos distribuidos a los artistas intérpretes en la UE van destinados al 20% de artistas más destacados. Además, en Europa sólo el 5% de los artistas intérpretes vive actualmente de su profesión, mientras que el resto debe compaginarla con otros trabajos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...